La comunicación al servicio de la evangelización

1
871

El papa Francisco, en su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium nos recuerda que “La Iglesia en salida es la comunidad de discípulos misioneros que primerean, que se involucran, que acompañan, que fructifican y festejan… La comunidad  evangelizadora experimenta que el Señor tomó la iniciativa, la ha primereado en el amor (cf. 1 Jn 4,10); y, por eso, ella sabe adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos… La comunidad evangelizadora se mete con obras y gestos en la vida cotidiana de los demás, achica distancias…

Los que conformamos la familia redentorista estamos urgidos desde los orígenes de la congregación, siguiendo la intuición de San Alfonso, al anuncio misionero de la Sobreabundante Redención con un lenguaje sencillo y cercano, con dinamismo, audacia y creatividad.

Para cumplir con esta misión evangelizadora es importante contemplar las peculiaridades del mundo y la sociedad en la que vivimos. La realidad es que nos encontramos en un entorno que muchos denominan VUCA. Esta expresión es un acrónimo de Volatility, Uncertainty, Complexity, Ambiguity; y este entorno cambiante, caótico y complejo en el que nos movemos no es algo temporal, sino que se irá acentuando cada vez más en el futuro.

Además nuestra sociedad, especialmente la occidental, concita tres características a las que como evangelizadores no podemos dar la espalda:

  • La iglesia no está de moda. A modo de ejemplo y según datos del CIS, en España mientras que un 72% de la población se define como católica un 62% casi nunca asiste a misa o a un oficio religioso.
  • La sociedad es multigeneracional. En la sociedad actual conviven al menos cinco generaciones (niños, generación X, generación Y, generación Einstein y generación milenio) con diferentes gustos, comportamientos, preferencias…
  • El mundo se ha convertido en digital y social. Recordemos algunos datos significativos de realidades que nos rodean: Facebook cuenta con más de 1.300 millones de usuarios, Youtube con más de 1.000 millones, en 2016 la mitad de la población tendrá un smartphone y en 2018, se calcula que habrá 4.900 millones de usuarios móviles en el mundo… Por todo ello las personas tienden a estar siempre conectadas; se valora la inmediatez; no sólo se quiere escuchar sino que se desea participar, colaborar y compartir; se tiende a la multitarea; se favorece la imagen y los hipervínculos frente al aprendizaje y los discursos lineales…

Sin olvidar lo imprescindible y las bondades de los métodos de evangelización tradicionales (eucaristías parroquiales, grupos, encuentros, diálogo pastoral personal…), éstos presentan ciertas debilidades que, para adecuarnos a los nuevos tiempos, deben ser contempladas: lo presencial ha sido el eje casi exclusivo de la evangelización, el mensaje no se ha adaptado a cada público (generación), no se han cuidado las formas y medios a los nuevos tiempos lo que ha ocasionado una imagen desconectada del mundo actual.

Ante esta nueva realidad resulta fundamental redefinir los medios y estructuras para la evangelización a nivel congregación, conferencias, provincias y parroquias. Para ello la creación de “Centros/Grupos/Equipos de Comunicación” en cada uno de estos niveles debe ser una prioridad para poder anunciar la “copiosa apud eum redemptio” de un modo nuevo que complemente los modelos habituales. En esta labor misionera deben utilizarse nuevos medios y canales: revistas en papel, revistas digitales, redes sociales institucionales y personales, herramientas de comunicación on line, contenidos en video, newsletter…

Para que estos “Centros/Grupos/Equipos de Comunicación” sean una realidad nos atrevemos a sugerir que:

  • Cuenten con alguna persona, religioso o laico, nombra disponibilidad total o parcial para esta función.
  • Se favorezca la presencia de laicos especializados.
  • Se contemplen las herramientas tecnológicas comunes en el mundo actual.
  • Se destinen ciertos recursos económicos para impulsar su desarrollos

Con ello podrá favorecerse una evangelización: multicanal (que supere los muros de la parroquia), segmentada (con mensajes personalizados a cada generación y persona), con total disponibilidad (abierta la 24 horas del día), colaborativa (que favorezca el intercambio)…

Como nos pide el papa Francisco, seamos una iglesia en salida.

 

Daniel Primo Niembro

Misionero Laico del Santísimo Redentor (Madrid)

Print Friendly, PDF & Email

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here