Charles de Foucauld y Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

0
353

El 15 de mayo, en el Vaticano, el Papa Francisco canonizó a 10 beatos. Entre estos Charles de Foucauld, “Hermano Charles”. “En él podemos ver a un profeta de nuestro tiempo, que supo sacar a la luz la esencialidad y la universalidad de la fe”, dice el Santo Padre, dirigiéndose a quienes han elegido continuar la obra de quien dedicó su vida en África, a los pobres, a la oración y la meditación.

San Carlos de Foucauld tenía una fuerte devoción mariana. Consciente de su pobreza espiritual, habiendo entrado en el camino de la conversión, pidió la protección y guía de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, esperando recibir por su intercesión la gracia de discernir la voluntad de Dios y seguir más de cerca a Jesucristo.

Durante su estancia en Roma en 1896, el Hermano Carlo visitó la iglesia de Sant’Alfonso y rezó frente al Icono. Da cuenta de ello en una carta a Pere Jerome:

Llegamos a Roma… Primero fuimos a Santa Maria Maggiore y luego a la iglesia de Sant’Alfonso, donde hay una imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, ¡título que le sienta tanto a la Santísima Virgen! ¡Tanto necesitamos de su Perpetuo Socorro, nosotros que somos tan débiles y que tropezamos siempre!

Desde hace mucho tiempo, y especialmente desde hace tres años, estoy bajo su especial protección. Así es como sucedió. Hace tres años tuve muchas dificultades con mi vida interior, miedos, ansiedades, periodos de oscuridad. Quería servir a Dios; Tenía miedo de ofenderlo. No podía ver las cosas directamente, sufrí mucho así. Me puse de todo corazón bajo la protección de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Le pedí que guiara mis pasos como ella había guiado los del Niño Jesús, y que me guiara en todo hacia Jesucristo para consolar en lo que pudiera el corazón de Jesús que nos ve y nos ama.

Por eso fue muy precioso para mí estar bajo la imagen de nuestra Madre tan querida y buena en mi primer día, en mi primera hora, en un momento de gran dolor, sin saber dónde refugiarme, temiendo ser engañado por el maligno.

Me acordé del corazón de la Madre del Perpetuo Socorro, y me confié a ella, como su hijo, como su propiedad. Le rogué, a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, que me tomara como Jesús cuando era niño y me hiciera ser y hacer, no lo que yo quisiera ser, sino lo que ella misma quisiera para mayor gloria de su Hijo, según a su voluntad y conforme a lo que le decía su corazón.

Desde entonces me he entregado a ti, Madre del Perpetuo Socorro.

Charles de Foucauld rezaba a menudo a la Santísima Virgen María con este título y le encomendaba su primera fraternidad como Madre del Perpetuo Socorro. Él mismo había pintado una imagen de ella, copiando el Icono original. Esta foto se conserva en el Convento de las Clarisas de Nazaret (ver nota en el sitio web charlesdefoucauld.info)

Madre mía buena, Madre del Perpetuo Socorro, en quien confío y me consagro a ti ahora, como hace algunos años, me has ayudado tanto, guárdame y guíame fielmente.

Madre mía queridísima, mantenme siempre cerca de ti en la presencia de Jesús y de José.

Concédeme el perpetuo socorro de tu omnipotente auxilio y la gracia de pedirlo incesantemente… Me entrego, me dedico, me consagro a ti; Me encomiendo a tu cuidado como un niño pequeño e indefenso; déjame hacer lo que quieras; Me abandono a ti como un niño en tus brazos; lo único que te pido es que hagas la voluntad de tu Hijo en cada momento de mi vida para consolar Su Corazón tanto como sea posible en cada momento de mi vida.

Custodia mi corazón y haz que la tarde, el día y siempre, esté cerca de Jesús, que pueda estar junto a ti y a José en tu casita de Nazaret, consolando en lo posible el Corazón de Jesús; y que podamos compartir sin cesar tu amor, tu contemplación y tu adoración a Nuestro Señor, por Él y para Él, Amén.
(8.11.1896)

(traducción de P. Sean Walles, C.Ss.R./Scala News)

Print Friendly, PDF & Email