Inteligencia artificial y sabiduría

0
884

(se puede encontrar el original completo en inglés en el Blog de la Accademia Alfonsiana)

“Este invento producirá el olvido en la mente de quienes aprendan a utilizarlo, porque no ejercitarán su memoria. […esto] desalentará el uso de su propia memoria dentro de ellos. Han inventado un elixir no de la memoria, sino del recuerdo; y da a tus alumnos la apariencia de sabiduría, no de verdadera sabiduría, porque leerán muchas cosas sin instrucción y por lo tanto parecerán saber muchas cosas, cuando son en su mayor parte ignorantes y difíciles de tratar, porque no son sabios, pero sólo parecen sabios”.

Estas palabras sobre la escritura, atribuidas por Platón a Sócrates (469-399 a.C.), son bastante similares a lo que escuchamos hoy sobre la inteligencia artificial (IA). Esto demuestra que, a nivel antropológico, los desafíos éticos de la comunicación han sido sustancialmente los mismos a lo largo de los siglos, incluso si las tecnologías utilizadas han cambiado y continúan evolucionando.

La inteligencia artificial y otras tecnologías de la información y la comunicación (TIC) ofrecen enormes posibilidades para el bien, pero no son capaces, por sí solas, de conducirnos a la sabiduría y a la comunicación auténtica. De hecho, “no es la tecnología la que determina si la comunicación es auténtica o no, sino el corazón humano”.

En nuestro mundo tecnológico, podemos confundir conocimiento con resolución de problemas; conexión rápida con comprensión segura; relaciones con contactos simples; intercambiar información con amistad; pensar con un proceso mecánico; bondad con beneficio.

Los sistemas de inteligencia artificial “pueden ayudar a superar la ignorancia y facilitar el intercambio de información”, pero son incapaces de darle sentido a los datos.

El filósofo griego Tales de Mileto (VII-VI aC) afirmó que “no hay muchas palabras que demuestren la verdadera sabiduría” (W.E. Drake). Séneca también reaccionó con ironía ante las numerosas afirmaciones que Lucilio seguía proponiéndole: “¿Necesito saber todo esto?

“¡No tengáis miedo a las nuevas tecnologías!” (RS 14), declaró Juan Pablo II. Debemos dejar de lado las predicciones catastróficas sobre las tecnologías de inteligencia artificial, sino que debemos intentar evitar su mal uso. En lugar de erigir barreras, debemos discernir cuál es la mejor manera de habitar el espacio antropológicamente calificado que están creando.

Martín Carbajo-Núñez, OFM

(el texto es una referencia al original en una traducción libre de Scala News, no autorizada para su publicación)