Jornada de reflexión en Roma: “Construir comunidad hoy como Redentoristas”

0
1575

El sábado 20 de enero de 2024 ha sido una jornada de formación permanente para toda la comunidad de San Alfonso (los miembros del Gobierno General, los hermanos de la Curia General, los hermanos de la Academia Alfonsiana, los hermanos del Collegio Maggiore, los hermanos que trabajan en diversas capacidades en la Iglesia y en la comunidad).

Padre Serafino Fiore, C.Ss.R., ex Consultor General y Provincial de la Provincia de Nápoles, ofreció una reflexión sobre la vida comunitaria. Eligió hablar sobre el desafío de construir comunidad hoy como Redentoristas. El Padre Serafino habló con gran pasión y entusiasmo, recordando a sus hermanos que nuestras Constituciones y Estatutos Redentoristas contienen quizás la mejor presentación de la Vida Comunitaria jamás escrita, teniendo en cuenta las diferentes dimensiones de la Comunidad (Comunidad de Oración, de Personas, de Trabajo, de Conversión, de comunidad abierta, etc.).

Su reflexión se centró en la singularidad de la Comunidad de San Alfonso que cuenta con más de 60 miembros y es más grande que muchas provincias de la Congregación con tal riqueza de cultura, nacionalidad, idioma, edad, experiencia, aprendizaje y cohermanos al servicio de la Congregación en capacidades diferentes y conscientes también del carácter transitorio de la comunidad, con cohermanos que sólo permanecen unos años. Si bien es un desafío construir comunidad en una comunidad tan diversa y multifacética, es un llamado que debemos abrazar todos los días para vivir como comunidad en nuestra vida consagrada. Así como un pájaro construye cuidadosamente su nido, con tanto cuidado y tenacidad debemos construir y edificar nuestra comunidad todos los días.

El Padre Serafino, aprovechando su vasta experiencia como Redentorista, Consultor General y Provincial, planteó preguntas sencillas pero desafiantes: ¿qué más podemos decir sobre la vida comunitaria? ¿Qué más podemos hacer por nuestra vida comunitaria? ¿Qué y cómo utilizar los Documentos sobre la vida comunitaria (Nuestras Constituciones y Estatutos, el Documento Final del XXVI Capítulo General, la Carta del Padre General sobre la vida comunitaria escrita el año pasado en diciembre?

El Padre Serafino eligió tres puntos importantes sobre los que reflexionar en respuesta a las preguntas anteriores para trabajar juntos hacia una visión común de la vida comunitaria para toda la comunidad.

Ante todo, fe y vida fraterna. Planteó una pregunta provocativa: “¿Qué nos hace decir que fe y comunidad van juntas? En el centro mismo de nuestra fe está nuestra relación con Dios, fortalecida y profundizada a través de la oración y la meditación personal y comunitaria. Citando la carta del General, dijo: “Una comunidad religiosa que no tiene una relación con Dios está vacía. La relación con Dios incluye la oración personal y comunitaria”. El Padre Serafino habló con gran pasión sobre la necesidad de que la dimensión contemplativa de la oración en la vida de un Redentorista alimente nuestra vida comunitaria. Citando a San Alfonso, Thomas Merton y la Constitución n. 24, mostró cuán necesaria es en la vida cotidiana del Redentorista una contemplación que le permita ver su vida como un don de un Dios amoroso y cómo está llamado a hacer don de su vida al mismo Dios amoroso y a sus hermanos.

Segundo: ¿dónde estamos? En este apartado el Padre Serafino exploró e invitó a los hermanos a interrogarse sobre la calidad de nuestra vida comunitaria. Refiriéndose a la carta del Padre General sobre la vida comunitaria, quiso subrayar que “la comunidad es el lugar donde compartimos nuestra existencia, nuestra historia de salvación y nuestra memoria de redención”.

En tercer lugar, la humildad. El padre Serafino insistió en la importancia de la Humildad para aprender de la vida, de los laicos, de la propia experiencia de vida y para un proceso sinodal en la vida comunitaria cotidiana. Citó varios momentos de la vida de San Alfonso en los que San Alfonso con gran humildad se mostró abierto al aprendizaje. El Padre Serafino concluyó su reflexión sobre la necesidad de la humildad para construir la vida comunitaria con las siguientes palabras: “Es imposible para el hombre pero no para Dios. Su gracia todo lo puede, siempre que hagamos un camino hacia atrás y dedicarnos a un ejercicio igualmente constante y paciente, para redescubrir cualquier motivo profundo de nuestra consagración o ministerio: ya sea una verdadera relación de amor con Jesucristo, ya sea una recta intención, ya sea la verdad con nosotros mismos. Pero este ejercicio también requiere mucha humildad”.

Posteriormente, el Padre Serafino fue el celebrante principal y ofreció la homilía de la Eucaristía comunitaria en la Capilla de la Comunidad de San Alfonso. Reflexionó una vez más sobre las lecturas del día con una elocuente referencia a varios momentos de la vida de San Alfonso y su celo por la misión como Jesús y su celo por el Reino, y nuevamente a varios momentos de la vida de San Alfonso que Fue considerado loco por algunas de sus decisiones a favor de los pobres y abandonados como Jesús, cuya familia pensó que estaba loco y por ello quiso encarcelarlo. El padre Serafino subrayó la locura del amor en el corazón de un Dios loco de amor por nosotros, que era la esencia de los escritos de San Alfonso.

José Ivel Mendanha, C.Ss.R.
consultor general

Puedes leer el texto original en italiano completo aquí:

Costruire comunità oggi, da Redentoristi – Roma, Casa sant’Alfonso 20 01 2024

>> Si può vedere e ascoltare la riflessione completa sul nostro canale YouTube