Muere el Papa Emérito Benedicto XVI en el Monasterio Mater Ecclesiae del Vaticano

0
354

El Papa Emérito, Benedicto XVI, falleció el 31 de diciembre a las 9:34 am en el Monasterio Mater Ecclesiae en el Vaticano. El funeral se llevará a cabo el jueves 5 en la Plaza de San Pedro en la Ciudad del Vaticano a las 9:30 hora local.

Cuando el Papa Francisco, al final de la Audiencia General, pidió a los fieles que oraran por el Papa Emérito Benedicto XVI, el mundo entero experimentó el estado crítico del deterioro de la salud del Papa.

Benedicto ha sido una fuerza poderosa en la Iglesia Católica durante décadas. Nacido como Joseph Ratzinger en Alemania en 1927, era hijo de un policía. Fue ordenado sacerdote en 1951, creado cardenal en 1977 y luego se desempeñó como principal asesor teológico del Papa Juan Pablo II.

Uno de sus avances más significativos se produjo en 1981, cuando asumió el liderazgo de la Congregación para la Doctrina de la Fe, la Congregación del Vaticano que supervisa “la doctrina sobre la fe y la moral en todo el mundo católico”.

Fue elegido Papa en abril de 2005, tras la muerte de Juan Pablo II.

Como Papa, Joseph Ratzinger dio los primeros pasos para abordar la crisis de los abusos sexuales en la Iglesia. Fue el primer Papa en reunirse con víctimas de abuso. También tomó medidas disciplinarias contra el P. Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo. El Papa Benedicto XVI es conocido como el “Papa teólogo” que ha ofrecido profundas reflexiones y críticas sobre la secularización. En particular, se centró mucho en confrontar el individualismo y el relativismo. Sin embargo, el momento más inesperado y sorprendente de su pontificado fue su renuncia.

Testamento espiritual del Papa Emérito Benedicto XVI

Cuando miro hacia atrás en esta última hora de mi vida a lo largo de las décadas que he caminado, primero veo cuántas razones tengo para estar agradecido. Doy gracias ante todo a Dios mismo, dador de todo bien, que me ha dado la vida y me ha guiado en varios momentos de confusión; siempre levantándome cada vez que empezaba a resbalar y siempre dándome de nuevo la luz de su rostro. Retrospectivamente, veo y comprendo que incluso los tramos oscuros y fatigosos de este camino fueron para mi salvación y que precisamente en ellos me guió bien.

Agradezco a mis padres, que me dieron la vida en un momento difícil y que, a costa de grandes sacrificios, con su amor prepararon para mí un hogar magnífico que, como una luz clara, ilumina todos mis días hasta el día de hoy. La fe lúcida de mi padre nos enseñó a los niños a creer, y como indicador siempre ha estado firme en medio de todas mis adquisiciones científicas; La profunda devoción y la gran bondad de mi madre son un legado que nunca podré agradecer lo suficiente. Mi hermana me ha ayudado durante décadas desinteresadamente y con amorosa preocupación; mi hermano, con la lucidez de sus juicios, su vigorosa resolución y serenidad de corazón, me ha abierto siempre el camino; sin su continuo preceder y acompañarme no habría podido encontrar el camino correcto.

Agradezco sinceramente a Dios por tantos amigos, hombres y mujeres, que siempre ha puesto a mi lado; para los colaboradores en todas las etapas de mi camino; por los maestros y alumnos que me ha dado. Los encomiendo todos agradecidos a su bondad. Y quiero agradecer al Señor por mi hermosa patria en las estribaciones de los Alpes bávaros, en la que siempre he visto brillar el esplendor del Creador mismo. Agradezco a la gente de mi patria porque en ellos siempre he podido volver a experimentar la belleza de la fe. Rezo para que nuestra tierra siga siendo una tierra de fe y por favor, queridos compatriotas: no se dejen apartar de la fe. Y finalmente doy gracias a Dios por toda la belleza que he podido experimentar en todas las etapas de mi camino, especialmente en Roma y en Italia que se ha convertido en mi segunda patria.

A todos aquellos a los que he agraviado de alguna manera, les pido perdón de todo corazón.

Lo que antes dije a mis compatriotas, lo digo ahora a todos los que en la Iglesia han sido confiados a mi servicio: ¡Manténganse firmes en la fe! ¡No se dejen confundir! A menudo parece como si la ciencia -las ciencias naturales, por un lado, y la investigación histórica (especialmente la exégesis de la Sagrada Escritura), por otro- fuera capaz de ofrecer resultados irrefutables en desacuerdo con la fe católica. He vivido las transformaciones de las ciencias naturales desde hace mucho tiempo, y he visto cómo, por el contrario, las aparentes certezas contra la fe se han desvanecido, demostrando no ser ciencia, sino interpretaciones filosóficas que sólo parecen ser competencia de la ciencia. Desde hace sesenta años acompaño el camino de la teología, especialmente de las ciencias bíblicas, y con la sucesión de las diferentes generaciones, he visto derrumbarse tesis que parecían inamovibles y resultar meras hipótesis: la generación liberal (Harnack, Jülicher, etc.), la generación existencialista (Bultmann, etc.), la generación marxista. He visto y veo cómo de la confusión de hipótesis ha surgido y vuelve a surgir lo razonable de la fe. Jesucristo es verdaderamente el camino, la verdad y la vida, y la Iglesia, con todas sus insuficiencias, es verdaderamente su cuerpo.

Por último, pido humildemente: recen por mí, para que el Señor, a pesar de todos mis pecados y defectos, me reciba en la morada eterna. A todos los que me han sido confiados, van mis oraciones de todo corazón, día a día.

Benedicto PP XVI

(Vatican News – Traducción no oficial)