Los Voluntarios de la Misión Juvenil

0
147

(Filipinas) – Cuando estábamos planeando la Misión Parroquial en Balabagan, Lanao del Sur, nuestra principal preocupación no era la seguridad porque es una comunidad de mayoría musulmana y no por las restricciones de los protocolos de salud. A estas situaciones ya se les habían dado las medidas necesarias y ya conceptualizadas. La principal preocupación era: ¿quién estará en el equipo de la misión? De hecho, solo había dos jóvenes sacerdotes redentoristas y un laico misionero experimentado y la posible participación de tres seminaristas. Aún así, este número no era suficiente.

Para responder a esta gran preocupación, necesitamos la presencia de los Jóvenes Voluntarios de la Misión. ¿Por qué los jóvenes? Los jóvenes pueden adaptarse con facilidad y se caracterizan principalmente por su voluntad de aprender y conocer.

Esperábamos tener dos o tres Jóvenes Misioneros Voluntarios. Sin embargo, tan pronto como comenzamos la misión parroquial, obtuvimos dos voluntarios de tiempo completo, dos a tiempo semi-completo y 2 voluntarios de medio tiempo de la misión juvenil. Llegamos a tener un total de seis. Esto fue más que suficiente.

De los seis, tenemos a Mimi, profesora de profesión. Ella renunció a su carrera docente en línea unas semanas antes de que comenzara la misión. Mimi es un miembro activo de nuestro Ministerio Juvenil Redentorista que ya está sirviendo y ayudando a RYM-Iligan durante su tiempo libre.

Estaba Pearllyn, conocido por muchos como La Ling. Es licenciada en Turismo, líder de coro, mitad Meranaw, mitad cristiana y habla Meranaw con fluidez. Ella y Mimi fueron nuestras voluntarias de tiempo completo y las princesas del equipo.

Tenemos a Charles, un estudiante universitario y seminarista universitario entrante de la Prelatura de Marawi. Es bastante tímido pero brillante, sensible a las necesidades del equipo y confiable. Con él estaba Darwin, también estudiante universitario, quien se convirtió en consejero familiar. Es seguro e inteligente, cuyos potenciales y talentos están a punto de ser descubiertos. Ambos fueron nuestros voluntarios de tiempo completo. Aunque se esperaba que se unieran a nosotros los fines de semana después de las clases en línea, han estado con nosotros la mayor parte del tiempo. Sin embargo, esto no afectó sus estudios, pero pudieron administrar bien su tiempo.

También tenemos dos profesores con nosotros. Sir Jeorge es un maestro de primaria. Es un maestro muy demandado por los padres por la calidad de la enseñanza que imparte a sus alumnos. Viene con paciencia y mucha comprensión. También estaba Sir John, un amigo durante mis años de noviciado. Él es un ex seminarista de los Misioneros de Jesús y ahora profesor de secundaria.

La Misión Parroquial de 3 meses no sería posible, animada y fructífera sin la presencia de estos seis jóvenes Voluntarios de la Misión Juvenil dotados, talentosos y desinteresados. Cada uno de ellos ha dado no solo lo mejor de sí mismo, sino todo su ser para esta misión.

Entonces, estar con ellos me ha brindado tres experiencias maravillosas que me gustaría resaltar.

En primer lugar, fue una experiencia divertida estar con estos chicos. Nuestras sesiones de estudio grupal, tareas de cocina y lavado de platos, prácticas y simulaciones de módulos estuvieron llenas de risas. Siempre hemos encontrado el lado brillante de nuestro trabajo y ministerio. No nos hemos limitado solo a dar sesiones y encuentros de oración y sacramentos a la gente, también hemos pasado tiempo juntos recolectando helechos jóvenes para ensaladas, escarbando boniatos, abriendo cocos, comiendo y jugando, cantando y recitando.

En segundo lugar, fue una experiencia llena de espíritu estar con ellos. Sabemos que el espíritu aporta creatividad, frescura y juventud. Mucha creatividad compartida y descubierta también desde la decoración del altar hasta la presentación de las formas y la entrega de los discursos. La sola presencia de estos Jóvenes Voluntarios de la Misión aporta esa frescura y juventud a la misión. En tercer lugar, estar entre ellos fue una experiencia plena de Dios. La misión en sí con la presencia de la gente y estos Jóvenes Misioneros Voluntarios, fueron las mismas oportunidades para mí de encontrarme con Dios. “Dios es joven; Siempre es nuevo ”, como dijo el Papa Francisco. A pesar de nuestras limitaciones e imperfecciones, Dios hace de nosotros cosas maravillosas. Esto fue lo que vi entre los Jóvenes Misioneros Voluntarios por el deseo de cambio, la espontaneidad y la vida.

De estas experiencias satisfactorias, hay dos lecciones que he aprendido como sacerdote misionero y como ministro de la juventud.

Primero, permitir que los jóvenes hablen y digan lo que piensan y lo que brota de sus corazones. Esto les da a los jóvenes un espacio para ser creativos, ingeniosos y sensibles a su entorno y comunidad. Sus pensamientos e ideas, no importa cuán ingenuos, escasos y limitados sean, pero esas son formas de expandir su horizonte y descubrir más sobre sí mismos y los demás.

En segundo lugar, aprender con ellos y convertirse en un coaprendiz con ellos. Esto no disminuye la dirección de un líder de equipo, sino que mejora el proceso de aprendizaje de las cosas. Esto ayuda al equipo a revelar lentamente sus dones y talentos, afirmarse y corregirse mutuamente.

Jom Baring, CSsR – Coordinador de misión

Coordinadora Provincial RYM (Pastoral Juvenil Redentorista)
Provincia redentorista de Cebu

Print Friendly, PDF & Email