Pagani: una restauración contemporánea

0
404

(Pagani, Italia) – La casa religiosa de los Redentoristas de Pagani fue construida desde 1743 hasta 1745, según se conoce de un proyecto de San Alfonso que, para la dirección de la obra, aprovechó de los arquitectos del rey de Nápoles, Pietro y Salvatore Cimafonte.

En la casa religiosa con una iglesia anexa de Pagani, Alfonso esbozó el modelo redentorista de arquitectura, porque quería que, desde el aspecto exterior del edificio, se pudiera conocer también la espiritualidad interior de la Congregación. El modelo debería conducir con precisión todas las construcciones posteriores de los Redentoristas.

Para llevar a cabo sus proyectos, que a veces eran simples líneas pero a veces también bocetos, San Alfonso utilizó arquitectos nacionales.

Incluso la Basílica actual fue diseñada por San Alfonso que, para la construcción, se aprovechó del arquitecto real Pietro Cimafonte. La Basílica fue construida entre 1756 y 1824. En 1803 fue consagrada por Mons. Domenico Ventapane, obispo de Teano, que estableció el aniversario de la dedicación el 23 de octubre, el día dedicado al Redentor.

El diseño alfonsiano original de la Basílica se mantuvo durante muchas décadas después de la muerte de San Alfonso.

No solo eso: a lo largo de los siglos, los Padres Misioneros querían preservar el tipo arquitectónico de una sola nave, con dos capillas laterales, deseadas por su Fundador. Por esta razón, no se realizaron o el proyecto de Juan Fluenzio Tooth (1911-1912), ni la de Aristide Leonori (1921-1928), que había planeado la transformación de la iglesia en tres naves.

El aspecto estético y decorativo de la presente basílica, sin embargo, es debido a la restauración llevada a cabo en 1930-1933 por el arquitecto Gino Chierici, Superintendente  de Arte medieval y arte moderno de Campania, lo que redujo el tamaño de las capillas laterales y superpuesto las paredes de toda la Basílica con mármoles preciosos y embellecieron las ventanas con vidrieras.

Actualmente, el nuevo proyecto de restauración, promovido por el padre Superior Luciano Panella y escrito por quien firma, tiene como objetivo recuperar los espacios arquitectónicos antiguos creados siguiendo la idea artística original de Alfonso.

En particular, este proyecto pretende hacer utilizables las antiguas capillas laterales de los siglos XVII y XIX, que se redujeron en tamaño en las restauraciones de 1930-1933 y que desde entonces no han sido accesibles al público.

El nuevo proyecto prevé que se utilizarán como Sala ex voto Alfonsiana y en la Sala de la Iluminación de la vida del Santo Fundador. Serán utilizables a través de la reapertura del portal antiguo colocado en el crucero frente a la Capilla de San Alfonso. Por lo tanto, la restauración permitirá la visita de los peregrinos a estos espacios antiguos, que se reutilizarán como un santuario alfonsiano. Además, al comienzo del itinerario del museo se establecerá un área temática sobre la historia de la construcción de la Basílica, donde se repasarán sus principales fases de construcción.

Sin embargo, el proyecto prevé la consolidación de los paramentos de mármol realizado por Gino Chierici, la restauración de la cubierta y las fachadas de las cerchas de madera, la restauración filológica de las antiguas capillas, donde recientemente se ha situado la Urna del Siervo de Dios Maddalena Fezza da Pagani y la restauración conservadora de las ventanas del siglo XX.

La fachada se verá afectada por la nueva intervención de restauración mediante la reutilización y recomposición de la abertura colocada lateralmente a la fachada, para permitir el acceso independiente al nuevo Santuario Alfonsiano. La nueva restauración retendrá la cara filológica y estética de la basílica, que en su composición artística, es del siglo XIX: fue construido por Filippo Conforto en 1822-1823, mientras que las estatuas de los santos Pedro y Pablo fueron construidos por Carmine Calvanese en 1824.

El nuevo Santuario Alfonsiano se reflejará en la Capilla de San Alfonso. De hecho, el acceso principal a las antiguas capillas se colocará frente a la entrada de la Capilla Alfonsiana y constituirá su extensión temática natural.

Por un lado, en la capilla, los peregrinos van a rezar ante la tumba del santo y, en segundo lugar, en el santuario, continuará la meditación visitando antiguas capillas donde se pondrá de relieve artísticamente las etapas clave de la vida de San Alfonso y, por lo tanto, la vocación, la renuncia a la toga, la teología y los milagros del abogado (este último a través de los exvotos).

La Capilla de San Alfonso fue construida en 1819-20 por el padre superior Celestino Maria Cocle y el maestro de mármol Raimondo Belli. Su puerta se forjó en 1820 por Lorenzo Gargiulo y el nuevo proyecto que resurgir más pequeño que lo que la nueva entrada del santuario, de acuerdo con los criterios de restauración de la distinción y la asonancia como teorizado por Cesare Brandi y la escuela romana de restauración Paolo Marconi.

Lorenzo Gargano, arquitecto

Bibiliografía: Gargano Lorenzo, El tipo arquitectónico alfonsiano, los edificios redentoristas del siglo XVIII, en el Análisis histórico matemático de los sistemas artísticos del sur de Italia, Roma 2018

(En el camino con San Gerardo, julio-agosto)

Print Friendly, PDF & Email