Erección Canónica de la Provincia Redentorista Bolivia Perú

0
1074

El domingo 10 de diciembre se realizó la ceremonia de la creación de la nueva provincia redentorista Bolivia Perú.

La Eucaristía estuvo presidida por el P. Marcelo Araujo, CSsR (Coordinador de la Conferencia Redentorista de América Latina y el Caribe) y concelebrada por los integrantes del nuevo Gobierno Provincial, Mons. José Ignacio Alemany Grau, CSsR, el P. Gregorio Julián Quiñones Yábar (vicario episcopal de la Vicaría III de la Diócesis de Chosica) y 30 cohermanos sacerdotes que se congregaron para participar de este acontecimiento histórico.

Acompañó a esta ceremonia, como representante del Gobierno General de los Redentoristas el Hno. Larry Luján, CSsR. Junto a la presencia de muchos feligreses que asistieron a este magno evento. La misa se llevó a cabo a las 9:00 am. en el templo de la Parroquia San Alfonso María de Ligorio, distrito de Santa Anita, en la ciudad de Lima, Perú.

“La Congregación del Santísimo Redentor,
con el Protocolo n. 226 del año 2023,
Decreta:
la supresión de la vice provincia de Perú Norte n.1507
la Supresión de la vice Provincia Perú Sur n. 2201
la Supresión de la provincia de Bolivia n. 4800
la Erección de la Provincia Bolivia Perú n. 6500

y siguiendo las decisiones de los últimos capítulos generales se establece el nuevo consejo provincial que inicia su gobierno a partir del 10 de diciembre 2023 hasta el año 2026. La casa provincial queda establecida en Santa Anita, Lima Perú.”

Con estas palabras el hermano Larry Luján CSsR ha inaugurado la nueva provincia de Bolivia Perú.

En la homilía, el padre Marcelo Araujo, CSsR ha felicitado como primera cosa al P. Boris Calzadilla Arteaga, C.Ss.R., elegido como primer Provincial de la nueva Provincia Bolivia-Perú y a los miembros del nuevo gobierno provincial.

Padre Marcelo Araujo, CSsR (Coordinador de la Conferencia Redentorista de América Latina y el Caribe)

Luego, padre Marcelo ha dicho que este grande evento para la Congregación se realiza en adviento y por eso se vuelve un evento de esperanza y al mismo tiempo se vuelve un desafío para nosotros.
Esperanza porque nos invita a esperar a ser mejores con la ayuda de Dios y es un desafío porque cada uno tiene una historia detrás, en el pasado y ahora tenemos que comprometernos a crear una historia juntos.
Es también un evento de Accion de Gracias, por todos los redentoristas que han pasado antes para sembrar la semilla de la congregacion. Pero es también Reconciliacion, como capacidad de reconocer que somos capaces de vivir una comunión, con nuestro carisma. Creemos en la fraternidad que podemos vivir en unidad.