Dios se manifiesta a nosotros a través de su Hijo Jesús

0
1101

A todos nuestros queridos Hermanos, Obispos Redentoristas, Formandos, Laicos asociados de nuestra Misión y Oblatos Redentoristas, Juventud Misionera Redentorista, Familia Redentorista y ex Seminaristas Redentoristas, con gran alegría, el Gobierno General les desea un mensaje navideño de paz, alegría y amor en esta Navidad 2023.

El P. Rogério Gomes, C.Ss.R, Superior General, nos saluda con su mensaje:

Hemos llegado a la gran Fiesta de Navidad, festividad que toca profundamente la espiritualidad de nuestra Familia Redentorista. Navidad es un mensaje siempre nuevo, siempre sorprendente, porque supera nuestras más audaces esperanzas, especialmente, porque no es sólo un anuncio: es un acontecimiento, Dios se nos manifiesta a través de su Hijo Jesús, por medio de María. El Hijo de Dios no nace solo, le acompañan sus padres y los pastores de Belén. Él es el centro de la pequeña comunidad. Por eso, en este año dedicado a la comunidad, no debemos olvidar la centralidad de Jesucristo en nuestras vidas y también la forma de relacionarnos con nuestros hermanos y hermanas en comunidad. ¡Lo divino y lo humano van de la mano en nuestras vidas!

Quiero invitar a cada Cohermano a que realice su propio diagnóstico médico (medical check up) a todo nivel, ya que nuestro bienestar físico, psicológico y espiritual es fundamental para el trabajo misionero. ¡Necesitamos cuidarnos como personas y como comunidad para poder atender a los más pobres y abandonados! Tal como lo refiere el Papa Francisco dejémonos maravillar por el acontecimiento impensable de Dios que se hace hombre para nuestra salvación. Dejémonos conmover por el amor de Dios y sigamos a Jesús, que se despojó de su gloria para hacernos partícipes de su plenitud.

¡Feliz Navidad y Buen Año Nuevo!

Video del Mensaje y Saludo Navideño del Gobierno General:

El P. Zdzisław Francois Stanula, C.Ss.R., desea a todos una feliz Navidad, que sea la celebración de la esperanza, la celebración de la vida, la celebración de la redención. Dios se complace en las cosas pequeñas a los ojos del mundo para confundir a los grandes con su presunción y sus discursos presuntuosos. La Navidad es la fiesta de los pequeños y de los pobres, pero ricos de gran fe, que viven de esperanza. Que ésta sea también nuestra celebración, no tanto mundana sino de cambio interior, comunitaria y digna de la familia del mismo Cristo Redentor. Si la esperanza de la salvación proviene del Niño colocado en el pesebre, entonces amemos la pobreza evangélica, ¡gran don de Dios a cada uno de nosotros!

El P. Nicolás Issifi Ayouba Martin, C.Ss.R., dice: La Navidad es la alegría inmensa y profunda de que Dios nació para hacernos hijos suyos: hermanos y hermanas en Jesús, Emmanuel, Dios con Nosotros. Que estas celebraciones navideñas fortalezcan vuestra fe, os traigan paz, alegría y prosperidad y que todos vuestros más queridos deseos se hagan realidad. En este año dedicado a la Comunidad, aprovechemos este momento propicio para recargar baterias juntos en comunidad. Os deseo a todos toda la felicidad, salud y prosperidad para que Dios, por intercesión de María, nuestra Madre del Perpetuo Socorro, os llene de su gracia y os bendiga abundantemente.

P. Jairo Díaz Rodríguez, C.Ss.R., Hoy les ha nacido un Salvador …
“El belén habla del amor de Dios, el Dios que se ha hecho niño para decirnos lo cerca que está de todo ser humano, cualquiera que sea su condición”
Dios nos visita hoy en nuestras familias y en nuestras comunidades. Dios viene a nosotros en las personas que conocemos y en los extraños que pueden venir a nuestra puerta en busca de ayuda.
Que en esta Navidad, reconozcamos lo que es realmente importante, que Jesús viene como nuestro Redentor, y como nuestro hermano, y que todos nosotros somos hermanos y hermanas.
Como dice el Papa Francisco, en este tiempo del año, cuando vemos el nacimiento, a este pequeño niño allí, confiado a María y José, vemos el amor de Dios que se hace carne y no conoce límites, no conoce obstáculos para comunicarse con nosotros.
En este año de la Vida Comunitaria, que Dios los bendiga y que todos ustedes pueden amar con la paz y la alegría, la reconciliación y la esperanza a sus familias y comunidades.
Feliz Navidad.

El P. Joseph Ivel Mendanha, C.Ss.R., recuerda los 800 años del primer belén en Greccio de Francisco de Asís, que vuelve a la vida en la Plaza de San Pedro, en el belén vaticano donde San Francisco mira con asombro y maravillado el pequeño niño de Belén, don de Dios, gloria de Dios en el ser humano, en el pequeño niño, nuestro Salvador y Redentor.
El P. Mendanha continúa con el mensaje del Papa Francisco diciendo: “El belén lleva el Evangelio a los lugares de nuestras vidas: nuestros hogares, escuelas, lugares de trabajo, centros comunitarios, hospitales y clínicas, prisiones y plazas, y para nosotros los Redentoristas en nuestras comunidades.” En el belén el Señor manifestó su amor por nosotros al nacer como uno de nosotros. Hacer un belén “es celebrar la cercanía de Dios, y redescubrir que Él es real, concreto y vivo”, y el niño Jesús con los brazos abiertos nos dice que Dios ha venido a abrazarnos en nuestra humanidad.
Desea que toda esta Navidad sea el Dios que experimentamos como nuestro Redentor en el pequeño niño, nuestro Dios venga a estar con nosotros, nacido ser humano como nosotros, y que nos siga acompañando en nuestra vida todos los días y durante todo el 2024.

Hermano Laurence John Lujan Angel, C.Ss.R. Saludos desde Roma. Quiero desear a todos ustedes bendiciones, alegría y luz en este tiempo santo. Que el Señor Jesús, nacido en este día, sea para todos ustedes una luz en su camino, para que puedan continuar sirviéndole con alegría, mientras siguen sus huellas. Ha nacido Cristo. ¡Glorifícale con tu vida y ministerio para que todos conozcan la abundante redención!

Para el p. Paul Lu’u Quang Bào Vinh, C.Ss.R., La Navidad es tiempo de alegría, amor y paz porque Dios está con nosotros. Deseamos a todos y a nuestras comunidades, nuestras familias y nuestros amigos una Navidad muy placentera y tranquila. Su deseo es que cada uno de nosotros seamos una estrella de Cristo que irradie su luz de alegría, amor y paz a todos los que encontramos, especialmente a los pobres.

¡Feliz Navidad y próspero Año Nuevo 2024!