Dal Guatemala a Brooklyn, Nueva York

0
705
Migrantes hacia USA

Los Redentoristas del Santuario Parroquial de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Brooklyn están buscando nuevas formas de ser “Misioneros de la Esperanza” para los más abandonados y necesitados. Entre estos se encuentran nuestros feligreses migrantes de México y América Central.

Uno de los gestos de concientización de la Parroquia es la Eucaristía del primer domingo de cada mes a la medianoche para los jóvenes guatemaltecos y guatemaltecas, en su mayoría menores de 30 años.

Este inusual programa se debe a que hace tres años, representantes de la Comunidad Carismática de la Asunción de Nuestra Señora, extensión de la misma comunidad en Sololá, Guatemala, se acercaron a la Parroquia buscando formas de celebrar la Eucaristía dominical. La Comunidad une a las jóvenes guatemaltecas migrantes y sobre todo a los hombres que hacen entregas al restaurante. Los miembros de esta comunidad, que son más de 300 y viven dentro de los límites de la Parroquia, no pueden celebrar la Eucaristía los domingos durante el día debido a sus compromisos de trabajo. Si camina por las calles de nuestra Parroquia, prácticamente todos los mensajeros de motocicletas y bicicletas motorizadas son miembros de esta comunidad.

La comunidad alquila un salón cerca de la iglesia y varios participan en programas de formación parroquial. Este año 45 de ellos recibieron el Sacramento de la Confirmación.

La estructura organizativa de la comunidad es impresionante, con un consejo de gobierno electo de 16 miembros que se reúne regularmente y atiende las necesidades de los guatemaltecos que ya están en nuestro territorio parroquial y otros recién llegados. Los subcomités son variados e incluyen un grupo de jóvenes. El padre James Gilmour, C.Ss.R., nuestro párroco, es el capellán de la comunidad.

La Eucaristía mensual es animada con participación activa, música hermosa y transmisión por Internet para que sus familiares en Guatemala puedan verlos y estar seguros de que están bien atendidos por sus compatriotas guatemaltecos y por la Iglesia.

Los migrantes guatemaltecos de nuestra Parroquia han enfrentado muchos desafíos y experiencias, tanto en su país de origen como en su viaje a Brooklyn, Nueva York. Guatemala es uno de los países más poblados de América Central y tiene una larga historia de inestabilidad política y económica, pobreza, violencia y corrupción. Estos factores a menudo obligan a los guatemaltecos a migrar en busca de mejores oportunidades, seguridad y protección.

El viaje a los Estados Unidos, a menudo a través de México, es uno en el que nuestros hermanos y hermanas guatemaltecos están expuestos a condiciones peligrosas en las que son vulnerables a la violencia, la explotación y la trata de personas. También corren el riesgo de ser arrestados y deportados por las autoridades de México y Estados Unidos. Una vez en los Estados Unidos, enfrentan desafíos adicionales, incluidas las barreras del idioma, la discriminación y un camino difícil para obtener un estatus legal.

(Padre Ruskin Piedra, C.Ss.R., fundador y director de la Oficina de Inmigración de St. John Neumann, OLPH, Brooklyn)

Nuestra oficina de migración, dirigida por el P. Ruskin Piedra, C.Ss.R., fundador y director, con la colaboración de PP. Karl Esker, C.Ss.R., Frank Skelly, C.Ss.R., y el hermano Augustus J. Riviere, C.Ss.R. se mantiene ocupado con los procesos legales de muchos de nuestros migrantes, incluidos nuestros hermanos y hermanas guatemaltecos.

P. Manuel Rodríguez Delgado, C.Ss.R.

Print Friendly, PDF & Email