Una respuesta falsa …

0
101
pixabay.com

(del Blog de la Academia Alfonsiana)

La franca denuncia de la guerra como falsa respuesta a los problemas se ha vuelto más acuciante en los últimos meses en el magisterio del Papa Francisco. En Fratelli tutti (nn. 256-262) se reafirma con fuerza, dando nuevos estímulos no sólo a la reflexión teológica, sino sobre todo al compromiso de todos por la paz como condición ineludible para la construcción del futuro.

“La guerra no es un fantasma del pasado, sino que se ha convertido en una amenaza constante. El mundo encuentra cada vez más dificultades en el lento camino de la paz que había emprendido y que empezaba a dar sus frutos” (FT, n. 256). La dureza de lo que está sucediendo, especialmente el riesgo de una catástrofe atómica, hace que el compromiso a todos los niveles sea aún más urgente. En todas sus formas, hay que reiterar que la guerra es siempre una no respuesta a los problemas que se quiere resolver: “Ya no podemos pensar en la guerra como una solución, ya que probablemente los riesgos siempre superen la hipotética utilidad atribuida a eso. Ante esta realidad, hoy es muy difícil sustentar los criterios racionales desarrollados en otros siglos para hablar de una posible “guerra justa”. ¡No más guerra! ” (FT, núm. 258).

Sin embargo, no es posible limitarnos a reiterar declaraciones de principio. La opción incondicional por la no violencia es para los creyentes un requisito indispensable de la sequela Christi y un criterio decisivo de su identidad: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Mt 5, 9). Y es que, antes que ser responsabilidad y compromiso de cada uno y de toda la comunidad, es don y posibilidad nueva anticipada por el Espíritu: debe ser acogida con gozo confiado para moldear la mentalidad y actuar como criterio de discernimiento a todos los niveles.

Creo que es responsabilidad de todos hacer que todo esto quede más claro. Se necesita un nuevo sentimiento social, que se niegue a legitimar actitudes y prácticas inspiradas en la oposición y la violencia: desde las presentes en el lenguaje y los comportamientos cotidianos hasta las relativas a las relaciones entre grupos y naciones. Es ilusorio pensar que podemos decir un no convencido y constructivo a la guerra cuando los estilos de vida no se dejan moldear por la lógica de la reciprocidad, del diálogo, del caminar juntos.

Por ello, es importante compartir el compromiso de rechazar, demostrando su falta de fundamento y peligrosidad social, las pseudojustificaciones, que a menudo se propagan de diversas formas, sobre todo explotando hábilmente las capacidades de los medios: “Fácilmente se opta por la guerra – todavía recuerda el Papa Francisco – poniendo todo tipo de excusas aparentemente humanitarias, defensivas o preventivas, recurriendo también a la manipulación de la información” (FT, n. 258). Más importante, sin embargo, es la propuesta positiva de la cultura de paz, como la única que realmente nos permite construir un futuro auténtico.

Como todos los valores, también la no violencia, para ser efectivamente eficaz, debe convertirse en discernimiento, dando los pasos posibles con confianza. Debe ser una expresión de diálogo y confrontación sincera. Sigue vigente la advertencia de Gaudium et spes: “Será la visión cristiana de la realidad misma la que les oriente, en determinadas circunstancias, a una determinada solución. Sin embargo, otros fieles con igual sinceridad podrán expresar una opinión diferente sobre la misma cuestión, como sucede con bastante frecuencia y legítimamente “(n. 43).

Sabatino Majorano, CSsR
Profesor Emérito de la Academia Alfonsiana

Print Friendly, PDF & Email