Brasil, profesión perpetua: “Amar y servir como hermanos redentoristas”

0
486

El Santuario Nacional de Nossa Senhora Aparecida acogió, en la noche del pasado sábado (30 de abril de 2022), el momento más esperado por los Misioneros Redentoristas hermano André Luiz Silva Oliveira y hermano Marco Lucas Tomaz: la celebración de la profesión perpetua de los votos de castidad, obediencia y pobreza en la Congregación del Santísimo Redentor.

La ceremonia celebrada en el Altar Central estuvo presidida por el Superior General de la Congregación Redentorista, Padre Michael Brehl, C.Ss.R. Estuvieron presentes los representantes de la Conferencia de América Latina y el Caribe que se encuentran en Aparecida para la realización de la primera fase del 26º Capítulo General.

En su homilía, el superior general destacó la llamada de los Hermanos y la compañía de la Virgen María en sus caminos de fe.

“Este es también el llamado para vosotros, André y Marco Lucas, a convertiros en hermanos de todos, a dar testimonio del amor universal, de la fraternidad universal, a convertiros en hermanos de todos, de los pobres, de los abandonados, de los pequeños. La mejor noticia de todas: María no es solo su modelo a seguir e inspiración. Ella es mucho más. Ella es la compañera en vuestro camino de fe. Ella te dice: Yo soy tu madre y tu Perpetuo Socorro”, dijo el p. Michel Brehl.

Después de los votos, los Hermanos Redentoristas recibieron la bendición y la entrega de la Cruz Misionera, que recuerda al misionero que debe anunciar abundante redención a todos los pueblos, mostrando al mundo cuánto nos ha amado Dios.

Dirigiéndose a André Luiz y Marco Lucas, el P. Marlos Aurélio da Silva, C.Ss.R., Superior Provincial de la Provincia Redentorista de São Paulo, agradeció:

“Nuestro eterno agradecimiento, porque como jóvenes, llenos de talentos y dones, os ponéis al servicio de nuestra familia misionera, al servicio del pueblo de Dios, de modo muy especial, de los pobres más abandonados, de los muchos heridos de nuestra sociedad y de nuestro tiempo. Que Dios siga bendiciendo vuestras vidas, haciendo que estos talentos que ya habeis recibido y que quereis compartir con todos nosotros den fruto en los dones”.

(a12.com)