“Ser redentorista es una opción de vida por la misión”, desde el Sínodo, Mons. Pereira da Silva, CSsR

0
421

Sínodo para el Amazonas: entrevista a S.E.R. Monseñor Zenildo Luiz Pereira da Silva, CSsR, Obispo de la Prelatura de Borba, Amazonas, Brasil

La Prelatura de Borba, ubicada en el estado de Amazonas, Brasil, fue erigida el 13 de julio de 1963 con el toro “Ad Christi” por el Papa Pablo VI. El obispo Adriano Jaime Miriam Veigle fue el primer obispo de la prelatura. Desde el 20 de septiembre de 2017, el obispo Zenildo L. Pereira da Silva, CSsR es el actual obispo de la Prelatura. Es uno de los participantes en el Sínodo para la Amazonía que se lleva a cabo en Roma del 6 al 27 de octubre de 2019. Entre los participantes hay 6 Redentoristas de Brasil, Bolivia y Colombia: 5 obispos y un superior de Viceprovincia.

¿Cómo describe la situación actual en la región amazónica desde un punto de vista pastoral?

El inmenso territorio de la Amazonía se caracteriza por una pluralidad de grupos humanos, culturas y religiones. Esta pluralidad que se traduce en una variedad de experiencias espirituales, diferentes expresiones de relaciones con la comprensión trascendente y diferente de los símbolos litúrgicos celebrados en espacios sagrados, socava la herencia colonial y monocultural de la Iglesia y sus liturgias hoy. Más allá de la pluralidad cultural y religiosa, las distancias causan un grave problema pastoral para la constitución de una Iglesia con rostro amazónico (ver IL 128).

Las distancias, la falta de recursos y los sacerdotes nos impiden seguir adelante con la formación de los laicos y el clero local al servicio pastoral en las comunidades.

Hoy somos una iglesia misionera y tenemos muchos líderes de servicio buenos y dedicados, pero notamos que en muchas prelaturas y diócesis faltan dos elementos básicos: recursos humanos y subsidios financieros.

Al mismo tiempo, el avance de los movimientos pentecostales, de los evangélicos, de las sectas religiosas, etc., es motivo de gran preocupación. Estos grupos promueven una teología de la prosperidad basada en la superficialidad bíblica, creando la idea de un “Dios” del individualismo.

Personalmente, sostengo que necesitamos crear una base más sólida para promover la evangelización en la Amazonía. Solo a partir de las ofrendas esporádicas y voluntarias de los fieles no es posible desarrollar una atención pastoral más sistemática adaptada a las necesidades de las personas. Por lo tanto, es necesario despertar a la Iglesia para una mayor solidaridad con la región amazónica y ayudar a las diócesis y prelados más necesitados.

¿Cuáles son las características específicas de la prelatura de Borba?

La prelatura se encuentra a orillas del río Madeira, en el estado de Amazonas. La evangelización se logra a través de botes. Es un transporte costoso. En solo un viaje, para visitar 20 comunidades, se debe gastar entre 700 y 1.500 reales. Es muy caro!

Catedral de Borba, durante la fiesta de Santo Antônio (Wikimedia, foto Bárbara Nonato)

No tenemos carreteras y todas las parroquias y comunidades son visitadas en bote, lancha motora, canoa, etc. El camino es el río, los lagos y los arroyos. En la prelatura tenemos alrededor de 400 comunidades, donde debe llegar el agente pastoral. Los pueblos indígenas viven en estas comunidades: Munduruku, sateré.

Otra característica peculiar es la fuerte Pietas popular, las fiestas de los santos y otras expresiones de tradiciones particulares.

¿Qué esperanzas surgen a medida que se desarrolla el Sínodo?

El Sínodo es el resultado de un largo proceso de escucha que comenzó hace más de un año. Esta escucha atenta ha demostrado las necesidades reales de la Iglesia en la Amazonía.

El Sínodo levanta esperanzas en los siguientes aspectos:

  • la posibilidad de formar una Iglesia con la cara amazónica;
  • sensibilidad a la necesidad de apertura y diálogo entre culturas;
    crecimiento de una Iglesia misionera y ministerial;
  • una transformación, un pasaje de la Iglesia con visitas esporádicas o anuales a la Iglesia fundadas en la presencia;
  • una evangelización basada en la Palabra de Dios y en la Eucaristía;
  • surgen algunas sugerencias más audaces, como: la ordenación del diaconado femenino, la promoción y la mejora continua de la formación del diaconado masculino permanente, la formación de buenos catequistas para las comunidades más distantes, etc. (¡Son propuestas!);
  • La ecología es un tema transversal y debe acompañar todas las acciones pastorales … despertar el compromiso y la conciencia.

Usted está visitando la comunidad de San ‘Alfonso en Roma en la fiesta de Nuestra Señora de Aparecida, patrona de Brasil, que preside la Eucaristía en nuestra comunidad redentorista. El Santuario de Aparecida es la primera parroquia en América Latina, donde los Redentoristas comenzaron su ministerio misionero. ¿Cómo cree que los Redentoristas pueden continuar su trabajo misionero en Brasil y América Latina hoy para enfrentar los desafíos actuales y aprovechar las oportunidades de la sociedad y la Iglesia?

En primer lugar, me gustaría expresar mi gratitud por la invitación. Celebrar la fiesta con los hermanos es una alegría. Somos hermanos Somos marianos! Esta fiesta de Nuestra Señora de Aparecida nos empuja y nos motiva aún más a la evangelización y la misión.

Ser redentorista es una gracia, una bendición. Ser redentorista es hacer una opción de vida para la misión, significa pasar la vida al servicio del anuncio del reino de Dios, un anuncio explícito de la Palabra de Dios.

La vocación a la vida redentorista es fundamentalmente un llamado a la vida misionera. La región amazónica es un campo misionero. Así que creo que es nuestro lugar, para los de la Congregación del Santísimo Redentor.

Todavía recuerdo que nuestra decisión para la misión se basa en el siguiente texto bíblico: “El Espíritu del Señor está sobre mí; por esto me consagró con la unción y me envió a anunciar un mensaje feliz a los pobres “(Lc 4,18).

Me gustaría enfatizar que nuestra presencia en la Amazonía se justifica por las siguientes razones:

Es una región misionera. Somos misioneros Tenemos muchos buenos ejemplos y testimonios de misioneros extranjeros y brasileños que ofrecieron sus vidas por esta causa;
Es una región donde los pobres y los abandonados son despreciados. Por esta razón, la presencia redentorista en la Amazonía es un servicio del samaritano que se preocupa, del custodio que vigila y que está presente en la vida de las comunidades y los pobres. Vivir entre los más abandonados es vivir en nuestro carisma.
Además, me gustaría referirme a nuestra Constitución Nº 74, que nos recuerda que el Evangelio debe ser considerado como la norma suprema de todas las acciones de los religiosos. Aunque al alcance de todos nosotros, es bueno recordar que los Redentoristas siempre evangelizan desde el inicio y a través de la comunidad. Por lo tanto, la presencia del carisma redentorista en la Amazonía es necesaria como un signo profético y esperanzador. Donde están los pobres, debe haber redentoristas.

Soy un obispo redentorista de la prelatura más pobre de la región norte. Estoy muy complacido y agradecido con la Congregación del Santísimo Redentor, con la Provincia de Denver y con la Viceprovincia de Manaus en la que crecí y fui preparado en el servicio de la Iglesia. Que Dios siempre bendiga a esta familia redentorista con buenas y santas vocaciones.

Gracias por la entrevista. Le deseamos la luz del Espíritu Santo, le recordaremos a usted y a toda la Iglesia en la Amazonía en nuestra oración, especialmente en este importante momento de la reunión del sínodo.

Scala News
foto: P. Luiz A. Roballo CSsR

Print Friendly, PDF & Email