En misión hacia Australia

1
2833

Sor María Celeste, O.Ss.R. se despedirá de Liguori, finalmente, comenzando su muy esperado viaje a Australia. Hace más de un año, Sor María Celeste fue escogida para servir como maestra de novicias en el monasterio Santísimo Redentor en Maitland, New South Wales.

image001“Esta es una misión que Dios me ha dado. Tres mujeres desean entrar en el monasterio de las Redentoristas, y tres mujeres están discernimiento las vocaciones”, dijo. “No es una falsa humildad cuando digo que no soy una maestra, sino sólo una sencilla monja. Pero voy a ofrecer mi corazón para amar y ayudarlas, y con mucho gusto a compartir el camino de la vida de las Redentoristas, siendo una memoria viva de Jesús, nuestro Redentor”.

Aunque la espiritualidad y el carisma Redentoristas son los mismos en todo el mundo, la vida en cada monasterio es diferente. “En su sabiduría, el obispo William Wright, de la diócesis de Maitland-Newcastle me sugirió que tomara el tiempo suficiente para aprender el ritmo de la vida, y conocer a las candidatas”, explicó Sor Celeste.

Situado a tres horas al norte de Sydney, el Monasterio del Santísimo Redentor está construido sobre las alturas de Bolwarra del Valle de Hunter con vistas a un hermoso lago y a un paisaje natural que bordea los bosques que cubren las montañas de Paterson. Las Redentoristas en Australia son la única comunidad de habla Inglés que todavía usan los largos hábitos de color rojo y azul y observan una forma de vida religiosa tradicional: La misa diaria, el oficio divino siete veces al día, meditación, trabajo, lectura espiritual, la penitencia, el silencio sagrado y la recreación.

P. John Schmidt, director del Centro de Salud de San Clemente, organizó la ceremonia de envio a misiones de Sor María Celeste la semana pasada. Los Redentoristas de las comunidades de Liguori y el área de St. Louis se unieron a las Redentoristas para desearle en su viaje las bendiciones de Dios, apoyo cordial, amistad y oración. “Yo solo los esperaba para compartir la oración de la tarde, recibir una bendición y cenar, pero la tarde estuvo mejor de lo que podría haber imaginado”, dijo.

Después de dirigir a los presentes una bendición especial, P. John regaló a Sor María Celeste una cruz de la misión. “Estoy muy agradecida, pero ahora tengo una cruz más para llevar!”, bromeó.

“Me conmovió hasta las lágrimas cuando el P. John y yo llevamos el icono del Perpetuo Socorro alrededor de la capilla para que todos la veneren. Le di a cada uno un pequeño regalo como muestra de mi gratitud, y agradecí a Dios y a todos por la hermosa tarde llena de gracia y por la maravillosa velada”, dijo.

Sor María Celeste considera Liguori como su casa. Ella llegó en 1993, y después de 18 años fue una de las cuatro Redentoristas enviadas para establecer la nueva fundación en Tailandia en 2011. El acuerdo con el monasterio de Australia es de cuatro años, pero dijo: “Lo que Dios quiera. Yo haré todo lo posible con su ayuda, y cuento con las oraciones de todas aquellas personas que se comprometieron con recordarme, como yo los recuerdo en mi oración diaria”.

image003P. John Schmidt y Sor María Celeste presentan el icono del Perpetuo Socorro al hermano Paul Yasenak para la veneración durante la ceremonia de envio.

por Kristine Stremel

Print Friendly, PDF & Email

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here