Del 12 al 14 de marzo, celebración en línea del triduo en honor de San Clemente M. Hofbauer

0
283

Como familia Redentorista, el 15 de marzo de cada año celebramos la fiesta de San Clemente María Hofbauer. El secretario general P. Edward Julián Chacón Díaz, orientará la reflexión de este Triduo preparatorio que se realizará online, y que tocará la vida y ministerio apostólico de este gran santo.

Los temas de reflexión para cada uno de estos días son los siguientes: el primer día se tocarán algunos aspectos de su vida, el segundo día nos centraremos sobre su fe y búsqueda de la voluntad de Dios; el tercer día estará marcado por la oración y la confianza en la divina providencia junto con algunas virtudes otras que resaltan en su vida.  Y finalmente, para el día de su fiesta contemplaremos a San Clemente como un místico en acción.

San Clemente es un redentorista admirable y polifacético: panadero, sacerdote, predicador, miembro de la Congregación redentorista y patrón de la ciudad de Viena. Es un santo en quien podemos encontrar inspiración para nuestros días, por su valentía para proclamar la fe, para emprender nuevos proyectos, para afrontar las tribulaciones, para defender la verdad y la justicia, y para darlo todo, movido por un profundo amor a Cristo y a su pueblo.

Día 1 (12 de marzo): Vida de San Clemente María Hofbauer

Nuestro santo nace el día 26 de diciembre de 1751, en Tasswitz, Moravia. Noveno de 12 hijos nacidos de María y Pablo Hofbauer, fue bautizado al día siguiente de su nacimiento. Le impusieron el nombre de Hansl; es decir, Juan. Será con este nombre con el que se le conocerá hasta el día en que se haga ermitaño y en el elegirá el nombre de Clemente.

Vida de San Clemente en PDF

Día 2 (13 de marzo): La fe y la búsqueda de la voluntad de Dios

El verdadero punto de partida en la espiritualidad de Clemente es su fe. Todo surge de esto. Fue la madre del Santo quien le inculcó su clara y profunda comprensión de los misterios de la fe. Pero el mismo Clemente, a lo largo de su vida, desarrolló este profundo sentido de fe con el que se acercó a Dios y a Jesucristo. Clemente, en su predicación, hablaba de Dios, de su amor por los hombres como se revela en la Encarnación y Redención de Jesucristo, pero también hablaba de la Eucaristía, la devoción a María y a los santos, la confesión, y una y otra vez volvió al tema de “La Iglesia, su autoridad, su cabeza”. La eficacia de su predicación puede atribuirse al poder de su fe.  

La Voluntad de Dios: Clemente buscó la Voluntad de Dios para cumplirla. Lo descubrió en la voluntad de la Iglesia y del Papa. Ya sea en Varsovia o en Viena, a través de cualquier adversidad fue capaz de ver la voluntad de Dios y a través del desafío y buscó responder a la voluntad de Dios para él y la Congregación. Clemente también buscó la voluntad de Dios en las Constituciones y en las decisiones de sus superiores.

Hay una lección que todos debemos aprender de Clemente. La gratitud que necesitamos tener constantemente por el don de nuestra fe y luego expresar esta gratitud viviendo nuestra fe con alegría cada día. Nuestra fe será probada, pero al igual que Clemente, aprendemos que no hay nada más gozoso en buscar hacer la voluntad de Dios cada día, revelada a nosotros a través de los Evangelios, a través de las enseñanzas del Santo Padre y de la Iglesia, a través de los acontecimientos de cada día y de las personas con las que nos encontramos, buscamos constantemente hacer lo que Dios desea para cada uno de nosotros.

“La fe y la búsqueda de la voluntad de Dios” en PDF

Día 3 (14 de marzo): Confianza en Dios, vida de oración y otras virtudes

Confianza en Dios y en Jesucristo: La obediencia a la voluntad de Dios siempre estuvo acompañada por la confianza en Dios y en Jesucristo. Oración: A diferencia de San Alfonso, Clemente no escribió un tratado sobre la oración. Sin embargo, la oración tiene un lugar importante en su vida y espiritualidad. Devoción a María: Esta es una de las características de su espiritualidad. En su predicación hablaba siempre de María con veneración y ternura; Desde muy joven tuvo esta devoción. Visitó con alegría los santuarios de María. Las virtudes: Clemente exhibió una tremenda PACIENCIA con la gente. Clemente también ejercitó esta paciencia en relación con los demás: “Prefiero soportar los errores, porque me digo a mí mismo que soy un hombre y tengo mis defectos”. Paciencia, Pobreza y resiliencia, estas eran las virtudes que Clemente exigía a sus hermanos. En aquellos años turbulentos de muchos viajes, de nuevas fundaciones, en San Benno, así como durante su estancia en Viena, practicó siempre una forma extrema y real de pobreza. Pero su pobreza estaba regulada por el hecho de compartir con los demás. Humor y amabilidad: Clemente no era una persona triste. Era jovial, un buen contador de historias con sentido del humor. Clemente no era una persona melancólica a pesar de sus muchos fracasos y de las constantes persecuciones dirigidas contra él. Era un hombre alegre. Clemente nos enseña a cada uno de nosotros que una vez que ponemos nuestra confianza en el Señor, el Señor cuida de nosotros. Esta confianza se alimenta a través de la oración, que es nuestra conversación diaria con el Señor, que alimenta nuestra relación con Él. María, la Madre de la Misericordia, intercede por nosotros, sus hijos, para que podamos crecer en las virtudes que nos hacen cada vez más semejantes a su Hijo Jesús, en la paciencia, la humildad, el humor y la bondad. Esta es una vida santa y es para que todos nosotros crezcamos en ella.

“Confianza en Dios, vida de oración y otras virtudes” en PDF

Fiesta (15 de marzo): San Clemente, Apóstol, y místico en acción.

Vale la pena señalar que había un gran componente de preocupación social en la actividad pastoral de Clemente: en Varsovia se hizo cargo de un orfanato, creó escuelas y se dedicó a mendigar por sus hijos. En Viena solía ir a menudo a los suburbios para ayudar a los pobres. Con respecto a la actividad pastoral de Clemente en San Benno, se pueden hacer tres afirmaciones:

En primer lugar, Clemente se esforzó con su amplia visión no sólo por la salvación del alma del individuo, sino que también se preocupó por el bienestar de toda la persona. Consideraba la educación como un servicio misionero con efectos amplios y a largo plazo. La educación cristiana es catecismo. Al enseñar a los jóvenes, se está instruyendo a los padres y a las madres del mañana.

En segundo lugar, abrió nuevos caminos al tomar en serio a los laicos y su trabajo honesto por el bien de la Iglesia. Clemente y sus hermanos formaron sistemáticamente a los laicos para un papel activo. Los llamó a la colaboración y los unió en comunidades: la Sociedad de Oblatos; las viudas fueron invitadas a ser maestras; incluso una comunidad de monjas que había imaginado para enseñar y cuidar a los enfermos.

En tercer lugar, Clemente creía en el carácter internacional y en la unión de todos los pueblos. Era un hombre de corazón católico que sentía y vivía con el mundo entero. Su patria era un país fronterizo donde la sangre se mezclaba y los pueblos de diferentes naciones se encontraban.

Clemente fue verdaderamente un Misionero de la Esperanza tras las huellas del Redentor. En este día de fiesta, Los invito a todos a rezar por nosotros, los Redentoristas, para que, inspirados en la vida y en el ejemplo de san Clemente, también nosotros, todos los Redentoristas de hoy, estemos donde estemos, seamos verdaderamente Apóstoles, místicos de acción como Misioneros de la Esperanza tras las huellas del Redentor. Feliz fiesta.

La reflexión para cada día estará disponible en YouTube desde el día anterior (a partir del 11 de marzo). Así, podrás unirte en oración y meditar con nosotros la vida de este gran santo a cualquier hora del día.

Scala News

Los videos de cada día podrán verse también a través de las diversas plataformas de redes sociales.

sitio web: www.cssr.news  

YouTube: https://www.youtube.com/@scalanews8920 (Scala News)  

Facebook: https://www.facebook.com/CSsR.es/ (C.Ss.R. – Español)