La profesión religiosa de la hermana María Faridah Vaozandry, monja redentorista

0
1023

La comunidad de Monjas Redentoristas celebró la primera profesión de Sor María Faridah Vaozandry, quien hizo su profesión el 25 de abril de 2024 en la Catedral de Sant’Agata de’ Goti. La Eucaristía fue presidida por monseñor Giuseppe Mazzafaro, obispo de Cerreto Sannita-Telese-Sant’Agata de’ Goti, y concelebrada por numerosos sacerdotes. En la celebración participaron las monjas redentoristas de la comunidad local y de los monasterios de Scala y Foggia. Estuvo presente la Madre Imma Di Stéfano, Presidenta federal de la Federación “Beata María Celeste Crostarosa”.

En su relato, sor Anna Maria Ceneri OSsR, superiora del convento redentorista de Sant’Agata de’ Goti, detalla el acontecimiento y el significado de los votos religiosos.


A TI QUIERO CANTAR, A TI QUIERO BAILAR, DIOS DE MI ALEGRÍA

Cuando conocí a Faridah por primera vez en 2017, envuelta de pies a cabeza en su colorido pareo, nunca pude imaginar el plan de Dios para esta joven. Me estuvo esperando toda la tarde frente a la parroquia de los Misioneros Redentoristas, en Vohémar, en el norte de Madagascar, porque sentía la vocación de ser monja y quería hablar conmigo.

Ese proyecto se hizo realidad hoy, 25 de abril de 2024. En la Catedral de S. Agata de’ Goti, Sor María Faridah Vaozandry coronó su sueño e hizo su Profesión Temporal a Cristo Redentor, en la Celebración Eucarística presidida por nuestro Pastor, Monseñor Giuseppe Mazzafaro, convirtiéndose en monja redentorista de la Comunidad de S. Agata de’ Goti.

Elegimos esta fecha porque el 25 de abril de 1725, nuestra fundadora, la Beata María Celeste Crostarosa, recibió místicamente la revelación del Instituto y de la Regla del mismo Cristo. Agradecidos con Dios por tanta gracia que se ha extendido por toda la Orden del Santísimo. Redentor en estos 299 años, queremos prepararnos al 300° Jubileo que comienza hoy, con un año de oración e iniciativas. La participación de la Presidenta Federal, Madre Imma Di Stéfano, de nuestra Federación “Beata María Celeste Crostarosa”, a la que pertenecen los monasterios de Europa, América Latina y África, quiso comenzar este año particular, con el evento de Profesión de la nuestra joven, la hermana María Faridah. A la celebración también asistieron las Superioras y algunas monjas de las comunidades redentoristas de Scala y Foggia. Transmitimos el video del evento vía streaming en vivo a través de la Página de la Federación, para que pudieran participar nuestras hermanas conectadas desde varias partes del mundo.

El Monasterio del SS. Redentor de S. Ágata, debe su nacimiento a San Alfonso M. De’ Liguori y todavía representa una reliquia viva de su memoria histórica y espiritual en este país. Cuando en 1762, como obispo, ingresó en la diócesis de S. Agata dei Goti, inmediatamente quiso un centro de oración y un monasterio para la educación humana y cristiana de los jóvenes. Habiendo encontrado una fábrica ya iniciada, se interesó en terminar la Iglesia y construir el actual Monasterio. Invitó a las monjas de la Orden del SS. Redentore, fundada en 1731, en Scala (SA), por la Beata Madre María Celeste Crostarosa, con su ilustrada colaboración. En 1766 llegaron las fundadoras: Sor M. Raffaella De Vito, elegida por el propio San Alfonso como Superiora, y otras tres monjas y así comenzó su historia el Monasterio. Desde aquí, en 1831, la Orden se extendió, primero a Austria, en Viena, con dos mujeres nobles, Eugenie Dijon y Antonia Welsersheimb, quienes después de una estancia en S. Agata para inspirarse en el auténtico espíritu de la Orden, fundaron el primer monasterio más allá. los Alpes, y desde Viena las fundaciones se multiplicaron en Europa y en todo el mundo.

Volvemos con el foco de atención en la Profesión de Sor M. Faridah, que vio a nuestra hermana ofrecer su joven vida a Jesús Redentor ante la comunidad monástica y toda la Iglesia.

La Celebración comenzó con el Rito del Vestir durante el cual Faridah vistió el vestido religioso, de un particular color rojo oscuro, que significa el inmenso amor de Dios por la humanidad, indicando ya su deseo de seguir a Cristo con una vida nueva. Luego vino el llamamiento de la Maestra, donde la joven emocionada pero convencida respondió con su asentimiento y prontitud: ¡Tú me llamaste, aquí estoy, Señor!

El Rito de la Profesión Temporal tuvo lugar después de la homilía, cuando el Obispo la interrogó sobre su voluntad. Ella pronunció una fórmula de aceptación diciendo: “Lo quiero”. La hermana María Faridah está comprometida a valorar la castidad, abrazar la pobreza y ofrecer obediencia. Son los votos que expresan los tres caminos por los que de ahora en adelante seguiréis a Cristo “más de cerca” para ser “nueva criatura” en Él. Sabemos bien que hoy, para nuestro mundo esto representa un desafío que lanzamos en todas direcciones y que abrazamos con la gracia y el amor de Dios: respondemos al egoísmo y al arribismo con la obediencia; al apego y explotación de los bienes de la tierra respondemos con pobreza; a la búsqueda desenfrenada del placer a toda costa respondemos con la castidad. Faridah explicó todo esto en la Profesión que hizo en manos de la Superiora, quien aceptó su deseo de vivir la vida religiosa redentorista. La Profesión fue firmada públicamente siendo un acto formal y oficial que quedará para la posteridad en los archivos del Monasterio. Finalmente, le fueron confiados algunos signos: el velo que cubría su cabeza, signo externo de cambio y radical pertenencia a Dios, el libro de la Liturgia de las Horas, es decir, el libro con el que los nuevos profesos son delegados por el Iglesia a orar para ser centinela que anuncie la aurora del nuevo día, que señale al Señor, único Salvador. Finalmente recibió el Crucifijo y la Regla de nuestra Orden que es como reconocer oficialmente su vocación y comprometerse a crecer cada vez más en el amor. Una guirnalda de flores adornaba y coronaba entonces su frente joven, feliz y orgullosa de haberse convertido en esposa de Cristo.

La belleza y la solemnidad de la función se vieron enriquecidas por el toque de la cultura malgache que, alegre y festiva, manifiesta su fe con expresivos cantos y danzas. En sus liturgias el tiempo se detiene y todo se vuelve belleza y encanto, los malgaches rezan con alegría y alegría y todos son protagonistas de la celebración. Las hermanas malgaches de la Comunidad de Santa Águeda y muchos hermanos y hermanas malgaches que participaron expresaron su fe y alegría en el baile del ofertorio, en el canto del intercambio de la paz, en el baile de acción de gracias después de la comunión. En resumen, Hna. M. Faridah involucró a todos elevando su “sí” a Cristo Jesús con cantos y danzas.

Sor Anna Maria Ceneri, Redentorista