Alemania: funeral del p. Johannes Römelt C.Ss.R.

0
926

Redentoristas, familiares y amigos despiden al P. Johannes, Coordinador de la Conferencia de Redentoristas de Europa, fallecido inesperadamente el 9 de marzo de este año. Las ceremonias fúnebres tuvieron lugar los días 21 y 22 de marzo en Bonn, Alemania.

Bonn fue el lugar donde el P. Johannes creció y dio sus primeros pasos como Redentorista. El 21 de marzo se celebró una víspera por el difunto en la iglesia del monasterio. La liturgia fue dirigida por el Padre Jack Umbu Warata C.SS.R, provincial de la Provincia de Indonesia. Expresó su gratitud por el hecho de que el padre Römelt, como entonces provincial de San Clemente, iniciara la cooperación entre las dos provincias.

El 22 de marzo tuvo lugar la misa de réquiem en la iglesia parroquial de San Egidio, donde el P. Römelt celebró su primera misa tras su ordenación sacerdotal. La misa fue presidida por el P. Jan Hafmans C.SS.R., superior de la provincia de San Clemente, asistido por el P. General Rogério Gomes C.SS.R. y el vicario del General, P. Francis Stanula C.SS.R. Concelebraron numerosos cohermanos de toda Europa, que expresaron así sus condolencias y solidaridad. Estaban presentes los superiores de las provincias europeas vecinas; un cohermano que representaba la Viceprovicia de Matadi de COREAM (Conferencia de Redentoristas de África y Madagascar); el P. Jack, ya mencionado, representaba a la Conferencia de Asia-Oceanía. Muchas personas se unieron también a la oración en línea.

En su homilía, el Padre Hafmans reflexionó sobre el evangelio de los Discípulos de Emaús. Describió al Padre Johannes Römelt como un testigo de la fe en el Señor Resucitado, que nos acompaña en todos nuestros caminos.

El Padre General Rogério Gomes C.SS.R. dirigió unas palabras de despedida en nombre del Gobierno General y de toda la Congregación. Expresó su convicción de que todo corazón humano encuentra su destino en el corazón omnímodo de Dios. Dijo: “El P. Johannes se encuentra a sí mismo en Dios. Su vida en esta tierra ha sido corta. Ahora, todos lo entregaremos a Dios como un regalo, y habrá consuelo y fuerza para que sigamos viviendo a pesar de echarle de menos. Desde el cielo nos sigue acompañando con su característica sonrisa. Doy gracias a Dios por su vida, consagración y servicio al pueblo de Dios en la Congregación.” [Publicamos a continuación el mensaje íntegro del P. Gomes]

Estas fueron poderosas palabras de esperanza y fe para las muchas personas presentes: para los hermanos de Johannes (incluido Joseph, también redentorista) y sus familiares, para los cohermanos y socios en la misión de la Provincia de San Clemente y la Conferencia de Europa, y también para muchos amigos del Padre Johannes.

Trescientas personas llenaron la iglesia y finalmente escoltaron el cuerpo del Padre Johannes hasta el cementerio del monasterio. Después, pudieron compartir sus sentimientos en el monasterio de Bonn, donde la comunidad redentorista local ofreció mucha hospitalidad.

Eric Corsius

La homilía del P. Jan Hafmans en la edición en ingles o italiana de esta noticia. Siguiendo el enlace podréis encontrar la retransmisión en vídeo de la celebración en nuestro canal de YouTube.

Mensaje con motivo del funeral del P. Johannes Römelt, Coordinador de la Conferencia de Europa

Queridos cohermanos de la Provincia de San Clemente, y a todos los presentes en celebración de la Pascua del P. Johannes Römelt,

En nombre del Gobierno General y de toda la Congregación, quiero expresar mi más sentido pésame al P. Josef Römelt, hermano del P. Johannes, a la familia, parientes, amigos del P. Johannes y a la Provincia de San Clemente por la pérdida de nuestro querido cohermano, el P. Johannes Römelt.

El P. Prudente Nery, franciscano y teólogo brasileño, escribió: 

“Cuando llega el invierno en el hemisferio norte, sin que nadie les dé instrucciones, las aves emprenden espontáneamente el vuelo en una increíble aventura. Guiadas por un legado misterioso de su especie, siguiendo únicamente los impulsos magnéticos de la tierra, vuelan miles de kilómetros, noche y día, a lo largo de los senderos del sol, buscando únicamente mantenerse con vida. Así será también con nosotros, cuando el frío del invierno caiga sobre nosotros en el crepúsculo de cada otoño. Entonces, llevados por el fascinante destino de nuestra especie, volaremos, siguiendo sólo las señales de la eternidad, hacia la morada de la luz, el corazón de Dios. Y allí sabremos lo que ahora sólo intuimos y, escuchando a Jesucristo, el Camino, la Verdad y la Vida, creemos: No hay dos reinos, el reino de los muertos y el reino de los vivos, el reino de la tierra y el reino de los cielos, sino sólo el Reino de Dios, que  ha querido que seamos eternos”. P. Prudente Nery, OFM Cap).

Somos esas aves que vuelan hacia la eternidad para buscar el corazón de Dios. Johannes encontró el corazón de Dios con su vita brevis, su corta vida. Quizá para los que nos quedamos atrás queden muchos interrogantes. Todo lo que tenemos es silencio, misterio y fe en la Resurrección de Jesús..

En el Evangelio de Juan, Jesús nos ofrece un gran consuelo: “No se inquieten. Crean en Dios y crean en mí. En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, se lo habría dicho, porque voy a prepararles un lugar. Cuando haya ido y les tenga preparado un lugar, volveré para llevarlos conmigo, para que donde yo esté, estén también ustedes (Jn 14,1-3). 

Nuestro destino final es Dios, de donde venimos y a donde volveremos. En Él, nuestra vida, incluso con nuestras fragilidades, cobrará un nuevo sentido, y viviremos su vida. Así, como nos recuerda Prudente Nery, “lo pequeño, lo humilde, lo terreno, lo limitado, lo débil, lo enfermizo, lo mortal se convierte en recipiente de Dios. La persona humana, en el momento de la muerte, se transfigura, sin perder su ser de criatura, en una realidad divina. Por tanto, el destino último del ser humano no termina con la Resurrección. Se abre una última etapa: la asunción de la persona humana por Dios. Así, y sólo así, descansa la búsqueda del corazón. El latido del corazón humano toma el ritmo del latido del corazón de nuestro Dios”.

El P. Johannes se encuentra en Dios. Su vida en esta tierra fue breve. Ahora todos le entregaremos a Dios como un regalo y nos quedará el consuelo y la fuerza para seguir viviendo, a pesar de lo mucho que le echamos de menos. Desde el cielo nos sigue acompañando con su característica sonrisa. Doy gracias a Dios por su vida, su consagración y su servicio al Pueblo de Dios en la Congregación. Lo dio todo, con alegría, entusiasmo, fe, amor y esperanza. Vaya con Dios, Lieber Johannes!”

Bertolt Brecht hat gesagt: “Es gibt Menschen, die kämpfen einen Tag, und sie sind gut. Es gibt andere, die kämpfen ein Jahr und sind besser. Es gibt Menschen, die kämpfen viele Jahre und sind sehr gut. Aber es gibt Menschen, die kämpfen ein Leben lang. Das sind die Unersetzlichen”. Johannes wird immer mit uns sein ! (Bertolt Brecht dijo: “Hay gente que lucha un día y es buena. Hay otros que luchan durante un año y son mejores. Hay gente que lucha durante muchos años y es muy buena. Pero hay gente que lucha toda la vida. Esos son los insustituibles”. ¡Johannes siempre estará con nosotros!)

Que María, Madre del Perpetuo Socorro, San Alfonso y todos nuestros Santos, Beatos, Mártires y Venerables lo reciba en el cielo junto al Redentor. Que descanse en paz y brille para él la luz perpetua. Amén.

P. Rogério Gomes, C.Ss.R.
Superior General

Bonn, 22 de marzo de 2024