Saludo de año nuevo del Superior General en la solemnidad de María, Madre de Dios

0
741

Roma, 1 de enero de 2022
Solemnidad de María, Madre de Dios

Estimados cohermanos, hermanas y colaboradores laicos en la misión:

En esta solemnidad de María, que es también el primer día del Año Nuevo, os saludo con bendiciones de esperanza y alegría. Hoy es también el Día Mundial de Oración por la Paz, y rezamos con el Papa Francisco, toda la Iglesia y todas las personas de buena voluntad, por la paz que solo Dios puede traer a nuestro mundo herido. Que podamos cooperar con Dios estableciendo las condiciones que hagan posible esta paz para todos, especialmente para los abandonados y los pobres.

Para muchos de nosotros, el 2021 ha sido un año difícil y desafiante, quizás como cualquier otro año, bendecido con esperanza y alegría, pero también tocado por el sufrimiento y la decepción. La pandemia sigue afectando a millones de nuestros hermanos y hermanas. Los devastadores efectos del cambio climático nos amenazan a todos. Y muchas naciones todavía viven con conflictos armados y violencia.

Al mismo tiempo, el 2021 ha sido testigo de esfuerzos heroicos para cuidar a quienes corren mayor riesgo. Las vacunas han abierto nuevas posibilidades para la salud y la recuperación. Quizás la humanidad finalmente haya despertado a la crisis climática y la necesidad de un cambio fundamental. Muchos de nosotros también hemos experimentado grandes momentos de bendiciones personales.

Estamos en el umbral del 2022. Quizás también nosotros nos preguntamos cómo será este año, para nosotros y para nuestro mundo herido.

Para la Familia Redentorista, es el año de nuestro 26º Capítulo General, para el que ya nos estamos preparando. En enero, la primera de las Reuniones de la Primera Fase, para África y Madagascar, se llevará a cabo en línea debido a las restricciones impuestas por la pandemia. A esto le seguirán las Reuniones de la Primera Fase para Europa, América Latina-Caribe, América del Norte y Asia-Oceanía. ¡Continúen orando y prepárense para estas reuniones! Vuestra participación es muy importante. Y, por supuesto, la Fase Canónica se celebrará en Roma del 11 de septiembre al 7 de octubre.

Sin embargo, el Año Nuevo, como nuestra vocación a la Familia Redentorista, se vive plenamente en las comunidades locales, día a día. Continúa cada día a dar testimonio del Redentor en el mundo herido que llamas “hogar”. Que tú, como María en el evangelio de hoy, atesores todo lo que sucede, medita en tu corazón y reconoce cómo Dios está presente entre nosotros cada día.

¡Les deseo a todos un bendito año nuevo!

En Cristo nuestro Redentor,

Michael Brehl, C. Ss. R.

Copiosa Apud Eum Redemptio.

Print Friendly, PDF & Email