VIII Encuentro de jóvenes redentoristas en formación provincia de América Central

0
620

“Joven, Cristo vive y te quiere vivo”

“¡Qué alegría es ver a los hermanos reunidos!

Nada mejor para describir la alegría de reencontrarnos cómo familia Redentorista para vivir la fraternidad, la hospitalidad, la identidad Redentorista. Este VIII encuentro tenía como objetivo central profundizar la Exhortación Apostólica “Christus Vivit” del Papa Francisco, que dio un plus a nuestra vocación misionera, pues nos motivó a lo largo del encuentro a creer que somos “el ahora de Dios”, palabras que también nos recordó el Padre Jesús María Rojas Quesada, Superior Provincial, en la Misa de apertura.

Del 16 hasta el 21 de julio del año 2019, estuvimos reunidos en la casa de formación del Juniorado San Alfonso, en San Salvador, El Salvador. En el encuentro participamos 26 jóvenes provenientes de las tres casas formativas: Año Introductorio (Casa Gaspar Stanggassinger) Las Trojes Honduras, Postulantado San Clemente, San José Costa Rica y Juniorado San Alfonso, San Salvador, El Salvador. también estuvieron presentes nuestros hermanos juniores de Perú Norte y los juniores que están en su experiencia de año de pastoral.  Nos acompañaron en el encuentro los padres Guillermo Hernández, socio formador del Seminario San Celemente y del P. Jesús María Rojas Quesada, Superior Provincial.

En este VIII encuentro a diferencia de los anteriores, los temas fueron impartidos por los mismos estudiantes, que de forma eximia nos transmitieron lo más importante de la temática para esos días.

  1. Introducción de la Exhortación “Christus Vivit”
  2. Capítulo III – Jóvenes: ustedes son el ahora de Dios.
  3. Capítulo VIII – La Vocación
  4. Capítulo IX – El Discernimiento

En general, en estos temas se vio, la importancia de la juventud hoy, como instrumentos para transmitir a Cristo como esperanza para un mundo sumido en la incredulidad y que para esto debemos ser jóvenes que transmitan alegría, mostrar que la vida religiosa tiene rostro feliz, se nos manifestó que esta juventud tiene que escuchar el llamado que Dios le hace para ser colaboradores de su proyecto de amor, pidiendo como requisito un corazón generoso en la entrega y hacer de lo ordinario algo extraordinario como camino de santidad.

Los espacios de convivencia hicieron más fuertes los lazos de hermandad, se vivieron momentos de mucho gozo y nerviosísimo tanto en los momentos del deporte como en los concursos de canto y video vocacional y es algo digno de valorar, pues todas las casas se esmeraron para dar lo mejor en cada una de las actividades asignadas, prueba de ello quedó demostrado en la noche cultural, donde se vio la destreza en los bailes típicos, los cantos y lo propio de cada país.

La creatividad también se hizo presente en los momentos de espiritualidad que fueron dirigidos por las casas de formación, se presentaron signos dentro de la Santa Eucaristía que estuvo enfocada en la vida de San Alfonso, San Clemente y el beato Gaspar Stanggassinger. Las homilías tanto del Padre Jesús María Rojas Quesada, superior Provincial y del P. Guillermo Hernández, marcaron la pauta del día. Un aspecto importante para esto fue el silencio, el conocerse, dejarse tocar por Dios y pedir la luz del Espíritu Santo para escuchar, discernir y responder al llamado que Jesús nos sigue haciendo en esta amada congregación. No está de más decir que los temas impartidos nos pusieron de cara a nuestro sí para que siga siendo gozoso y seguir renunciando a una propuesta parcial de vida y de esta manera acoger una propuesta mayor que Dios nos ofrece dándonos su Espíritu para conseguirlo en plenitud y así dar sentido a nuestra vocación misionera.

Podemos decir que este VIII encuentro nos dejó una grata experiencia, el cambiar de ambiente siempre es saludable para todos, pues lo rutinario nos consume muchas veces, por eso podemos decir que estos días nos ayudó a renovar no solo nuestro sí, sino también las fuerzas para seguir creyendo y para continuar el camino, sabiendo que somos el hoy de la Congregación, y que está en nuestras manos el discernimiento y la respuesta libre de amor, al llamado que Dios nos hace, como un regalo para nuestra realización personal y bien de la Provincia al Servicio de la Santa Madre Iglesia en esta amada congregación.

Con cariño y afecto, en Cristo y María.

Javier Taylor
Selvin María

San Salvador, El Salvador, 25 de agosto de 2019.

Print Friendly, PDF & Email