La misión del Icono: hacerlo a conocer a todo el mundo

0
512

Cada año, el 27 de junio, la Congregación del Santísimo Redentor (Redentoristas) y los devotos de María de todo el mundo observan la Solemnidad de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro. La historia del icono está entrelazada con la historia de los Redentoristas, ya que hace más de 150 años, el Papa Pío IX envió misioneros con el mandato de darlo a conocer al mundo. Posteriormente, dondequiera que viajen los Redentoristas, trabajan constantemente para promover la devoción a Nuestra Madre del Perpetuo Socorro.

Si tiene la oportunidad de visitar Filipinas, se recomienda que visite el Santuario Nacional de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro, conocido como la Iglesia Baclaran, que se encuentra en Manila. Este santuario es uno de los más famosos de Filipinas. Cada miércoles se llevan a cabo hasta 12 novenas seguidas de misas en homenaje a Nuestra Madre, comenzando a las 5:30 am y terminando a las 7:30 pm, con una duración de 30 a 40 minutos cada novena. Miles de personas, especialmente el primer miércoles de cada mes, acuden a la iglesia de Baclaran para mostrar su devoción a Nuestra Madre del Perpetuo Socorro.

Alternativamente, si tiene la oportunidad de visitar Singapur, no debe perder la oportunidad de visitar la Iglesia Novena, o “Nhà Thờ Tuần Cửu Nhật” en vietnamita. El nombre “Nhà Thờ Tuần Cửu Nhật” se refiere a la oración de nueve días comúnmente utilizada para honrar a Nuestra Madre. La novena semanal se lleva a cabo los sábados y atrae a muchos católicos y no católicos.

En Vietnam, tres santuarios importantes llevan el nombre de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro: el Santuario de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Thai Ha, Hanoi, en la ciudad de Hue, y en 38 Ky Dong, Saigón. Además, muchas personas visitan el Santuario de Nuestra Señora La Mã en Ben Tre, un lugar de peregrinación. Los misioneros redentoristas cuidan todos estos santuarios y su mención destaca la devoción universal a Nuestra Madre bajo el título de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro.

Algunos se preguntan: entre los muchos títulos confusos que se le atribuyen a la Santísima Virgen, ¿por qué es tan ferviente la veneración a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro? Hay varias explicaciones para esto. Según el p. Thanh Tam CSsR, la devoción a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro simboliza nuestro amor por una Madre siempre presente, siempre dispuesta a aliviar nuestras dificultades y proveer a nuestras necesidades. Ella es una Madre amorosa que nunca nos abandona en nuestras luchas. Es nuestro deber promover su veneración, para que todos conozcan el amor siempre presente de la Madre.

Aunque múltiples aspectos de la imagen atraen la devoción de las personas, el rasgo más cautivador -quizás su esencia- es la mirada profunda y benévola de la Madre. Como dice el refrán, “Los ojos son las ventanas del alma”, y mirando a los ojos de la Madre, uno puede discernir al menos tres sentimientos que emanan de su mirada.

En el primer plano del cuadro, la mirada de la Madre exhibe un aura bondadosa, amorosa, comprensiva y compasiva, fijada no en su Hijo, a quien sostiene en su brazo izquierdo, sino en nosotros, los habitantes del mundo. El Papa Francisco señaló que la mirada de María es una extensión de la del Padre, que la consideró hija y le concedió el privilegio de ser Madre de Dios. La mirada de la Madre refleja la de Jesús en la cruz, una mirada que penetra en nuestro corazones, reconoce nuestras debilidades y absuelve nuestros pecados. Esta mirada hace que nos percibamos de manera diferente, cultivando la misericordia, la guía y la protección.

En segundo lugar, cuando miramos a los ojos de la Madre, vemos que son miradas serias y resueltas. Su mirada está llena de amor y dulzura, pero al mismo tiempo también es muy seria y nos obliga a alejarnos del pecado, de la dependencia, de la oscuridad, en lugar de ser como esas madres que miman y malcrían a sus hijos: “¡Ay, mi pobre niño!, todo está bien, mami te cuidará. No, la Madre claramente nos ama y nos salva pero no nos complace en todo.

En tercer lugar, tras una inspección más cercana, podemos percibir un matiz de dolor en los ojos de la Madre, que recuerda el dolor de todas las madres en la tierra. De hecho, ninguna madre está exenta de sufrimiento, ya sea por su cónyuge, hijo o incluso nietos. A pesar de esto, las madres perseveran y soportan sus penalidades por la felicidad de sus hijos. Las madres permanecen firmemente dedicadas a su bienestar incluso cuando sus hijos crecen. Y así sucede con la Madre María, que se nos ha aparecido a lo largo de la historia, lanzando numerosas invitaciones para acercarnos a Jesús: en Fátima, por ejemplo, imploró a sus hijos que se arrepintieran de sus pecados y renovaran sus vidas. Sin embargo, el mundo sigue sumido en el caos, marcado por conflictos y discordias entre hermanos, matrimonios fallidos, hijos desagradecidos y padres negligentes.

Como en las bodas de Caná, nos encontramos en un estado de “falta de vino”, y nuestra Madre ruega a Jesús, su hijo, diciendo: “No tienen vino”. Como en el pasado, gracias a la intercesión de la Madre, Jesús realizó el milagro de transformar el agua en vino; ahora nos dirigimos a Nuestra Madre del Perpetuo Socorro y suplicamos a Jesús que vuelva a realizar este milagro para que podamos ser llenos de gracia, misericordia y fe y depender aún más de ellos.

Cada vez que miramos la imagen de Nuestra Madre, sentimos una sensación de tranquilidad y protección. Nuestra Madre nos llama, no sólo en los momentos de paz y serenidad, sino sobre todo en los momentos de turbulencia, cuando necesitamos refugio y cobijo bajo su manto.

Querida Madre María, estás aquí con nosotros, en las alegrías y en los dolores, en los placeres y en los dolores. Tú y tus hijos comparten juntos soportar el dolor y el sufrimiento. Sin ti, ¿con quién podemos contar? Nuestras vidas están llenas de dificultades y sufrimientos y nuestras familias están atribuladas todos los días, pero contigo a nuestro lado, olvidamos todos nuestros problemas y disfrutamos la vida en este mundo de exilio, esperando el gozo eterno contigo en el paraíso. Amén.

Duc Trung Vu, CSSR