Capítulo de la Provincia de Bogotá, redentoristas colombianos en el posconflicto

1
3895

XVIII Capítulo de la Provincia de Bogotá, en el contexto del proceso de paz y transición que se vive en Colombia

La Provincia de Bogotá celebró su XVIII Capítulo Provincial (I Sesión) del 24 al 29 de enero del año 2016. Con la participación de 33 capitulares, la reunión se desarrolló en la casa de retiros espirituales y convivencias “Villa Marianella”, situada en Chinauta, Cundinamarca.

colombia_2588

El Capítulo comenzó de manera remota, con cuatro asambleas comunitarias: Bogotá, Buga, Medellín y Piedecuesta, del 20 al 23 de octubre de 2015. Fruto de estas reuniones salieron propuestas o postulados que analizó el Capítulo como uno de sus objetivos. Otros objetivos del Capítulo: actualizar los Estatutos Provinciales y revisar las diferentes dimensiones de la vida redentorista en esta Provincia.

colombia_2650

El Capítulo quiso darle un ambiente celebrativo a todos sus trabajos, desde la primera reunión pidiendo la ayuda del Espíritu Santo, las celebraciones litúrgicas del día, la memoria de San Alfonso y los mártires redentoristas, hasta la Eucaristía final presidida por el Superior Mayor, todo se desarrolló en un ambiente celebrativo y muy fraterno según comentaron los mismos participantes.

colombia_2663
El Arzobispo Luis Augusto Castro Quiroga, compartiendo la preocupación de los redentoristas colombianos en esta etapa del posconflicto que se avecina

La asamblea nombró al P. Luis Carlos Jaime, como Secretario y a los PP. Guillermo Giraldo y Laureano Hurtado como moderadores. Por derecho el Provincial es el Presidente del Capítulo.

El jueves 28 la asamblea capitular compartió con el Presidente de la Conferencia Episcopal: Arzobispo Luis Augusto Castro Quiroga, la preocupación por responder como redentoristas colombianos en esta etapa del posconflicto que se avecina. Fueron temas reiterativos: justicia, justicia transicional, esperanza, perdón, reconciliación, misericordia; estas expresiones  cristianas y del mundo forense sirven para entender el proceso de paz en Colombia, que si bien  tiene oposición, dudas y es desde todo punto de vista perfectible, es más que nada la gran oportunidad que se da este país para la paz después de cinco décadas de violencia.

Con base en las prioridades pastorales de los Estatutos de la Conferencia de América Latina y el Caribe y nuestra realidad colombiana, el Capítulo hizo opción por 9 prioridades pastorales que fueron ubicadas en un anexo al final de los Estatutos.

P. Leiner Castaño

Nota sobre Colombia:
El 15 de diciembre, el Gobierno y las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) firmaron los principios que regirán el quinto punto de la agenda de negociación enmarcado en las negociaciones de paz que se están llevando a cabo en Cuba. Su Exc. Mons. Luis Augusto Castro Quiroga, Arzobispo de Tunja y Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, ha subrayado que este acto es la antesala a un acuerdo definitivo de paz y que por esta razón, es importante que todo el país trate de entender los elementos fundamentales que componen dicho acuerdo.
El punto que hace referencias a las víctimas, ha sido uno de los más conflictivos de toda la negociación. “De manera coherente con nuestro deseo de poner el tema de las víctimas en el corazón del acuerdo, como se afirma en la declaración conjunta hecha pública en La Habana, Cuba, donde se celebran las negociaciones, el gobierno colombiano y las FARC han aceptado el constituir un sistema integral de verdad, justicia y reparación así como de garantías de que no se repetirá la violencia” comenta el Arzobispo.
Mons. Castro Quiroga insiste sobre la necesidad de acoger las diferencias entre justicia transicional y justicia penal: “No se pueden confundir las dos cosas. Es importante que sobre la base de esta distinción se lea también todo lo demás y se vea que no hay impunidad, cosas indebidas, sino simplemente que hay dos caminos. Uno el de la justicia penal y otro el de la justicia transicional”.
Respecto a la elaboración del acuerdo, que consta de 63 páginas, como indica la Conferencia Episcopal Colombiana, el arzobispo ha subrayado que tiene que haber una colaboración mutua para que todo lo que se ha firmado, sea traducido a un lenguaje sencillo para que todos los colombianos tengan claridad de lo que allí está plasmado. De este modo “la gente se animará más a apoyar el proceso de paz”.
El proceso de paz está entrando en la fase final, con el objetivo de llegar a un acuerdo, incluso en el último punto de la agenda, el del final del conflicto, que determinará las condiciones del alto el fuego. El presidente Santos ha hecho una propuesta para concluir el diálogo el próximo mes de marzo. (Carlos Espinoza)

Print Friendly, PDF & Email

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here