2018 Triduo de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Toronto

0
192

(Toronto, Canadá) – “He aquí a tu madre”. Estas cuatro simples palabras fueron pronunciadas por Nuestro Señor al amado discípulo el Viernes Santo. Aunque se las dijo a un solo individuo, estaban destinadas a todas las personas. En un momento crítico de su pasión, Jesús estaba dando a todos los discípulos un poderoso defensor: su madre. La Iglesia primitiva la reconoció y abrazó a María, la Madre de Dios, como un poderoso intercesor y modelo.

A lo largo de los siglos, María ha desempeñado este papel con muchos títulos. Los Redentoristas hemos tenido el privilegio de honrarla con el nombre de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. La parroquia de San Patricio comenzó las devociones para el Perpetuo Socorro poco después de que los Redentoristas llegaran a Toronto en 1881. Continuamos esta tradición hoy, que cada año culmina en un santo triduo en honor de nuestra Santísima Madre.

Durante tres noches, la Iglesia de San Patricio ha estado repleta de devotos de todo el área de Toronto, incluso llegando a Neumann Hall, donde se realizó un video para la multitud. Este año tuvimos dos predicadores invitados: el Superior Provincial, el P. Mark Miller CSsR y el Obispo Auxiliar Robert Kasun CSB. El Obispo Kasun es un viejo amigo de los Redentoristas y fue pastor de la parroquia de San Alfonso en Edmonton después de que nos fuimos hace varios años.

el Obispo Auxiliar Robert Kasun CSB

Cada una de las tres noches ha tenido un tema diferente. El lunes por la noche celebramos a la familia. En la segunda noche, nos enfocamos en la misión de sanación de la Iglesia. La tercera noche, el día de la fiesta de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, comenzó con un testimonio de Margarette Almonte, quien habló con elocuencia del papel que María tuvo en su vida. Luego el Obispo Kasun presidió y predicó acerca de María como un modelo de discipulado cristiano. El obispo destacó tres maneras importantes en que María nos llama: crecimiento interior (santidad), crecimiento externo (servicio a los demás) y una actitud de gratitud. También felicitó a la multitud por su devoción y fervor y los animó a perseverar en la práctica de su fe.

Como en años anteriores, la celebración litúrgica formal fue seguida por una celebración más informal de la comunidad, una feria internacional de alimentos con platos de todo el mundo. Aquí hubo la oportunidad de probar comida sabrosa y saludar a viejos y nuevos amigos. ¡Un buen final de tres días extraordinarios!

P. Ed Eherer, C.Ss.R.

Publicado por The Edmonton-Toronto Province, julio de 2018

Print Friendly, PDF & Email