Entrevista a Dom Vicente de Paula Ferreira, C.Ss.R.

0
191
Dom Vicente de Paula Ferreira, C.Ss.R.

Tomando el plan de Dios, respondiendo con amor a cada paso exigente que la vida presenta en el camino, teniendo cuidado con las heridas de las personas que sufren. Este es el compromiso que asumió en su vocación el Obispo Auxiliar de Belo Horizonte, Dom Vicente Ferreira, C.Ss.R., aceptando la llamada del Redentor, y que actualmente lidera su ministerio episcopal. El legado de San Alfonso lo inspira y anima a abordar temas complejos y a tomar la Ecología Integral como el signo más reciente de su trayectoria en la vida de la Iglesia. Después de haber cumplido 25 años de sacerdocio, el 16 de noviembre, Dom Vicente comparte un poco de su historia vocacional con los lectores de Akikolá y deja un mensaje: en nombre de Dios, sigamos luchando contra toda forma de prejuicio, violencia e injusticia. !

¿Puede contarnos sobre su llamado vocacional y su elección hacia la Congregación Redentorista?

Vengo del pequeño barrio de Araraí, en Alegre (ES). Nací el 27/10/1970. Crecí en una pequeña familia de agricultores. Tres cosas marcaron fuertemente mi infancia y adolescencia. Trabajo en el campo, estudios primarios y el camino de la Iglesia. Participé en la dinámica de los círculos bíblicos, las oraciones familiares y las celebraciones de la iglesia. Al escuchar la Rádio Aparecida, único medio de comunicación que teníamos, sentí el primer despertar vocacional, con el anuncio “Ven y sé misionero redentorista, para llevar el Evangelio a los más pobres y abandonados”. A partir de ese momento comencé a decir que quería ser sacerdote y seguí a los Redentoristas de la Provincia de Río, recuerdo que mis padres me apoyaron mucho y también fuimos a buscar al cura en la Parroquia de Alegre, pero la correspondencia con el Secretariado Vocacional Redentorista, Campos / RJ y Juiz de Fora / MG, a pesar de las distancias, fue muy eficiente. En otras palabras, para un chico de campo pobre, que le respondieran sus cartas, viviendo tan lejos de las ciudades, significaba mucho más que una señal de aceptación. Y esto me hizo muy feliz. A partir de ahí, realicé todo el seguimiento y el proceso de formación redentorista, llegando a ser ordenado sacerdote el 16/11/1996, en la sede de Nossa Senhora da Penha, en Alegre (ES).

Ha tenido el cargo de Superior de la Provincia de Río durante tres períodos consecutivos, además de otras responsabilidades. ¿Cómo fue actuar en ese momento como misionero redentorista en la provincia?

Inmediatamente después de la ordenación, pasé un corto tiempo como promotor vocacional en Belo Horizonte. Era una opción que acababa de hacer la Provincia. No hubo nadie involucrado exclusivamente en este trabajo. Fue una aventura inaugural. Poco después estuve 5 años en Coronel Fabriciano (MG), como formador de la SPES (Síntese Pessoal de Experiências Subjetivas), colaborando también en la pastoral y en la Rádio Educadora. Después de 3 años como formador en la CVSA (Comunidad Vocacional de San Alfonso), en el bachillerato, fui elegido Provincial por tres mandatos consecutivos. Un papel que desempeñé desde 2005 hasta finales de 2014. Fue un período de aprendizaje y responsabilidad. Era relativamente nuevo y estaba reemplazando a grandes sacerdotes como el padre Dalton Barros de Almeida. Lo que me ayudó mucho fue la forma corresponsable de ejercer mi responsabilidad. En otras palabras, los consejos, los equipos de formación, los párrocos, los misioneros, los laicos redentoristas, la administración me ayudaron mucho. Esta comunión sinodal, el caminar juntos, ha marcado mi ministerio. Destaco también toda la excelente formación académica que recibí en la Provincia de Río, que creó en mí un corazón que ha aprendido sobre la vida y los libros. Por eso, mientras ocupaba el peso de muchos compromisos, viajando por Brasil y el mundo, logré organizarme y emprender una larga carrera. Fue durante este tiempo que obtuve mi maestría y doctorado en la Universidad Federal de Juiz de Fora. Cuando fui nombrado obispo en 2017, era formador de estudiantes de teología en Belo Horizonte y había completado una pasantía postdoctoral en Teología en la FAJE (Facultad Jesuita).

¿Qué rasgo redentorista más evidente lleva consigo que lo anima a ser solidario y tan activo en temas políticos y socioambientales, en nombre de las personas que sufren?

San Alfonso inspira mucho mi vida. Su herencia intelectual, artística, pastoral y espiritual. El éxodo que experimentó del centro a la periferia siempre me ha llamado la atención. Dejó sus comodidades en Nápoles para vivir en Scala, cerca de los pastores. No puedo comprender la gigantesca obra de este Doctor de la Iglesia sin verlo profundamente unido a la gente sencilla. Sus pensamientos surgieron de los territorios donde sus pies habían caminado. Este cristianismo encarnado, inmerso en las heridas de los pobres y de la tierra, me anima a afrontar hoy cuestiones tan complejas. Estos problemas socioambientales, profundizados por el magisterio del Papa Francisco, me desafían a mí y a mi ministerio episcopal todos los días. La Ecología Integral de alguna manera marca un camino de conversión en mi vida. No tengo ninguna duda de que es la profecía de los nuevos tiempos.

¿Cuáles son sus funciones actuales como obispo auxiliar de Belo Horizonte?

Soy responsable de la Región Episcopal de Nossa Senhora do Rosário, en Vale do Paraopeba, con sede en Brumadinho. Lugar de misión continua. Sigo de cerca a las comunidades afectadas por la tragedia / crimen de Vale, con el colapso de la presa de la mina Córrego do Feijão, que mató a 272 personas y destruyó la cuenca de Paraopeba. Esta realidad, aunque local, revela nuestros dramas globales. Por eso, he participado en muchos encuentros, redes nacionales e internacionales. También soy el animador del Vicariato Episcopal para la Acción Social, Política y Ambiental, la Secretaría de la Juventud Arquidiocesana, la Secretaría de Vida Religiosa Consagrada. Coordino la Comisión Misionera y el Grupo de Trabajo de Ecología Integral y Minas de la Región 2 y soy miembro de las Comisiones de la CNBB de Ecología Integral y de Cultura y Educación.

¿Nos deja un mensaje a los lectores de Akikolá?

“¡Copiosa Apud Eum Redemptio!”.
Como bautizados, seguimos un hermoso plan de vida que es Jesucristo. Considero que el elemento más importante de este camino es el mandamiento del amor. Por eso he elegido como lema de mi ministerio episcopal “La caridad no se acabará nunca” (1 Co 13,8). En cada elección de vida que hacemos, vale la pena vivir inspirados por ese amor. Es un maravilloso regalo de Dios que merece nuestra respuesta en cada etapa de nuestra vida. Es muy hermoso cuando nos entregamos por amor al Reino de Dios, más aún en nuestros días, en esta época en particular. Un grande agradecimiento, gracias a todo el equipo de Akilolá y a los queridos lectores, por sus oraciones y amistad. Seguimos luchando contra toda forma de prejuicio, violencia, injusticia, en nombre del Dios de la vida. Y María, nuestro Perpetuo Socorro, nos sostiene sobre todo cuando afrontamos los peligros de nuestra misión.

Brenda Melo, Periodista, Revista Akikolá – Noviembre/2021
Provincia de Rio

Print Friendly, PDF & Email