Celebrando la fiesta de Nuestra Señora de Aparecida en el Santuario Nacional de Brasil

0
202

El santuario mariano de Aparecida, donde ministran los Redentoristas de la Provincia de São Paulo, acogió a miles de devotos de la Patrona de Brasil el jueves 12 de octubre y durante las jornadas de la novena celebradas bajo el lema “María, enséñanos que la vocación es gracia y misión ”.

La Santa Misa de las 9:00 horas en el Altar Central fue la celebración solemne de la Fiesta de la Patrona y estuvo presidida por el Arzobispo de la Arquidiócesis de Aparecida, Mons. Orlando Brandes. La celebración fue concelebrada también por Mons. Joércio Gonçalves, obispo emérito redentorista, el padre Marlos Aurélio, C.Ss.R., Superior provincial, el padre Eduardo Catalfo, C.Ss.R., rector del Santuario y los demás sacerdotes presentes.

En su homilía el Arzobispo habló de la vocación fundamental de todo bautizado a ser santo. Señaló también la necesidad de trabajar por la justicia social como camino hacia la paz duradera tan anhelada en un mundo plagado de conflictos y guerras.

La Misa de Clausura de la tarde estuvo presidida por el misionero redentorista y Superior Provincial, P. Marlos Aurélio, C.Ss.R. Comenzó con un llamado a reflexionar sobre la vocación y la misión, tema de la Novena y Fiesta de la Patrona de este año, enfatizando el papel de Nuestra Señora de Aparecida como inspiración para todos los devotos.

En su homilía, el P. Marlos reflexionó con toda la asamblea sobre la Vocación, una de las palabras claves de esta novena. “Todo se puede resumir en la vocación a ser pueblo de Dios, en relación y conexión con el pueblo de la primera alianza, pero que, en la persona de Jesús y su misterio pascual, hemos llegado a la cúspide de esta relación entre Dios y su pueblo.”

“Al coronar la Novena con esta celebración, estamos renovando nuestra vocación como pueblo de Dios. De aquí debemos salir con esta convicción renovada, como protagonistas de esta historia, de un pueblo que tiene a Dios como identidad”.

“Tengamos siempre esta convicción de la presencia materna de María, que nunca nos aleja de Jesús. Ella pide constantemente, pero también obedece, como fiel seguidora de Jesús: “Haced lo que Él os diga”. Vivir en compañía de María es tener la gracia de saborear el vino de la alegría”, afirmó.

“Que María nos permita estar aquí nuevamente celebrando dentro de 365 días. Que ella ponga sobre todos nosotros su mirada maternal”, concluyó.

Después de la Liturgia Eucarística, la celebración continuó con un momento emotivo: la presentadora de TV Aparecida, Jéssica Fernandes, rezó una oración por la Familia de Devotos frente a la imagen de Nuestra Señora de Aparecida.

A continuación, se entronizaron los Libros de los Devotos bajo el altar central. Contienen los nombres de todos aquellos que, a finales de septiembre de este año, se habían registrado en la Familia de Devotos y, con su valiosísimo aporte, ayudan a mantener la Casa de la Madre y todas sus obras de caridad y evangelización.

fuente: www.a12.com

Print Friendly, PDF & Email