RYM Saigon compartió el Festival Joy of Moon con los nativos de Plei Kly

0
98

(Saigón, Vietnam) – En el Festival del Medio Otoño, los Misioneros Jóvenes Redentoristas (RYM por sus siglas en inglés) dirigidos por el Padre. Alfonso Tran Ngoc Huong, CSsR viajó a Plei kly para compartir la alegría del festival con los nativos del lugar del 21 al 23 de septiembre. Plei Kly es un centro misionero de los Redentoristas en la zona montañosa de Vietnam, donde la mayoría de la población local pertenece al grupo étnico JRAI.

Salimos para Plei Kly a las 8.30 pm el 21 de septiembre de 2018, que está a unos 470 km de SAIGON. Nos tomó alrededor de 11 a 12 horas llegar al lugar. Después de llegar, comenzamos a entregar regalos, y todos estaban felices de hacerlo juntos. Fuimos recibidos por el reverendo Joseph Nguyen Dac Thinh. C.Ss.R. un misionero redentorista en Pleikly y luego desayunamos juntos.

Estábamos divididos en 2 grupos. El primer “equipo de diseño” del grupo ha trabajado para crear un escenario para los programas culturales nocturnos y el otro grupo ha empaquetado 1,500 paquetes de regalo para ofrecer a familias y niños. Hemos cortado y atado inteligentemente estrellas y linternas de colores; preparar la sala con linternas y colocar dulces y caramelos en cajas. Todos trabajamos juntos y creamos un ambiente animado. Fue un nuevo tipo de experiencia en el que todos fueron parte de él y se entusiasmaron con la tarea.

Por otro lado, un grupo de personas de etnia JRAI estaba preparando el almuerzo. Comimos juntos platos locales preparados con brotes de bambú y hojas de mandioca.

Alrededor de las 3:00 p.m., el equipo de RYM distribuyó los obsequios empaquetados a las familias pobres que incluían arroz, ropa, juguetes, etc. La gente estaba feliz de recibir regalos. Había alrededor de 250 familias que recibieron paquetes de regalo. Agradecemos a Dios por todos nuestros benefactores que han donado generosamente los regalos para las familias pobres locales.

La puesta en marcha de la celebración de mediados de otoño comenzó a las 6 de la tarde, pero la gente y los niños comenzaron a asistir a la iglesia desde las 5. Todos participaron en la misa devotamente. Aunque comenzó a llover; Sin embargo, el ambiente en el interior era muy devoto y sereno. Al comienzo de la misa se cantó un canto de entrada en lenguaje JRAI. Durante la homilía, p. Alfonso Tran Ngoc Huong invitó a los niños a vivir una vida honesta, ser feliz y alegre como la luna, y tener fe en Jesús, cada vez más porque Jesús nos ama a todos.

La representación de BƠRƠMI KIANG khap – WARMING MOONLIT NIGHT se hizo poco después del final de la misa. Los niños se reunieron en frente del escenario preparado para la noche. Los niños estaban felices y emocionados cuando Ama Thinh comenzó a hablar al público. (Ama significa sacerdote en Jrai).

Hubo muchas actuaciones. El primero fue un grupo de baile y luego un baile de niñas Jrai en sus ropas tradicionales Jrai. Los jóvenes presentaron una obra especial para los niños Jrai, llamado “volver a casa.”

La historia era sobre el amor entre una madre y su hijo. En la escena, la lealtad de un perro y la ayuda de varios animales en un pequeño bosque se representaron muy bien. El acto finalizó con un baile de una canción familiar con un mensaje que todos los niños merecen vivir en una familia feliz con el amor de los padres.

Inmediatamente después del programa, los niños recibieron regalos. Al recibir los regalos, los niños estaban entusiasmados y emocionados. Los niños nos dijeron “Boni” (Boni: significa gracias en Jrai). Fue realmente un buen momento para ver a los niños con caras sonrientes. Luego nos juntamos para una sesión de fotos con dos Redentoristas y personas JRAI. Por último, nuestro festival de mediados de otoño cerrado de manera significativa. Tuvimos el placer de beber cerveza de arroz y comer comida tradicional JRAI que nos ha hecho confraternizar.

El domingo 23 fue otro día ocupado para todos nosotros. Temprano en la mañana muchos niños vinieron a aprender las lecciones bíblicas enseñadas por las hermanas y hermanos mayores seguidas por la Sagrada Eucaristía. Durante la misa, el reverendo Alfonso les hizo una pregunta a los niños: ¿qué pueden hacer para ayudar a sus padres? Muchos niños respondieron espontáneamente; algunos han dicho que limpian el piso, cuidan a sus hermanos o hermanas, otros pueden cocinar arroz, ayudar a amigos cuando están enfermos. Las características inocentes y simples de los niños tocaron nuestros corazones y nos hicieron sentir felices.

Por la tarde, nuestro grupo se dividió en 4 equipos para visitar diferentes pueblos. Hay 4 aldeas: KLY PHUN, THONG A, TONG WILL, y CHƯ BOH I. Tres de estos pueblos estaban bastante lejos, así que fuimos en un vehículo llamado “MAY CAY”. Otro grupo llegó al pueblo de KLY PHUN. Los jóvenes locales H’Chuyen y H’Thai dirigieron el grupo.

Después de caminar durante aproximadamente 1 km a lo largo de la carretera, llegamos al pueblo de KLY PHỤN. Trajimos dulces con nosotros para dárselos a los niños de las aldeas. A nuestra llegada, los niños se reunieron para recibir regalos.

Luego, continuamos visitando a algunas familias, rezando por los enfermos, dando la comunión y rezando en las familias. El entorno rural fue fantástico. Había pequeñas casas. Las vacas y las cabras pastaban en los campos. Era una atmósfera tan pacífica que uno nunca la ve en el contexto urbano y en las ciudades abarrotadas.

Después de encontrar a algunas familias, Raine invitó a otros niños a unirse a nosotros. Tres chicas: Changsu, Jory y Thương caminaron con nosotros de principio a fin.

Más tarde, nos condujeron a la llamada “Tierra Prometida”, un nombre amistoso para un cementerio a las afueras del pueblo. H’Chuyen nos dijo que estos eran los cementerios de los dos Hermanos Redentoristas Macco (Marcos) y Dan Phero (Peter) Aquí. Los Redentoristas tuvieron estrechas relaciones con los Jrai durante su período misionero. Consideraron este lugar como una tierra prometida que Dios les dio. Su último deseo fue ser enterrados después de la muerte en esta tierra, a fin de permanecer en estrecha relación con la gente de JRAI aquí, así que rezamos por ellos.

Continuamos nuestro viaje. Cruzamos las corrientes pasando por grandes bambúes y un gran campo verde. El grupo de jóvenes y la gente de JRAI visitaron a Plei Kly juntos por primera vez.

Después de un largo y agotador viaje, llegamos a la casa del élder KLY PHUN. Nos recibieron con cantos y flores. Durante el almuerzo, probamos la cerveza local de arroz juntos. El líder de la aldea nos explicó que KLY PHUN significa “aldea de piedra original”. Nos contó una historia que, hace mucho tiempo, había 3 reyes en el pueblo (Potao): rey de fuego, rey del viento y rey del agua. Pero cuando conocieron y aprendieron la Biblia, todavía conservan a estos tres reyes, pero creen que Dios es el rey de todos.

Las personas dependen de su trabajo en la agricultura y en las granjas avícolas. Algunas familias más ricas crían vacas o cabras. Aunque la gente de JRAI y Plei Kly todavía son pobres, logran tener una vida feliz y pacífica.

Después de visitar los pueblos, todos nos reunimos frente a la iglesia para llevar nuestro equipaje y regresar a SaiGon. Nos reunimos en un círculo y agradecemos a Ama Thinh y a todos los miembros de JRAI, que nos recibieron muy bien. Regresamos a Saigón, llenos de recuerdos de Plei Kly y de la gente amable de Jrai.

Gracias a Dios por la hermosa experiencia y la oportunidad que se nos ha dado.

Versión vietnamita: Maria MAI TRAN

Traducido por Teresa TRAN

Print Friendly, PDF & Email