Misión popular de ocho meses en una isla remota del sur de Filipinas

0
640

El grupo misionero de la Comunidad Redentorista de Legazpi, en el sur de Filipinas, al pie del volcán Mayon, predicó una Misión Popular de ocho meses en la verdadera tradición redentorista de San Alfonso y el Beato Sarnelli.

La misión, que duró ocho meses, fue cuidadosamente planificada por invitación del párroco. La población, compuesta por unas 30 familias de cada una de las 6 zonas de la isla de Tagnagan, acogió al equipo misionero que vivió en la isla con la gente, compartiendo sus humildes hogares y su vida. El equipo estaba formado por dos Redentoristas de la comunidad de Legazpi, dos postulantes redentoristas y tres misioneros laicos redentoristas. El equipo Redentorista de RYM realizó visitas periódicas desde tierra firme a la isla para acompañar al equipo.

La misión consistía en visitar y compartir la vida de las personas, para comprender su situación de vida. Sólo se celebraba misa una vez cada 4-6 meses y, aunque hay una capilla sencilla pero hermosa en el corazón de la isla, la gente carecía del cuidado pastoral de la Iglesia. Los habitantes pertenecen a dos comunidades. Una es una comunidad pesquera que se gana la vida con la pesca, utilizando métodos tradicionales en pequeñas embarcaciones. La segunda es una comunidad agrícola que se gana la vida con el cultivo de arroz. Ambas comunidades son trabajadoras e industriosas, pero debido a que viven en una isla que no está conectada al continente por un puente, deben enfrentar los elementos, la falta de instalaciones, educación superior, electricidad y medios de vida normales. La vida es simple y básica, pero está llena de desafíos, incluido el miedo a perder las tierras debido a la invasión de grandes hoteles que intentan invertir y construir complejos turísticos sin compensar a la población.

Me conmovió mucho el entusiasmo de nuestros hermanos laicos y misioneros redentoristas que pasaron tiempo con la gente, compartiendo sus vidas, escuchando sus historias, arando sus campos y pescando con ellos. Poco a poco se fueron conquistando al pueblo reuniéndolo para la oración, la devoción y la catequesis, establecieron las Comunidades Cristianas de Base, un grupo de jóvenes y un grupo de niños, eligieron y formaron líderes y catequistas entre el pueblo, realizaron sesiones de capacitación, catequesis para Primera Comunión, Confirmación y el sacramento del matrimonio y han organizado misas/bodas comunitarias en la isla. Al final de la misión, durante la Eucaristía de clausura fueron nombrados los animadores laicos y catequistas; están comprometidos a continuar con la catequesis regular, los servicios de oración y las devociones en la capilla y en las comunidades. El propio párroco estuvo presente en la Eucaristía de clausura y agradeció efusivamente al equipo de la Misión Redentorista por el sorprendente renacimiento logrado a lo largo de los 8 meses de misión en la isla de Tagnagan. Esperaba que la comunidad redentorista emprendiera otra misión similar en otra parte de su gran parroquia para otro grupo de personas abandonadas. Una de las devociones iniciadas por los habitantes de la isla fue la devoción a Nuestra Madre del Perpetuo Socorro. El equipo de la Misión Redentorista había traído el Icono de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro, que permaneció en la Capilla durante 8 meses, y todos los miércoles se realizaron los devocionales de la novena con gran fervor. Al salir de la isla al final de la misión, el Viceprovincial Redentorista, P. Raymond Urizza, C.Ss.R., entregó a la gente una copia del Icono para su Iglesia; los líderes laicos aceptaron con gratitud y se comprometieron a continuar la devoción a la Madre del Perpetuo Socorro todos los miércoles.

Al finalizar la Eucaristía, el pueblo expresó su agradecimiento al equipo de la Misión Redentorista, mientras los líderes laicos se acercaban para hablar. No hubo un ojo seco entre la gente, mientras la gente lloraba con emociones de gratitud por la forma en que los Misioneros Redentoristas habían tocado sus corazones y sus vidas. Yo mismo me sentí conmovido con orgullo y alegría por el increíble trabajo de mis hermanos Redentoristas y mis compañeros laicos en la misión. La labor de los 3 misioneros laicos fue absolutamente excepcional, porque entraron en contacto con la gente, con jóvenes, con niños, con hombres y mujeres de todas las edades que el pueblo tomaba como propios. El trabajo en equipo del equipo de la Misión Redentorista, cohermanos, postulantes y misioneros laicos, junto con la Pastoral Juvenil Redentorista, fue un maravilloso testimonio del poder del Evangelio proclamado como Comunidad.

Al finalizar la Eucaristía, hubo una comida comunitaria preparada por el propio pueblo para celebrar. Participaron alrededor de 500 personas de las 6 comunidades. Después de la comida, hubo una procesión con el Icono de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro a través de la isla hasta el barco para entregar el Icono a los Redentoristas y al equipo de la Misión, quienes se despidieron de la gente mientras embarcaban para regresar a tierra firme. Fue una despedida llena de lágrimas, porque la gente permaneció mucho tiempo en la orilla viendo cómo la embarcación con el equipo de la Misión Redentorista regresaba a tierra firme, pero sus corazones se llenaron del gozo del Señor y de una gracia y un entusiasmo renovado para continuar viviendo la misión en sus vidas en la isla.

Tuve la suerte y la bendición de participar en la clausura de la misión en Tagnagan y felicito al Padre Roel y su equipo de misioneros. La Misión Popular Redentorista para los abandonados está viva y activa en la Viceprovincia de Manila, donde nuestros cohermanos, aprendices y misioneros laicos se esfuerzan por ser misioneros de la esperanza tras las huellas del Redentor.

José Ivel Mendanha, C.Ss.R.
consultor general

Todas las fotos son del Equipo de Medios y Comunicación de los Redentoristas de Legazpi