La grande clausura del Congreso Internacional en Baclaran

0
689

La fe se vuelve vida sólo si somos capaces de relacionar nuestra historia personal y nuestras experiencias con el Divino. Las luchas humanas están a menudo acompañadas por la esperanza de encontrar la armonía de la vida, tener la fuerza para encontrar sentido a la vida. La devoción a la Virgen del Perpetuo Socorro es verdaderamente un canal para que los fieles puedan encontrar el significado en su camino espiritual. El último día del Congreso se ha centrado en traer el mundo espiritual al reino de las realidades humanas.

P. Ramon Echica trató de explicar el tema: “¿Qué se puede argumentar de la Novena de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, desde el punto de vista de la pobreza material, la preocupación social, de la mariología del Vaticano II y desde la pastoral redentorista”, lo hizo en la primera la sesión de la mañana. La segunda sesión del día la llevó a cabo el prof. Manuel Sapitula, PhD, un sociólogo de renombre que ha evaluado la relevancia de la Virgen del Perpetuo Socorro en la actualidad. En su desarrollo, entre hechos históricos e información estadística, el dr. Manuel ha explicado la necesidad de adaptar las prácticas espirituales de acuerdo con las necesidades de la época y las luchas del pueblo.

P. Victorino Cueto, CSsR, animó la primera sesión de la tarde. Hizo hincapié en la necesidad de desarrollar una espiritualidad del Perpetuo Socorro que conduce al Hijo, a través de la intercesión de la Madre María. Hubo luego una apreciación del Congreso por p. Alberto Eseverri, C.Ss.R., Vicario General de la Congregación. La última sesión fue animada por el Padre Michael Brehl, C.Ss.R., Superior General de la Congregación. Con unas pocas palabras de agradecimiento Padre General habló de la misión redentorista en el siglo 21, inspirada en la espiritualidad de la Virgen del Perpetuo Socorro. Dio una breve orientación a los miembros del Congreso sobre la decisión del 25 Capítulo General y los retos que tenemos delante para predicar el Evangelio a un mundo herido siendo testigos del Redentor. La Misa de clausura también fue presidida por el Padre Michael Brehl.

Durante la cena, se organizó una gran noche de la cultura y de solidaridad por una gran representación de delegados de diferentes partes de Filipinas. Esta fue una oportunidad para que los participantes fueran capaces de vislumbrar el gran patrimonio cultural del país. El evento cultural fue bien organizado, con un alto nivel de profesionalismo, donde artistas de diferentes grupos de edad han presentado bailes, música, actuaciones musicales, etc .. El P. General, en nombre de todos los participantes agradeció al Comité organizador de la Provincia de Manila y de Cebú por la celebración de un evento tan memorable en honor a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

Print Friendly, PDF & Email