El programa sabático de los Redentoristas ofrece descanso, renovación espiritual, inmersión y disfrute en el desierto

0
536

por Peter Tran

TUCSON, Arizona — Blanca es madre de tres hijos. Originaria del estado suroccidental de Guerrero, México, empacó algunas cosas con sus tres hijos y huyó hacia el norte, a la frontera entre Estados Unidos y México, después de presenciar el asesinato de su esposo. Los cuatro fueron atacados por un grupo de pandilleros. “Le dispararon a nuestro vehículo, más de 30 balas. Gracias a Dios se salvaron mis tres hijos y yo, pero mi esposo no”, dijo Blanca con lágrimas en los ojos.

Blanca estaba compartiendo su historia con los asistentes al “Estudio contemplativo y retiro sabático” de la primavera de 2023 mientras visitaban la Iniciativa Fronteriza de Kino en Nogales, México. Los 10 sacerdotes y monjas de todo el mundo visitaban este centro administrado por la Iglesia en México, que brinda albergue, asistencia educativa y legal, y comidas diarias a los posibles solicitantes de asilo. Los sacerdotes y las monjas pasaron un día a fines de abril sirviendo el almuerzo a los migrantes y brindando entretenimiento a los niños migrantes.

Este ministerio de inmersión en la frontera es parte de la experiencia del programa sabático organizado por los Redentoristas en el Centro de Renovación Redentorista en Tucson, Arizona. Los participantes en este programa de primavera fueron un australiano, cuatro irlandeses, un puertorriqueño y cuatro estadounidenses.

Al describir los objetivos del año sabático, el padre redentorista Stephen Rehrauer, director interino del Centro de Renovación Redentorista, dijo: “Queremos que los participantes, la mayoría de los cuales han estado en el ministerio durante muchos años, a menudo en apostolados o desafíos difíciles, tengan la oportunidad de hacer lo que no han podido hacer por las exigencias constantes del ministerio: descansar, reflexionar sobre cómo Dios ha estado y sigue estando presente y activo en sus vidas, reconectarse con su llamada vocacional, con la misión y el carisma de su orden religiosa o diócesis, y formar juntos una pequeña comunidad religiosa de personas compartiendo lo que han aprendido como siervos del Señor y del pueblo de Dios”.

Para lograrlo, dijo el padre Rehrauer, los redentoristas ofrecen un programa relajado y equilibrado en un entorno de belleza natural y tranquilidad, que les ayuda a desarrollar y vivir una “actitud contemplativa” durante su estancia de 10 semanas. “Les pedimos, durante su estadía aquí, que reflexionen y reconozcan continuamente la presencia y la actividad creadora de Dios en su historia de vida, en el ministerio que han realizado, en los acontecimientos del mundo, en la belleza y el poder de la naturaleza, incluso en el cosmos”. El Centro de Renovación Redentorista está ubicado en la zona de la Cordillera de Tucson, aproximadamente a 13 millas al noroeste del centro de Tucson y a 80 millas al norte de la frontera entre México y Estados Unidos. La ciudad está ubicada en el Desierto de Sonora, una región árida que abarca aproximadamente 100,000 millas cuadradas en el suroeste de Arizona y el sureste de California, así como la mayor parte de Baja California y el estado occidental de Sonora, México.

El RRC ejecuta dos programas sabáticos de diez semanas cada año, uno en la primavera (marzo-mayo) y otro en el otoño (octubre-diciembre). “En nuestro programa alentamos a los participantes, en su mayoría sacerdotes, religiosos y religiosas, a descansar, recargar sus baterías físicas y espirituales, explorar temas de interés en los que quizás hayan querido hacer un ministerio activo durante mucho tiempo”, dijo el p. Rehrauer.