Denver: trigésimo aniversario de la fundación de Casa San Alfonso

0
276
El padre Mike McAndrew con muchos de los hombres que han sido parte de la familia Casa San Alfonso desde los primeros días de 1991. Gildo Villegas (extrema derecha) fue uno de los padrinos del ministerio y un importante partidario de la comunidad de Casa. Seis de estos hombres vivieron durante un tiempo en nuestra comunidad; cuatro de ellos eran estudiantes de secundaria en ese momento.

En la fiesta de San Alfonso, pasé uno de los mejores días de mi vida como redentorista. Desde hace más de un año, algunos exalumnos de Casa San Alfonso han estado pensando en tener una reunión. Este año marca el trigésimo aniversario de la fundación de una iniciativa juvenil redentorista en Denver. Queríamos entrar en el mundo de los jóvenes en un barrio del centro que sufre de pobreza, actividad de pandillas, la tentación de las drogas y la falta de oportunidades.

Queríamos que los jóvenes conocieran su bondad y dignidad, y las tradiciones de su fe católica. Queríamos ayudar, pero teníamos que comprender realmente sus necesidades.

Cuando comenzó Casa San Alfonso en 1991, sabía muy poco español. Padre Enrique Lopez, C.Ss.R. dijo: “Si quieres trabajar con mi pueblo, debes conocer las costumbres, la fe y las luchas de mi pueblo. Si no quieres caminar con mi gente, no te preocupes por aprender español ”.

El padre Patrick Keyes, el padre Andy Miklusicak y yo iniciamos Casa San Alfonso para caminar con los jóvenes de nuestro vecindario. Queríamos que los jóvenes mostraran su bondad. Creíamos en los jóvenes. En lugar de tener programas y planes para el ministerio, queríamos entrar en la vida de los jóvenes si nos dejaban entrar.

La casa era una casa de acogida. La mayoría de los jóvenes que vinieron a nuestro hogar eran chicos de entre 16 y 25 años. Todos eran inmigrantes o hijos de inmigrantes. De cada diez llamadas recibidas a la Casa, nueve eran en español y la otra era un número equivocado. Queríamos que creyeran que Casa San Alfonso era su hogar. Muchos volvían a casa con regularidad e invitamos a algunos a vivir con nosotros. Los vecinos trabajaron, fueron a la escuela y ayudaron con la hospitalidad de la casa. Rezaron con nosotros y ayudaron con la pastoral juvenil en la parroquia de San José. Seis eran lo suficientemente jóvenes para ir a la escuela secundaria. Todos graduados. Otros han obtenido un diploma de escuela secundaria o han estudiado inglés y han buscado una formación profesional. Sobre todo, han adquirido respeto por sí mismos, respeto por los demás y amor por sus tradiciones religiosas.

Los Redentoristas de Casa San Alfonso han descubierto las esperanzas, los sueños y el amor de los jóvenes que demasiados temen y juzgan con dureza. Hemos descubierto que la evangelización depende de personas que experimentan amor, confianza, perdón, bondad, oración, esperanza y consuelo cuando vienen las pruebas.

1 de agosto: Día de la Gratitud
Más de cuarenta jóvenes que hicieron de la Casa San Alfonso su hogar entre 1991 y 1996 acudieron a la Iglesia de San José para celebrar el trigésimo aniversario de la Casa. Vinieron con sus cónyuges e hijos, quienes escucharon historias sobre sus padres que nunca antes habían escuchado. Gildo y Lucy Villegas fueron nuestros compañeros en el ministerio. Los llamábamos “padrinos” de Casa San Alfonso. Sorprendieron a nuestra familia en Casa San Alfonso al quedarse con nosotros hasta que se fueron las últimas personas. También vinieron otros adultos que ayudaron en la pastoral juvenil de la Casa y Parroquia de San José. Varios padres vinieron a agradecernos por estar presentes con sus hijos en años difíciles de sus vidas. Lo mejor fue escuchar las historias de lo que hicieron los jóvenes de Casa San Alfonso en su vida después de la Casa.

El grupo que se reunió para la reunión de la Casa San Alfonso en Denver, menos los que se fueron hoy.

El día comenzó con una misa en la iglesia de San José. Hubo visitantes sorpresa a la misa. Una familia que estuvo muy activa en nuestro ministerio en Greenwood, MS se mudó a Denver después de que dejamos Greenwood. El padre Steve Nyl celebró su boda en 2003. Otra pareja de Garden City, KS, estuvo en Denver ese fin de semana. Esa mañana decidieron ir a misa en St. Joe’s y se sorprendieron bastante de que se celebraba esa misa. Sergio y Rosie Aguilar eran misioneros laicos que viajaron con el P. Bob Simon y yo en nuestro equipo misionero bilingüe en 1998-99. Estuvieron involucrados en el ministerio con los Redentoristas cuando estábamos en la diócesis de Dodge City en Kansas.

Después de la misa, hubo un picnic en un pequeño parque cerca de la iglesia. Buena comida y gente se quedó en el parque desde el mediodía hasta las 8 pm. Fue agradable escuchar los recuerdos de los días de la Casa. Más impresionante fue la alegría de escuchar las historias de sus vidas y de sus familias, y darse cuenta de cuántos son muy activos en la Iglesia. El nuevo párroco de la parroquia de San José es el obispo auxiliar jubilado Jorge Rodríguez. Después de hablar con él sobre la Casa, dijo que probablemente no conocería a muchas de las personas de nuestro grupo. Se sorprendió por la cantidad de personas que conoce y dijo que hay buenos líderes laicos en la arquidiócesis de Denver.

A lo largo del día la gente ha estado pidiendo información sobre: ​​el p. Tony (juez), p. Patrick (Keyes), p. John (Fahey Guerra), p. Larry (Luján), p. Greg (mayo) y Marco (Cipolletti). Nunca usaron apellidos. Si bien fui el único redentorista presente en la reunión, quiero que todos los redentoristas sepan la gratitud que esta comunidad tiene por nuestra presencia en sus vidas. La casa solo ha estado abierta durante cinco años, pero vive en una comunidad muy agradecida.

por Mike McAndrew, C.Ss.R. (Cortesía de Denverlink, Update 27.08.2021)

Print Friendly, PDF & Email