Beato Pedro Donders: Profeta de justicia y liberación

0
529

El 14 de enero celebramos la fiesta del Beato Pedro Donders. Fue proclamado Beato por Juan Pablo II el 23 de mayo de 1982. Como podemos imaginar, hay muchos elementos técnicos en el proceso de canonización. Además de los milagros aprobados, un elemento importante en el proceso de canonización es el de la devoción popular a la persona. Creo que este programa de promoción de la devoción popular es uno de los que todos, como Familia Redentorista, debemos emprender, no solo para promover a uno de los nuestros, sino también por la valiosa contribución e inspiración que la vida de Pedro Donders ofrece a la sociedad y a la Iglesia.

Mientras leía el volumen de Espiritualidad redentorista (n. 9, en español) sobre Pedro Donders, me sorprendió una dimensión que podemos usar, y que también lo menciona el coordinador de este volumen, Padre, ahora obispo, Noel Londoño, C. .R., es el llamado cristiano del bautismo de ser profetas en medio de las realidades humanas.

A lo largo de las décadas y años posteriores al contacto europeo, América Latina ha sufrido grandes cambios culturales y políticos que habrían llevado a los movimientos de independencia del siglo XIX y los trastornos sociales del siglo XX.

Pedro Donders nació en 1809, a principios del siglo XIX. Llegó como misionero a la colonia holandesa de Suriname en 1842 y trajo consigo el pensamiento político, social, moral y eclesial actual de aquellos tiempos en Europa, donde la justicia y la liberación eran ciertamente temas centrales.

Popularmente, solemos limitar nuestras referencias a Pedro Donders como apóstol de los leprosos, lo cual está justificado ya que trabajó durante 28 años, con algunas interrupciones, en el lugar llamado Batavia, creado específicamente para recibir a los leprosos en la región. Murió entre los leprosos el 14 de enero de 1887.

Pero Pedro Donders también estaba en contacto con varios grupos humanos de personas explotadas y esclavizadas, incluidos unos 40,000 esclavos concentrados en 400 asentamientos coloniales. En sus esfuerzos de evangelización, a menudo se enfrentó a la resistencia de los colonizadores “cristianos” que obstacularon su entrada a las plantaciones, incluso para administrar los sacramentos. De hecho, antes de su muerte (1887), la esclavitud en Suriname fue abolida en 1863.

Pedro Donders también se dedicó a la evangelización de los pueblos indígenas que fueron marcadamente afectados por el alcohol y otras enfermedades, como la viruela importada de los europeos. Estos pueblos eran tribus araucas, warros y guarní. Como otros evangelizadores, Pedro Donders encontró innumerables dificultades con los Caribes, también conocidos como “las pieles rojas del sur”. Es interesante observar que el Vicario apostólico durante su visita a Suriname durante el período de Pedro Donders comentó que en ese momento la mayoría de la población indígena de Suriname era católica debido y gracias a la labor incansable y pionera de Pedro Donders, “el apóstol de los nativos “.

Lo que estos hechos históricos misioneros y ministeriales subrayan es la importancia de la liberación y la justicia humana en el trabajo de evangelización. Pedro Donders fue a menudo el portavoz de la comunidad redentorista a favor de todos aquellos que fueron explotados, esclavizados y marginados. Estos incluían, además de los leprosos abandonados y marginados, los nativos y los esclavos.

Me parece que un fuerte interés para promover la devoción y el reconocimiento de Pedro Donders es ubicarlo entre las figuras de los movimientos históricos de la justicia y la liberación en América Latina, donde es pionero junto con a otros en la lista de figuras proféticas canonizadas que culminan en el siglo XX con Obispo Oscar Arnulfo Romero (canonizado el 15 de octubre de 2018).

Un ejemplo de la voz profética de Pedro Donders son sus cartas, que el coordinador del volumen de Espiritualidad Redentorista dedicada a Donders, indica que puede ubicarse entre las antologías de los testigos proféticos de la Iglesia en América Latina. En sus cartas, Pedro Donders refleja los siguientes elementos proféticos tradicionales: una visión profética de la realidad de Suriname, la denuncia de los responsables, la reacción profética a estas injusticias, la esperanza de liberación y la imposibilidad de una auténtica evangelización sin este precedente: la liberación.

Para citar solo un ejemplo de esto, tenemos una carta escrita en 1846 en defensa de los esclavos. Después de mencionar si en Surinam había al menos tantos tratamientos para los oprimidos y explotados que en Europa para las mascotas, las cosas serían mucho mejores, escribe Pedro Donders, y cito:

“¡Ay! ¡Ay de Surinam en el gran día del juicio! ¡Ay! ¡Ay! Sí, mil veces! Problemas a causa de los europeos, los dueños de los esclavos en las plantaciones, los administradores, los directores y los guardias (de todos los que dominan a los esclavos). ¡Ay de aquellos que están enriquecidos con el sudor y la sangre de los pobres esclavos, que ya no tienen otro defensor sino Dios!”

Estas fueron palabras fuertes en su tiempo como lo serían también hoy.

Que Pedro Donders sea nuestra inspiración para estar lleno de su espíritu profético y para romper las barreras de miedo y ansiedad que nos impiden vivir la dimensión profética a la que nuestro carisma nos llama como seguidores del Redentor.

Manuel Rodríguez Delgado, C.Ss.R.

Print Friendly, PDF & Email