Fiesta de Pentecostés: Mensaje del Superior General, Padre Michael Brehl, C.Ss.R.

0
1058

Roma, 30 de mayo de 2020
Vigilia de Pentecostés

Queridos Cohermanos, Hermanas Laicas Misioneras y Asociadas,

El domingo, celebramos la gran fiesta de Pentecostés y la llegada del Espíritu Santo sobre los seguidores de Jesús. Después de presenciar su Ascensión, “Los Doce” regresaron a Jerusalén, y se reunieron con María, la Madre de Jesús, y con los otros discípulos, tanto hombres como mujeres. Se dedicaron a la oración y a la comunidad. Esperaron con expectativa esperanza, recordando la promesa de Jesús:

“Recibirán el poder cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes; y ustedes serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra “. (Hechos 1, 8).

Para San Alfonso, estos nueve días entre la Ascensión y Pentecostés son el origen y la más importante de todas las Novenas, porque esta primera Novena fue celebrada por María y los Apóstoles en oración constante y expectante. La efusión del Espíritu Santo transformó a este pequeño grupo de discípulos temerosos en una banda cada vez mayor de evangelizadores audaces y valientes.

Quizás este año, podamos identificarnos con María y los Apóstoles de manera más personal y concreta de lo habitual. Al igual que ellos, muchos de nosotros hemos pasado Cuaresma y Pascua en cuarentena, reunidos en pequeños grupos junto con María, en oración, servicio y esperanza expectante. La pandemia del Coronavirus ha impuesto restricciones a nuestro movimiento y nuestro ministerio a diferencia de cualquier otro que hayamos experimentado antes. ¡Pero estas restricciones no han “contenido” nuestra misión! Inspirados por el Espíritu Santo, hemos emprendido iniciativas creativas y emocionantes que implementan todos los medios a nuestra disposición: televisión y radio, redes sociales y correo electrónico, internet y videoconferencias. Muchos de nosotros también escribimos cartas anticuadas e hicimos llamadas telefónicas más frecuentes a otras personas que podrían estar aisladas.

Nuestras comunidades, nuestros colaboradores laicos y nuestras familias no se libraron del impacto de esta pandemia. Hasta donde yo sé en este momento, 10 cohermanos murieron de Covid-19. Al menos 20 cohermanos más están infectados, aunque muchos se han recuperado por completo. He recibido informes de algunos Laicos Misioneros, Asociados y muchos miembros de la familia que han muerto o se están recuperando de Covid-19. Este contagio es mundial. Aunque muchos provinciales me han pedido que no identifique sus Unidades o personas que han muerto o están infectadas, puedo decir que este contagio se ha extendido por todo el mundo y ha afectado a nuestra Familia Redentorista en muchos países y continentes diferentes.

¡Y este contagio y pandemia no ha terminado! Aunque las restricciones se están suavizando en muchos países, en otros apenas comienzan a experimentar el impacto de esta pandemia. Continuamos profundizando nuestra solidaridad con todas las víctimas, sus comunidades y sus familias. ¡Que crezcamos en solidaridad con todo el mundo herido!

El Papa Francisco nos recuerda que este contagio de infección con el coronavirus puede conducir a un contagio de miedo, de aislamiento, de “autoprotección”. Él nos llama a acoger el “contagio” del Espíritu Santo, un contagio de oración y servicio, de solidaridad y acogida. Creo que San Alfonso y San Clemente se harían eco de esa llamada.

Este Pentecostés, reunidos en oración con María y los Apóstoles, junto con San Alfonso y San Clemente y con todos nuestros santos, beatos, mártires y hombres y mujeres santos, que el Espíritu Santo nos dé la gracia de ser testigos proféticos y auténticos. del Redentor: en solidaridad por la misión en nuestro mundo herido!

En Cristo nuestro Redentor,

Padre Michael Brehl, C.Ss.R,
Superior General

Se puede descargar la carta en formato PDF: Pentecostés 2020

Print Friendly, PDF & Email