Hemos abierto nuestras puertas a los refugiados de Ucrania

0
408
Padre Kazimierz Piotrowski (izquierda) entrevistado por el hermano Krystian Grabowski

Una entrevista con el p. Kazimierz Piotrowski, CSsR

Desde el comienzo de la guerra en Ucrania, han llegado a Polonia más de 3,5 millones de refugiados. Este número aumenta en varios miles de nuevos que llegan a diario. A menudo son personas desamparadas y abandonadas que necesitan nuestra ayuda y cuidado. Como Redentoristas, enviados principalmente a los pobres y abandonados, tratamos de responder a los signos de los tiempos. Por esta razón, en muchos lugares, abrimos nuestras puertas a quienes huyen de la guerra y atendemos sus necesidades. Así sucedió en Tuchow, donde se encuentra nuestra casa religiosa redentorista y el Seminario Mayor. Hemos dado cobijo a los refugiados en la casa del peregrino. Uno de los coordinadores de esta iniciativa es el Padre Kazimierz Piotrowski, CSsR, quien habla de ello en una entrevista.

Hermano Krystian Grabowski, CSsR: Padre Kazimierz, por favor diga algunas palabras sobre usted.

Padre Kazimierz Piotrowski, CSsR: Al comienzo de mi vida sacerdotal, fui a Ucrania, donde ministré durante 6 años y medio. Allí conocí el idioma y la cultura. Después de regresar a Polonia, trabajé como misionero y durante más de dos décadas estuve a cargo de la economía de la Provincia Redentorista de Varsovia. Después de haber terminado este ministerio, regresé a mi trabajo misionero y estudios científicos.

K.G.: Mientras ministrabas en una parroquia en Ucrania, hiciste amigos y conociste mejor el país. ¿Cuál fue tu reacción ante la noticia de que había comenzado la guerra?

K.P.: Conozco bien la historia y veo la lógica detrás de la guerra. Estas son ciertas cosas que uno puede predecir. La guerra significa refugiados y problemas sociales, económicos y militares. Desde la Segunda Guerra Mundial, ha sido la primera vez que nos enfrentamos a un conflicto armado de tan gran escala. Rusia parece no haber entendido una cosa básica: un hombre no puede ser el gobernante de Europa y chantajear a otros. Conociendo la historia (especialmente del siglo XX), no me sorprende ver lo que está sucediendo ahora.

K.G.: ¿Cuáles fueron tus primeras ideas y planes para ayudar a los refugiados?

K.P.: ¡La más sencilla! Hice llamadas telefónicas a mis amigos para recaudar fondos para comprar medicamentos y proporcionar algunos suministros como ayuda humanitaria lo más rápido posible. Era evidente que un desplazamiento tan grande de millones de personas requeriría mucho dinero para ayudarlos. La sociedad tiene que unirse porque nadie puede asumir el costo de tal empresa solo, y eso es lo que sucedió. A continuación, preparamos todo para recibir a los refugiados en Tuchów. Recibimos a cuarenta y cinco personas de Ucrania. Venían casi todos de las partes orientales donde actualmente hay fuertes combates; Donbas, Kharkiv, Mariupol, Irpin, etc. Son principalmente madres con niños. También hemos organizado cursos de idiomas en polaco: uno en nuestra casa religiosa en Tuchów y el segundo en la escuela primaria en la cercana ciudad de Ciężkowice. Adquirir al menos las habilidades básicas en el idioma ayudará a los refugiados a encontrar y aceptar un trabajo.

K.G.: ¿Quiénes son las personas que ha tomado bajo su techo?

K.P.: Es un grupo bastante grande de personas que están en constante cambio: algunos encuentran trabajo y cambian de lugar de residencia. Hoy, 29 de abril, llegaron a la casa cuatro personas nuevas. Son personas de diferentes edades con diversos problemas y condiciones de salud. Tenemos una mujer ciega; también hay una señora que tiene parálisis cerebral. La mayoría de ellos abandonaron sus hogares en el área de Donbas. Cuando llegaron, se veían muy perdidos, pero con el tiempo empezaron a sentirse cómodos con nosotros. Desde el principio, les insistí en que recordaran que juntos formamos una única familia. El ambiente es perfecto. Los refugiados cooperan; cuidan la casa y se cuidan unos a otros.

K.G.: ¿Cuáles son sus necesidades más significativas? ¿Qué es lo que más esperaban?

K.P.: La gama de problemas y necesidades es amplia. La primera y más importante es la necesidad de seguridad y aceptación, como en una familia. Una sonrisa, una buena palabra y mostrar interés son fundamentales. La mejor cura para una persona es otra persona. Tenemos que organizar medicamentos para algunas personas porque, como mencioné anteriormente, son personas enfermas, por eso cooperamos con los servicios de salud. Ayudamos a los refugiados con cuestiones legales (por ejemplo, obtener un documento válido en Polonia). Hay mucho por hacer, y tratamos de abordar los problemas de cada uno individualmente.

K.G.: Hay muchas cosas que hacer, por lo que se necesitan muchas manos para trabajar. ¿Está la gente dispuesta a involucrarse en este tipo de apoyo? ¿Cuántas personas ayudan?

K.P.: La implicación es excelente. Muchos quieren ayudar hasta con el más mínimo gesto. En cuanto a nuestra casa religiosa, la disposición de apoyo es considerable. Padre Ludwik Łabuda CSsR, quien creció en Ucrania, es muy activo en este trabajo debido a su capacidad lingüística. El párroco ayuda, el hermano Kamil, otros padres y hermanos ayudan de varias maneras. Además, las Hermanas Josefitas, las Hermanas Siervas y los laicos están mostrando su bondad de todas las formas posibles. También hay que recordar la acción organizada antes de la llegada de los refugiados: se recolectó comida enlatada para enviar a Ucrania. Como estamos gestionando ayudas, no nos centramos sólo en el colectivo de los que hemos recibido. Junto con la Provincia Redentorista de Varsovia y ‘Radio Maryja’, estamos organizando la acción de enviar otro lote de alimentos a Ucrania. La respuesta es genial. ¡Todos los gestos de bondad son simplemente hermosos!

K.G.: ¿También te preocupas por las necesidades espirituales de estas personas?

K.P.: Las personas que recibimos pertenecen principalmente a la Iglesia Ortodoxa. Nos aseguramos de que tengan acceso al ministerio espiritual. Les hemos explicado la posibilidad de que reciban los sacramentos en la Iglesia Católica. Nos pusimos en contacto con la Catedral Ortodoxa de Gorlice y organizamos el viaje en autobús para aquellos que querían participar en la liturgia de la Vigilia Pascual, que se celebra según el calendario juliano. También invitamos a Monseñor Roman Dubec para que venga a bendecir la comida y conocer a los creyentes ortodoxos del área de nuestra iglesia. Sabiendo cuán fuertes son las necesidades espirituales, hacemos todo lo posible para satisfacerlas.

K.G.: En el Evangelio, Jesús dice: “Bienaventurados los pacificadores…” – ¿cómo podemos llevar la paz a las personas?

K.P.: Es vital tratar a las personas con amabilidad: ¡no solo en tiempos de guerra sino siempre! A medida que mostramos compasión e interés, comenzamos a conocer a nuestro prójimo. Entonces descubrimos sus necesidades y se abren las posibilidades para realizarlas.

K.G.: ¿Está presente esta dimensión en el carisma redentorista?

K.P.: Los refugiados son personas que se han encontrado en una situación de abandono desde el punto de vista espiritual y material, por lo que no cabe duda de que son a ellos a los que tenemos que acudir. Son personas abiertas y maravillosas; las diferencias religiosas no son un problema. Dios vino al hombre para comprenderlo y mostrarle su cuidado. Al seguir al Redentor, actuamos según su ejemplo.

K.G.: La situación actual está en constante cambio y desarrollo. ¿Cuáles son las perspectivas para el futuro?

K.P.: Ninguno de nosotros conoce el futuro, solo el Señor Dios. Les dije a nuestros invitados: “Observen que la situación actual es difícil, pero también es una oportunidad”.

K.G.: Muchas personas se preguntan de qué otra forma pueden ayudar a los refugiados de guerra. ¿Cuál es tu consejo para ellos?

K.P.: Todo indica que esta guerra seguirá por mucho tiempo. La solidaridad es algo crucial. Cuando hagamos la compra de lo necesario del mercado para una familia, compremos un poco más y lo llevemos a los puntos donde se recoge. Interesémonos en las personas con las que nos cruzamos en la calle; tal vez podamos mostrarles el camino o decirles a qué hora sale el autobús. Comencemos con cosas simples y una buena palabra amable.

Cortesía de “Rodzina Odkupiciela” [La Familia Redentorista], boletín del Seminario Mayor Redentorista de Tuchów, Polonia, n. 2/2022

Print Friendly, PDF & Email