“La cultura digital plantea muchos desafíos y oportunidades para la Iglesia”, Mons. Paul Tighe

0
418

(Roma, Italia) – La reunión de la Comisión para la preparación de un plan estratégico para las comunicaciones y los medios de comunicación para la Congregación se celebró en Roma del 28 al 30 de mayo de 2018 en la Academia Alfonsiana. Un orador especial, Monseñor Paul Tighe (Secretario del Pontificio Consejo para la Cultura) fue invitado a dar una conferencia sobre la Iglesia en la cultura digital. Habló sobre la cultura digital en el contexto más amplio de la Iglesia.

Mons. Paul ilustró la diferencia entre la cultura tradicional con la que muchos de nosotros hemos crecido y la cultura digital dominante de hoy que da forma a las generaciones presentes y futuras. Aunque tengamos un idioma para trasmitir nuestra tradición religiosa, tenemos que aprender el lenguaje de la cultura digital para poder interactuar y relacionarnos con el mundo. Una de las tentaciones para nosotros es estar ciegos a la realidad, como sucede con las redes sociales, pensando que todo lo que está sucediendo allí fuera negativo, Mons. Paul sin embargo, dijo que esto no nos ayudaría en el futuro. Debemos estar decididos a estar presentes en el campo de las comunicaciones modernas para crear una cultura positiva. La cultura digital, al mismo tiempo que plantea muchos desafíos, nos ofrece también muchas oportunidades para llegar a las personas. Es cierto que gran parte del material digital que encontramos a nuestro alrededor es escéptico y, como miembros de la Iglesia, no somos buenos para involucrar culturas con dinámicas diferentes. La más importante de sus recomendaciones a las congregaciones religiosas se refería a la formación. Necesitamos enfocarnos en nuestro sistema de formación y deberíamos poder preparar bien a los jóvenes que estudian para el ministerio.

Aquí hay un extracto de su conferencia del 28 de mayo de 2018.

“Nuestra comunicación debe estar enraizada en nuestro sentido de identidad. Quiénes somos como iglesia, cuáles son nuestros mensajes clave y cómo podemos comunicarnos de manera coherente con nuestro mensaje.

La comunicación es el núcleo para la Iglesia. Nos basamos en el hecho de que tenemos que llevar las Buenas Nuevas a los confines de la tierra. Si no nos comunicamos bien, si no somos fieles a nuestra misión de comunicación, de llevar las Buenas Nuevas a las personas, entonces estamos fracasando en algo que es fundamental para lo que somos.

Las Buenas Nuevas que comunicamos son el mensaje que se nos muestra a través de la vida de Jesucristo. Se trata del amor incondicional de Dios hacia las personas y la invitación a ser personas de amor. No es simplemente un mensaje intelectual. Estamos invitando a las personas a un estilo de vida. Jesús es una persona. Estamos llamando a las personas a una relación con una persona. Esto debería darnos la finalidad, el objetivo de la forma en que nos comunicamos. También estamos llamando personas en una comunidad. Muchas de nuestras estrategias de comunicación deben enfocarse en la importancia de lo digital como punto de contacto.

A veces somos una iglesia que da un paso atrás y analiza lo que está sucediendo en el mundo. En el entorno digital, es importante darse cuenta de que hemos cambiado por lo que está sucediendo en la cultura digital. Necesitamos pensar cómo las plataformas digitales pueden ayudarnos a construir la sensación de estar en la comunidad, cómo podemos usarlas para nuestra comunicación interna. Debemos construir plataformas que permitan que los líderes tengan una acción responsable. Es importante pensar en cómo trabajamos en colaboración y trabajar en plataformas que posibiliten las decisiones de colaboración.

La Iglesia es en sí misma una comunidad. Por lo tanto, nuestra dinámica, particularmente entre nuestros miembros más jóvenes, estará influenciada por la forma en que piensan y entienden las comunicaciones. La comunidad también tiene una idea de cómo obtenemos identidad. ¿Dónde está mi sentido de pertenencia? El entorno digital plantea muchas preguntas en la Iglesia. Una cuestión es que, como Iglesia, como comunidad, como individuos y ministros, nos comunicamos de manera explícita y deliberada. También nos comunicamos en cualquier momento, ya sea que lo notemos o no. Las redes sociales nos dan el privilegio especial de vernos a nosotros mismos como una iglesia y entender lo que piensa la gente de la Iglesia. El papel de la comunicación es tan importante en la Iglesia y para las comunidades dentro de la Iglesia. Debemos prestar más atención explícita a lo que estamos haciendo. Tenemos que ver con quién estamos tratando de comunicarnos, qué estamos tratando de decir y cuál es la respuesta.

En mi opinión, las comunicaciones tienen dos funciones. Una es, para el intercambio de información. Y la otra para la relación. Nos comunicamos para construir relaciones. Las redes sociales intensifican la conexión intrínseca entre información y relación. Estamos trabajando muy duro en la dimensión relacional. Hay aspectos positivos y negativos. “

Haga clic en la imagen para escuchar la conferencia (en inglés) de Mons. Paul Tighe:

Print Friendly, PDF & Email