Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

0
98
Declaración con motivo del
Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

En diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró oficialmente el 25 de noviembre como el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer, invitando a Gobiernos, organizaciones internacionales, ONGs y sociedad civil a promover mensajes y actividades que informen, visibilicen y conciencien sobre esta problemática.

Otro año más, la Fundación Serra- Schönthal y la congregación de Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor continuamos velando y luchando por las mujeres que sufren violencia de género.

Reconocemos este problema como una lacra social presente tanto en el ámbito público como privado y cuya aparición puede darse en diferentes formas, ya sea física, sexual, psicológica, estructural o económica, siendo transversal en el mundo independientemente de la cultura, religión o el país.

Nos unimos sin ninguna duda a los diferentes movimientos contra este tipo de violencia que han venido dándose en los últimos años y por supuesto, a la contribución con la Agenda 2030, en la cual 193 países se han comprometido al cumplimiento de 17 objetivos que persiguen la igualdad entre las personas, la protección del planeta y asegurar la prosperidad, dentro de los cuales se encuentra uno de los objetivos más importantes que debe ser mencionado en este día, el ODS 5: Igualdad de género, cuya meta es poner fin a todas las formas de discriminación contra las mujeres y niñas.

La NO discriminación contra la mujer en alguna de sus formas debe ser un derecho humano básico. Por ello, consideramos que sigue siendo necesario, además de una obligación moral, reivindicar y sensibilizar sobre la situación de las mujeres que sufren día a día la violencia por el simple hecho de ser mujer, con el objetivo de crear un mundo más justo, mejor, y libre de violencia contra ellas y contra nosotras mismas.

Demos voz a aquellas que sufren diariamente, a las mujeres migrantes, a las de distintas etnias, a las mujeres rurales, a las madres, a las hijas, a las niñas, a las transexuales, a las que son explotadas sexualmente… En definitiva, a nuestras hermanas, a las cuales debemos empoderar alzando nuestra voz y nuestras manos.

Por ellas. Por nosotras.

(www.hermanasoblatas.org/)

Print Friendly, PDF & Email