Padre Tony Mulvey CSsR celebró su cumpleaños número 100

0
824

Nacido el mismo año que el Estado Libre de Irlanda, el padre Tony Mulvey es el primer redentorista irlandés en cumplir 100 años. Ocurrió el pasado domingo, 30 de enero de 2022. Pero alcanzar ese hito no significa que esté retirado, dice. “No hay pensión para los Redentoristas. ¡El único lugar al que te retiras es en la caja cuando te llevan al cementerio!

El viaje del padre Tony con los redentoristas comenzó en 1937 cuando, siendo un adolescente, quedó tan impresionado con una misión que dieron en su parroquia natal de Ballinaglera, Co Leitrim, que luego ingresó al seminario menor redentorista en Limerick. “Tuve una muy buena educación en Limerick en arte y música”, dice. “Fui dos veces al Prado, una famosa galería de arte en Madrid, y es algo que nunca soñé hacer si no fuera por la formación que hice en Limerick. Y ahora puedo pasar horas escuchando buena música; la quinta sinfonía de Beethoven nos la sabíamos casi de memoria de haberla escuchado.

Después de completar su educación secundaria en Limerick, Tony ingresó al noviciado redentorista en Dundalk en 1942. Luego pasó a estudiar en Cluain Mhuire en Galway y estaba encantado de poder viajar a Bélgica como parte de sus estudios. Fue poco después de la Segunda Guerra Mundial y las condiciones eran duras. Dice que el año en Bélgica fue la mejor decisión que jamás haya tomado. “Fue bueno para mí porque aprendí lo diferente que es Europa. Tuve un punto de apoyo en el continente y, como resultado, visité muchos lugares de Europa que nunca hubiera visto si hubiera sido un sacerdote secular”.

Después de la ordenación, el Padre Tony regresó a Limerick para enseñar francés en el Colegio Redentorista. “También me gustaba mucho el irlandés y solía ir a lugares donde se hablaba irlandés. Me bajé en Kerry, cerca de Dunquin, y las Islas Aran y Spiddal. Dos de nosotros atendíamos una parroquia en Carraroe, todo en irlandés. Sigo siendo muy apasionado por el idioma irlandés y me encanta poder hablarlo”.

Después de la entrada de Irlanda en la CEE en 1973, el padre Tony fue asignado a Luxemburgo para ayudar al creciente número de angloparlantes que se habían mudado a la ciudad para trabajar en instituciones europeas. Pasó 12 años allí. “Tenía 25 nacionalidades en mi sección de la parroquia”, recuerda. “Mucha gente venía a misa en inglés para aprender inglés”. También enseñó religión en la escuela europea para niños cuyos padres trabajaban en instituciones.

Conoció a muchos políticos durante su tiempo allí. “Cearbhall Ó Dálaigh era mi feligrés y, de hecho, la noche antes de que partiera hacia Irlanda para su investidura como presidente, preparamos juntos su discurso presidencial. Amaba mucho a los irlandeses, así que a menudo iba a su casa y éramos amigos personales”.

En 1987, el Padre Tony fue llamado a Roma para trabajar como traductor en la Casa General de los Redentoristas, donde permaneció durante 24 años. Él describe ese período como “una experiencia maravillosa. Me encantaría volver, pero cuando me hice mayor, ¡el calor era demasiado para mí!”. Después de regresar de Roma, el padre Tony se quedó en Dundalk durante algunos años antes de mudarse a Esker en Co Galway en 2016, donde reside actualmente. Pero extraña la ciudad de Roma. “Siempre me ha gustado mezclarme con otras nacionalidades y aprender sobre la historia de cada país. Lo que está escrito en un papel casi nunca es la verdad, pero cuando hablas con alguien del pueblo, te cuenta la verdadera historia”.

Deseando al Padre Tony todas las bendiciones. Ad Multos Años.

(Facebook: Redemptorist Communications Ireland)