Vocaciones Redentoristas: el ejemplo de una gran familia

1
2377

No sabemos si la historia que estamos por contarles es un récord para el mundo redentorista, pero sin duda es interesante. Hay una familia italiana, exactamente de Pagani – un lugar conocido por todos los Redentoristas del mundo – que tiene cuatro vocaciones de especial consagración: dos son misioneros redentoristas, dos han entrado a ser monjas del Santísimo Redentor, aunque si una de ellas voló hacia el cielo hace 30 años.

El Sábado 16 de abril, en la Basílica de San Alfonso en Pagani, fue ordenado sacerdote el Diácono Mario Ceneri. Él pertenece a esta familia numerosa: seis hijos en total, de los cuales dos – Julia y Angela – han elegido el camino del matrimonio. La primera, Drusiana, decidió entrar en el monasterio del Orden redentorista de Scala, seguido poco después por su hermana Ana María. Drusiana murió cuando aún era joven, a causa de un mal cardiaco, mientras que hoy Sor Annamaria es Superiora del Monasterio de Santa Águeda de los Godos, en el cual ha gastado y sigue gastando tanta energía, para renovarlo en las estructuras, en el local y para una presencia más efectiva en la Iglesia local.

13020530_983445975057629_1579143391_n

Por su parte, su hermano Alberto decidió su vocación cuando aún era joven: como un buen ciudadano de Pagani, no tuvo dudas en decidir por los Redentoristas, hasta ahora ha vivido su misión en la parroquia, en la solidaridad de la Misión Redentorista en Madagascar, y en las misiones populares en el sur de Italia.
El último en seguir la vocación redentorista ha sido Mario. Su camino ha sido muy especial: compartió muchas experiencias en la pastoral juvenil y Vocacional redentorista, mientras que trabajaba en la tienda de sus padres, así fue entonces que Dios lo llamó para el orden de los Frailes Menores, en un primer momento. Pero, evidentemente, San Alfonso no quería perder la confrontación … y así fue que Mario vuelve llamando a la puerta de la Provincia de Nápoles, donde ha completado sus estudios, vivió casi dos años en la parroquia redentorista de Palermo, y el sábado pasado llegó hasta el altar Dios, ordenado por el obispo de Nocera – Sarno, Mons Giuseppe Giudice. El evento contó con la participación de muchos fieles, pero también de los hermanos de la Provincia romana y napolitana, además de los dos Consejeros extraordinarias del Gobierno General: Juventius Andrade y Alberto Eseberri.
Felicidades P. Mario! Y gracias familia Ceneri, por enseñarnos la lección más importante: es la familia el lugar donde se preparan y maduran las vocaciones para el Reino de Dios.

Serafino Fiore

3Y0A6511

Print Friendly, PDF & Email

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here