Diálogo entre el Superior Provincial de los Redentoristas de Polonia, el P. Janusz Sok, C.Ss.R. y el prof. Andrzej Wodka, C.Ss.R.

0
535

Desde la Santa Sede: el 19 de junio de 2018, el Secretario de la Congregación para la Educación Católica, Arzobispo A. Vincenzo Zani, entregó el decreto de nombramiento al nuevo Presidente de AVEPRO. En nombre del Papa Francisco, el 5 de junio, el Secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, lo firmó. Sigue una entrevista con el Prof. Andrzej Wodka, Preside de la Academia Alfonsiana de Roma.

Un diálogo entre el Superior Provincial de los Redentoristas de Polonia, el P. Janusz Sok, C.Ss.R. y el prof. Andrzej Wodka, C.Ss.R., Preside de la Academia Alfonsiana

JS: Usted ha sido nombrado nuevo presidente de AVEPRO. ¿Un primer comentario?

AW: Obviamente es una noticia sorprendente. Para mí, y tal vez para muchos otros. De hecho, todavía estoy en el curso de los segundos tres años de mi encargo como preside de nuestra Academia de Teología Moral y todavía tengo otro año de este servicio. Los últimos cinco años, viví a la cabeza de esta institución científica de casi setenta años (desde 1949), prácticamente única en su género en todo el mundo, me introdujo en un contexto más amplio de cierta corresponsabilidad para la educación universitaria pontificia romana. Tal vez por esta razón, en la búsqueda de un nuevo responsable para la AVEPRO (Agencia de la Santa Sede para la Evaluación y Promoción de la Calidad de las Universidades y Facultades Eclesiásticas), también se pensó en mí …

JS: La AVEPRO ¿Qué es en pocas palabras?

AW: Es una agencia, similar en sus tareas a las agencias de acreditación de las universidades estatales. Fue fundada en el 2007, durante el papado del Papa Benedicto XVI. La Agencia es un organismo independiente de la Santa Sede, responsable de la verificación y promoción de la calidad de la enseñanza ofrecida y de la investigación llevada a cabo en las facultades pontificias y eclesiásticas. Debido a su naturaleza íntima, la Agencia trabaja en estrecha colaboración con la Congregación para la Educación Católica. Fue creado como resultado del acceso de la Santa Sede al llamado Proceso de Bolonia en 2003 (es un tema en sí mismo). En general, el objetivo de la AVEPRO es armonizar las actividades didácticas y de investigación, sin excluir la administrativa, de las facultades eclesiásticas con los estándares académicos adoptados en el marco del Espacio Europeo de Educación Superior (EHEA) al que ya se han adherido 48 países.

JS: Parece una novedad …

AW: Sí, en cierto sentido. Como ya mencioné, la Agencia fue creada hace 11 años, con el documento papal de Benedicto XVI, para promover la cultura de la calidad en las facultades dependientes de la Santa Sede. Pero el primer criterio de esta “perfección académica” ya ha sido delineado por nuestro santo compatriota, Juan Pablo II, en su Constitución Apostólica Sapientia cristiana en 1979, hace casi 40 años. Esto no significa que en todos estos siglos, dado que la Iglesia se preocupa por la enseñanza y el aprendizaje, nunca se ha ocupado de la calidad del estudio y su transmisión. Se trata de una aproximación más moderna a la cuestión, sugerida ya por el Concilio Vaticano II, que, en vista de “una misión más incisiva en esta nueva época de la historia”, ya había recomendado en el Decreto sobre formación sacerdotal Optatam Totius “una revisión creativa del estudios eclesiásticos”.

JS: Parece que Usted ha sido preparado para esto, de alguna manera …

AW: Un poco sí, inadvertidamente. Trabajando en la Academia Alfonsiana durante 21 años (desde 1997), especialmente en los últimos cinco años de responsabilidad directa para su funcionamiento, he tenido la oportunidad de conocer a varias personas que llevan a cabo un ministerio similar, entre maestros y rectores. Además, he sido absorbido en varios niveles de corresponsabilidad por estos grupos. Yo era entonces el presidente, y antes de eso el vicepresidente del comité ejecutivo de Decanos y Rectores de las Facultades de Teología en las Universidades Pontificias e Institutos de Roma (2014-2018). Hasta ahora, durante 5 años (2013-2018), también fui secretario de la Conferencia de Rectores de las Pontificias Universidades Romanas (las nuevas iniciales: CRUIPRO). Además, durante un año y medio me han contado entre los expertos para las visitas externas de la AVEPRO. Recientemente, participé nuevamente en la Conferencia de Ministros del Área Europea de Educación Superior, esta vez en París, en mayo de 2018, una vez más como miembro de la delegación de la Santa Sede. Podemos ver, por lo tanto, que la Providencia de Dios de alguna manera me introdujo en estas etapas y me incluyó en estos escenarios que, sin embargo, todavía tengo que conocer …

JS: ¿Esta nueva misión no le trae un poco de aprensión?

AW: Es una pregunta sincera que espera una respuesta honesta. Los números realmente pueden causar una gran impresión. Ya el mundo de solo las universidades pontificias romanas (23 instituciones, alrededor de las siete universidades) es muy rico. Si nos fijamos en el mundo entero de la educación católica, el alma debe expandirse mucho para abarcar números realmente impresionantes. De hecho, en toda el área de las universidades católicas tenemos 289 facultades eclesiásticas y 503 instituciones universitarias conectadas con ellas por medio de afiliación, asociación o incorporación. En general, de alguna manera debo abrazar 792 instituciones eclesiásticas de educación superior. Las universidades y los ateneos católicos juntas comprenden 28 universidades que contienen un gran número de facultades. Estos últimos están divididos en 160 facultades de teología, 49 de filosofía, 32 de derecho canónico y 40 facultades de otras disciplinas.

JS: Es prácticamente todo un mundo …

AW: De hecho! Estas instituciones están distribuidas en todos los continentes. En África, por ejemplo tenemos 17 facultades y 76 instituciones miembros, mientras que en Asia hay 25 facultades y 56 instituciones asociadas a ellas. América del Norte tiene 19 facultades y 25 instituciones científicas relacionadas, mientras que América del Sur tiene 22 facultades y 56 centros que dependen de ellas. Oceanía tiene un número menor, porque solo tenemos una facultad y 3 instituciones conectadas, mientras que Europa tiene 207 facultades y 287 instituciones afiliadas. Todas estas instituciones albergan a cerca de 64,500 estudiantes, con 12,000 profesores a su servicio.

JS: ¿Con qué “ánimo” asume las nuevas responsabilidades?

AW: En primer lugar, me gustaría conocer a la Agencia en sí y a todos los colaboradores para hacer uso de su experiencia, en particular de mi predecesor en la oficina, de su valiosa experiencia, el p. Franco Imoda, SJ. El tono decisivo al conjunto – estoy convencido – lo dará la Constitución Apostólica Gaudium Veritatis misma y sus “criterios básicos para una renovación y revitalización de la contribución de los estudios eclesiásticos en una iglesia en salida misionera” (VG, Prefacio, 2). En primer lugar, el Papa Francisco indica la contemplación y la introducción espiritual, intelectual y existencial “en el corazón del kerygma, es decir, de las siempre nuevas y fascinantes noticias alegres del Evangelio de Jesús”. Aquí el alma respira el oxígeno de la gracia. Otros criterios inspiradores incluyen el diálogo “global”, como un requisito intrínseco para hacer que la comunidad experimente la alegría de la verdad y para profundizar su significado e implicaciones prácticas. Luego está la interdisciplinariedad y también la transdisciplinariedad (!) colocando el desarrollo de cada ciencia “dentro del espacio de Luz y Vida ofrecido por la Sabiduría que se promueve desde la Revelación de Dios”. El último criterio se refiere a la necesidad urgente de crear redes entre las diversas instituciones que cultivan y desarrollan estudios eclesiásticos en todas partes del mundo. Como un enriquecimiento adicional, se debe considerar el requisito de cooperación con aquellas instituciones que están inspiradas en “diferentes tradiciones culturales y religiosas”.

JS: ¡La gracia de Dios no puede faltar aquí!

AW: ¡Por supuesto! El estudio de la teología, pero también la adquisición de todo el conocimiento, como escribe el Papa Francisco, es fructífero solo cuando se hace “con la mente abierta y de rodillas”. Así, se trata de una investigación académica sólida, pero también de una fe profunda. Además de la verdadera comunión interpersonal, siempre cuento con la ayuda constante del Espíritu del Señor resucitado que da vida y crecimiento, pero también con el amor materno sin paralelo de la Madre del Perpetuo Socorro, bajo cuyo corazón vivo en Roma desde 30 años y cuya fiesta de la Inmaculada Concepción se convirtió en la fecha de la firma de la nueva Constitución Apostólica Veritatis gaudium (8 de diciembre de 2017). Ella, Sedes Sapientiae y también la Primera Discípula del Hijo de Dios, seguramente me ayudará a dar los primeros pasos en el nuevo servicio y me llevará, día tras día, a este nuevo ministerio que en este momento me deja sin aliento …

Print Friendly, PDF & Email