Triduo en honor de San Juan Neumann, en Roma

0
248

(Roma) – La comunidad San Alfonso de Roma ha comenzado el Triduo (una novena de tres días) en honor a San Juan Neumann el 2 de enero en la Iglesia de San Alfonso, Roma, que finaliza el 4 y anticipa las celebraciones del día festivo del 5 de enero, antes de la fiesta de la epifanía. P. Luis Alberto Roballo Lozano, C.Ss.R. el Rector de la casa presidió la Santa Misa y muchos cohermanos concelebraron.

El Triduo comenzó con una presentación de la vida y el ministerio de un gran Santo. Es notable conocer la vida de San Juan Neumann que provenía de Bohemia (ahora República Checa). Nació el 28 de marzo de 1811, decidió abandonar su tierra natal y dedicarse a los inmigrantes europeos en América. Como un misionero celoso, siempre quiso guiar a las almas a Cristo. Neumann fue ordenado sacerdote por el obispo de Nueva York en junio de 1836 y se entregó al cuidado pastoral de las personas en la vasta área alrededor de las Cataratas del Niágara. Como su vocación misionera exigía vivir en la comunidad religiosa, ingresó a la Congregación del Santísimo Redentor en enero de 1842. Como misionero incansable, Neumann se mantuvo en particular con los inmigrantes alemanes, primero en Baltimore, Maryland, luego en Pittsburgh, y Pensilvania. Luego de ejercer el encargo de Viceprovincial Superior de los Redentoristas de 1846 a 1849, se convirtió en el párroco de la Iglesia de San Alfonso en Baltimore. En 1852, a la edad de cuarenta y un años, fue nombrado obispo de Filadelfia.

San Juan Neumann tuvo un fuerte impacto en la vida religiosa de los Estados Unidos al fundar escuelas católicas y promover devociones, especialmente la devoción a la Sagrada Eucaristía. Fundó un nuevo instituto religioso: la Tercera Orden de San Francisco, de Glen Riddle. Las Hermanas Escolares de Notre Dame también consideran al Obispo Neumann como su segundo fundador, así llamado su “Padre en América”. En solo siete años construyó ochenta y nueve iglesias, varios hospitales y orfanatos. Neumann constantemente visitaba incansablemente su vasta diócesis.

El 5 de enero de 1860, a la edad de cuarenta y nueve años, murió repentinamente de un ataque al corazón en una calle de Filadelfia. John Neumann fue beatificado durante el Concilio Vaticano II el 13 de octubre de 1963, y fue canonizado el 19 de junio de 1977. Durante la homilía con motivo de la canonización de Neumann, Pablo VI resumió la actividad del nuevo santo con estas palabras: “Estaba siempre cerca de los enfermos, le encantaba estar con los pobres, era amigo de los pecadores, y ahora es la gloria de todos los emigrantes”.

San Juan Neumann es invocado como patrón de niños enfermos y de inmigrantes.

Que la vida de San Juan Neumann inspire a todos los Redentoristas y compañeros asociados como misioneros celosos para llevar a cabo la misión que Cristo, el Redentor, nos ha confiado.

Scalanews

Print Friendly, PDF & Email