Elegir la vida en medio de la guerra

0
452

El testimonio de las monjas redentoristas en Ucrania

«El componente espiritual de cada persona es muy sensible. Evidentemente, en una guerra hay tantas experiencias interiores diferentes, tantas emociones y sentimientos encontrados, que a veces, sobre todo al principio de la guerra, era incluso difícil rezar», confiesa sor Teodora Shulak, de Ucrania, que en En octubre del año pasado fue elegida superiora general de las Hermanas Misioneras del Santísimo Redentor. Esta congregación de mujeres ha estado activa en Ucrania desde 1998.

La provincia ucraniana tiene 5 comunidades con 26 religiosas. Ayudan a los padres redentoristas en las parroquias, trabajan con jóvenes y niños en la catequesis, organizan campamentos de verano, peregrinaciones y retiros.

La guerra puso a prueba la vida de estas monjas, todas menores de cincuenta años. «Nos parecía -continúa sor Teodora- que nos habíamos quedado solas con nuestros sentimientos de miedo, ira y dolor. En algunos momentos nos asustó la sensación de que el odio pudiera haberse colado en nuestros corazones. A veces casi experimentaba una especie de escisión: por un lado, durante la oración comunitaria, daba gracias y alababa a Dios, y por otro lado, de vuelta en mi habitación, experimentaba los sentimientos más contradictorios que no podía manejar. Un día comprendí que esta separación no era cristiana y no tenía nada que ver con nuestro Dios: Jesús resucitó con heridas, Él sabe lo que significa llevar estas heridas y experimentar el dolor hasta la muerte. Comprendí que sólo en Él y junto a Él puedo sobrevivir a esta tragedia”.

Este camino interior llevó a la monja a confiar todas sus emociones y sentimientos dolorosos a Dios, confiando en la oración que dirigía entre lágrimas: «¡Señor, te pertenezco! – oró casi gritando – Nos creaste para la vida y nos persigue la muerte. Nos has llamado a convertirnos en esperanza viva para muchas otras personas y nosotros mismos estamos cubiertos por la sombra de la muerte y el miedo”.

La experiencia de vida interior enseñó a la misionera a permanecer en silencio después de la oración, para dar tiempo a Dios de responder a su petición. “Dije: ‘Esperaré lo que sea, pero no me dejen sola en todo lo que estoy viviendo’”, recuerda la monja.

La guerra exige un discernimiento continuo no sólo para la vida interior, sino también para la pastoral. La hermana Teodora, quien fue superiora provincial de las hermanas redentoristas en Ucrania desde 2013 hasta octubre de 2022, dice que después del inicio de la invasión rusa se encontraron repensando sus actividades para servir mejor a la Iglesia y al pueblo en la nueva situación.

Ya en marzo, una docena de monjas de habla alemana y/o inglesa partieron al extranjero (Alemania, Austria, Irlanda) para echar una mano a las estructuras católicas que habían acogido a los refugiados ucranianos. Durante más de seis meses, han estado ayudando a sus compatriotas a completar el papeleo, visitando a los enfermos y heridos en los hospitales y ayudando a los niños refugiados en las escuelas locales.

Otra área de su servicio es la asistencia psicológica a las víctimas de la guerra. Varias monjas que se habían especializado en psicología y psicoterapia decidieron seguir cursos específicos para ayudar a las personas a superar el duelo y el trauma. “En algunos de nuestros conventos -explica la misionera- también hemos acogido refugiados y entre ellos había también una familia musulmana tártara. Mientras estaban con las monjas, también nació su bebé. Y luego escribieron una publicación muy conmovedora en Facebook sobre el hecho de que nunca pensaron que podrían experimentar esta relación entre cristianos y musulmanes tan de cerca”. Desde hace diez años, las Hermanas Misioneras del Santísimo Redentor también tienen una comunidad en Chernihiv, la capital de la región del mismo nombre, en el norte de Ucrania.

En los primeros meses de la guerra las hermanas no tuvieron oportunidad de continuar su misión en Chernihiv. Se habían visto obligadas a abandonar la ciudad rodeada y bombardeada por soldados rusos. Cuando regresaron en abril, encontraron devastación. Entre ellos Sor Teodora, también especializada en psicoterapia. “Fuimos a visitar a las personas en los lugares más afectados”, dice ella. “La gente había perdido seres queridos, hogares, todo. A través del diálogo y la escucha pudimos ayudarlos a superar alguna depresión o ataques de pánico. Son personas que realmente necesitan saber que alguien está cerca de ellos, alguien que es capaz de llevarles esperanza y fe cuando se tambalean.

La misionera añade que si bien la ira es una reacción natural a la injusticia y al sufrimiento sufrido, es importante que no se convierta en la emoción predominante y que las personas sepan elegir la vida incluso en los pequeños gestos. Al igual que una señora que conocí en Chernihiv, que plantó una maravillosa huerta alrededor de su casa, que quedó completamente destruida por los bombardeos. «Yo – dijo la señora a las jóvenes monjas – me he enfocado en las cosas más pequeñas de la vida. Mira esta plantita que acaba de brotar de la tierra: crecerá y vivirá». Esto, para sor Teodora, es el testimonio de lo que significa elegir la vida.

por SVITLANA DUKHOVYCH
L’Osservatore Romano – 21 de febrero de 2023

Print Friendly, PDF & Email