Obispos greco-católicos reunidos en el Sínodo en Roma, algunos redentoristas en el “Sínodo de la Esperanza”

0
361
(ugc web)

El domingo 3 de septiembre comenzó en Roma el Sínodo de los Obispos de la Iglesia greco-católica ucraniana de 2023, cuyo tema principal es “La asistencia pastoral a las víctimas de la guerra”.

Entre los obispos Redentoristas que participan en este Sínodo, se encuentran:

Mgr Bryan Joseph Bayda CSsR – Bishop of Toronto and Eastern Canada;
Mgr Mikhaylo Bubniy CSsR – Archiepiscopal Exarch of Odessa;
Mgr Mykola Bychok CSsR – bishop of the Eparchy of Saints Peter and Paul in Melbourne of the Ukrainian Greek Catholic Church in Australia;
Mgr Bohdan Dziurakh CSsR – Apostolic Exarch of Germany and Scandinavia;
Mgr Volodymyr Hrutsa CSsR – Auxiliary Bishop of Lviv;
Mgr Mychaylo Koltun CSsR – eparchial bishop of Sokal-Zhovkva (Sokal, Lviv);
Mgr Petro Loza CSsR – Titular Bishop of Panio and Auxiliary Bishop of Sokal-Zhovkva of the Ukrainians (Sokal, Lviv); Mgr Stephan Menjok CSsR – Archiepiscopal Exarch de Donets’k;
Mgr Yarosláv Pryríz CSsR – Bishop of Sambir-Drohobych;
Mgr Ihor Wozniak CSsR – Archbishop of Lviv.

Su Beatitud Sviatoslav, líder y padre de la Iglesia greco-católica ucraniana, presidió la Divina Liturgia en Santa Sofía junto con los obispos ucranianos de todo el mundo. Su Eminencia el arzobispo Claudio Gugerotti, prefecto del Dicasterio para las Iglesias católicas orientales, llegó para recibir a los obispos sinodales.

En el Sínodo participan 45 de los 55 obispos de Ucrania, Europa central y occidental, América del Norte y del Sur y Australia. Su Beatitud Sviatoslav llamó al Sínodo de este año en Roma, el segundo durante una guerra en gran escala, el “Sínodo de la esperanza”.

La tarde del 3 de septiembre, los obispos se reunieron para orar al Espíritu Santo y prestaron el juramento sinodal. El Sínodo de Obispos de la Iglesia greco-católica ucraniana de este año se prolongará hasta el 13 de septiembre de 2023.

Scala News

Homilía de Su Beatitud Sviatoslav, en la Divina Liturgia en Santa Sofía

El primer signo de esperanza es que las actividades sinodales representan un momento de manifestación del Espíritu Santo: “Siempre que la Iglesia o el pueblo han pasado por momentos difíciles en su historia (comparables a lo que hoy definiríamos momentos de crisis), la Iglesia ha convocado Sínodos e incluso Concilios. El actual encuentro de los Apóstoles, de nuestros Obispos, representa un momento especial en el que el Espíritu Santo desciende sobre la Iglesia y sobre el pueblo… Reunidos en este Sínodo, los Obispos nos encontramos en oración ante Dios y le pedimos al Señor: Dios, revélanos tu voluntad y concédenos el valor, la fuerza necesaria para cumplirla incondicionalmente con confianza en Ti”.

Su Beatitud Sviatoslav expresó con tristeza el hecho de que muchas personas en el mundo de hoy podrían vivir una vida más feliz y pacífica si Ucrania, su pueblo, su Estado y nuestra Iglesia no existieran. Recordó un dicho argentino: “Soy una piedra en el zapato” y señaló que la Iglesia greco-católica ucraniana es, de hecho, hoy “una piedra en el zapato para aquellos que quisieran concentrarse en sus asuntos mundanos, descuidando el llamado de Dios a el Reino Celestial tal como es.”

“Participamos en la celebración del Reino de Dios, y hoy Ucrania, nuestra Iglesia y todos aquellos que defienden la verdad, el derecho a la vida y a la existencia, sólo pueden poner su esperanza en Dios”, afirmó el jefe de la Iglesia greco-católica ucraniana. Iglesia. “En esta Iglesia de Santa Sofía, hoy nos dirigimos a Dios con esta oración: “¡Dios, danos Tu divina sabiduría!… Nuestro ilustre Patriarca Josyf Slipyj, fundador de este santuario, quédate con nosotros y concede hoy a Tu Iglesia la fuerza de Tu Espíritu y Tus palabras, para que no temamos ser pueblo no sólo llamado, sino también elegido. Un pueblo que Dios ha elegido para una misión especial en el mundo moderno”.

El segundo signo de esperanza del Sínodo de este año es que, reunidos en Roma, los obispos de la Iglesia greco-católica ucraniana tengan la oportunidad de subir a un pedestal especial para hacer oír con fuerza sus voces “Urbi et Orbi” dirigida a la ciudad de Roma, el Santo Padre y el mundo entero. “En el contexto actual, en el que los viejos imperios están resurgiendo y el agresor ruso está librando una guerra neocolonial en Ucrania, es crucial que el mundo escuche la verdadera historia de Ucrania, así como la de Rusia y Europa del Este, no “No es la versión escrita por los imperialistas colonizadores, sino la historia contada y escrita con la sangre de los pueblos privados de libertad que hoy luchan por el derecho a existir, a la libertad, a su Estado ucraniano intacto e independiente”, subrayó. Su Beatitud Sviatoslav.

El tercer signo significativo de esperanza está representado por la oportunidad para los obispos ucranianos de encontrarse personalmente con el Santo Padre y recibir de él un gesto de esperanza. “Sabemos que el Santo Padre es un gran maestro de la escucha y de los gestos. Quiere escuchar el Sínodo de los obispos ucranianos. Nos invitó expresamente a una reunión una hora antes para darle la posibilidad no sólo al Jefe de nuestra Iglesia, sino también a cada obispo de nuestra Iglesia de hablar en nombre de su rebaño. Y, como maestro de la escucha, está dispuesto a escucharnos. Y como maestro de los gestos, que a veces pueden ser más elocuentes que las palabras escritas o leídas, creo que nos dará un gesto de esperanza”, afirmó el arzobispo mayor de la Iglesia greco-católica ucraniana.

Durante su saludo a los padres sinodales, el recomendado cardenal Claudio Gugerotti, prefecto del Dicasterio para las Iglesias católicas orientales, extendió el saludo del Papa Francisco a los obispos ucranianos reunidos en Roma. Subrayó con firmeza que el afecto y el interés del Papa por Ucrania se mantienen constantes y sin cambios en el tiempo.

“Mirando a cada uno de ustedes, veo en sus ojos las imágenes de aquellos que han fallecido, que han sido asesinados, que han sufrido y continúan sufriendo tanto espiritual como físicamente”, compartió el Arzobispo con la audiencia. Calificó la guerra en Ucrania de “atea” y “un asesinato de Dios”, porque “donde se mata la vida de un inocente, también se mata la presencia de Dios”.

El prefecto del Dicasterio para las Iglesias católicas orientales aseguró que la Iglesia de Roma y el Papa están increíblemente agradecidos a la Iglesia greco-católica ucraniana por toda la ayuda y el sacrificio que ha demostrado al pueblo ucraniano: “Sois trabajadores incansables de obras de merced. Vuestro trabajo es secar las lágrimas y consolar a los que sufren. Ésta es la tarea del pueblo de Dios y de quienes siguen a Dios y lo imitan”.

El Departamento de Información de la UGCC

Print Friendly, PDF & Email