Estudiantes de Teología ofrecen una misión memorable en San Antonio, EE.UU.

0
1173

Del 11 al 13 de marzo de 2024 marcó un evento significativo en nuestro hogar espiritual, la Parroquia St. Gerard en San Antonio, Estados Unidos. Fue un evento importante y desafiante para nuestra comunidad estudiantil. Los Redentoristas son conocidos por sus misiones parroquiales, por lo que es apropiado que nuestra comunidad de estudiantes de teología ofrezca una misión parroquial.

Los preparativos comenzaron hace unos meses. Decidimos que el tema general de nuestra misión sería el tema de Cuaresma de la parroquia: “Haciendo un esfuerzo adicional con Jesús”. Como grupo, identificamos el tema de cada noche y elegimos al director y al predicador. Como grupo propusimos que cada noche de la misión hubiera un símbolo interactivo invitando a la congregación a participar. Así comenzó el trabajo de escribir los sermones de la misión y coordinar las veladas.

El fin de semana antes de la misión, Steven Urban habló en todas las misas para invitar a la parroquia a la misión y estimular su curiosidad. Steven informó a los feligreses que en la misión escucharían a Noel Oco, Scott Partin y Andrew Phillips, quienes invitarían a todos a “hacer un esfuerzo adicional con Jesús”. Noel nos invitaría a reflexionar sobre nuestro “encuentro” con Jesús la primera noche. La segunda noche, Scott nos guiaría en una reflexión sobre cómo cultivar nuestra relación con Dios. Finalmente, el miércoles, Andrew nos guiaría en una reflexión sobre lo que hacemos ahora, cómo avanzar en nuestra relación con Dios.

La primera velada empezó con fuerza. La parroquia comprendió inmediatamente que se trataba de algo nuevo al ver la procesión. Los once estudiantes de teología entraron juntos y todos sabían que serían unos días intensos.

La primera noche de la misión, Noel compartió su poderosa experiencia de encuentro personal con Cristo. Era un día cualquiera de oración personal en su habitación. No hubo fuegos artificiales ni señales trascendentales. Era simplemente Noel “orando desde el corazón” por primera vez. Este momento le hizo tener hambre espiritual de aprender más. Noel hizo referencia a la escritura “Pedid y se os dará. Busca y encontraras. Llamad y se os abrirá” (Mateo 7,7). Después de este poderoso encuentro con Jesús, Noel siguió pidiendo más y recibió más. Pidió más oportunidades para asistir a Misa y recibió paz, la confianza de que podemos llevar todos nuestros dolores, toda nuestra confusión, toda nuestra frustración y toda nuestra desesperación a Jesús. Al final de la velada, fuimos invitados a acercarnos a una imagen de Jesús y aprovechar este tiempo sagrado para orar desde el corazón y encontrarnos personalmente con Jesús.

La segunda noche, Scott nos invitó a reflexionar sobre cómo cultivar nuestra relación con Cristo. Escuchamos la historia bíblica de Jesús lavando los pies de los discípulos (Juan 13,2-17). Scott nos recordó que cuando hacemos lo que Él hizo y “lavamos los pies unos a otros”, nutrimos nuestra relación con Cristo. Scott nos pidió a todos que repitiéramos después de él: “¡Soy un lavapiés!”. La congregación repitió la frase con entusiasmo. Scott reflexionó sobre el poderoso símbolo del agua. El agua es esencial para la vida y la utilizamos para lavarnos. Podemos decir “soy un lavapiés” cuando nos servimos unos a otros y cuando nos reconciliamos con los demás. Scott contó la conmovedora historia de dos hermanos que se reconciliaron después de evitarse durante años. De hecho, el perdón puede ser un desafío, pero se nos pide que hagamos todo lo necesario para poder decir “¡Soy un lavapies!”. Al final de la velada, nos invitaron a bendecirnos unos a otros con agua, un símbolo poderoso para nutrir nuestra relación con Cristo.

El miércoles por la noche, Andrew reflexionó sobre las lecturas del día mientras celebrábamos la Misa en este último día de misión. Andrew vinculó las lecturas con la enseñanza de San Alfonso sobre cómo todos debemos hablar con Dios como el más querido de los amigos. También habló de la Eucaristía como alimento para nuestro camino espiritual y de cómo María, nuestra Madre del Perpetuo Socorro, está siempre con nosotros, invitándonos a una relación más profunda con Jesús y ayudándonos en el camino. Después de su reflexión, Andrew invitó a la congregación a acercarse y venerar el icono de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro para renovar su dedicación a María.

Ha sido una experiencia maravillosa para toda nuestra comunidad trabajar juntos y servir a nuestra parroquia como misioneros de esperanza siguiendo los pasos del Redentor. Aprendimos que cuanto más alentamos a la comunidad parroquial a “hacer un esfuerzo adicional con Jesús”, más también hicimos un esfuerzo adicional con Jesús.

(Cortesía: denverlink Vol.17 número 7 del 29 de marzo de 2024)

Print Friendly, PDF & Email