Nueva misión redentorista creada en San Vicente, en las Indias Occidentales

0
134

Se inauguró una nueva misión redentorista en la isla de San Vicente en las Indias Occidentales, y los cohermanos que trabajan en la región del Caribe (Dominica, Santa Lucía y San Vicente) se reunieron en la isla para una asamblea del 10 al 12 de diciembre.

Aunque la provincia de Baltimore devolvió algunas parroquias del Caribe a varias diócesis, el consejo extraordinario provincial de la provincia discernió que la nueva misión estaba en línea con el carisma redentorista y aceptó la invitación del Espíritu Santo para emprender este ministerio. La misión está dirigida por el Padre Kevin Murray, C.Ss.R., y el hermano Gerard St. Hilaire, C.Ss.R., ambos previamente instalados en Santa Lucía, en las Indias Occidentales.

El 3 de noviembre de 2019, dos días después de la llegada de los Redentoristas a San Vicente, Condado de Gerard, el reverendo Gerard, CSSp., El obispo de Kingstown, San Vicente y las Granadinas, Antillas, instaló al Padre Murray como párroco de la Parroquia de San Benedetto. La parroquia organizó un Triduo del 4 al 6 de diciembre como parte de la inauguración de la misión. El padre Ako Walker, C.Ss.R., predicó sobre los temas del Espíritu Santo, la Eucaristía y María.

El Padre Paul Borowski, C.Ss.R., Superior Provincial de la Provincia de Baltimore, presidió la Misa el 8 de diciembre. En esta misa, instó a los feligreses a centrarse en Jesús y los retó a cooperar plenamente con la provincia en la misión de San Vicente. Comparó nuestras vidas y nuestra relación con Jesús con las calles de San Vicente: muchos rincones tortuosos.

Si bien es ideal que el camino para Jesús sea recto y seguro, dijo, debemos confiar en él por completo porque, como en las calles de la isla, es difícil ver qué hay a la vuelta de la esquina. Al confiar la misión a María, recordó a sus oyentes su sí, su completa confianza y fe en Dios. María, dijo, debe ser un ejemplo de los Redentoristas cuando los cohermanos comiencen el ministerio parroquial y la evangelización en St. Vicente.

Más tarde en la tarde, feligreses y trabajadores que habían ayudado a renovar el edificio sin usar como residencia redentorista se reunieron para una barbacoa. Antes de comer, el obispo del condado bendijo la residencia, que con razón se llamaba Casa Liguori.

La primera mañana de la asamblea, el obispo local dirigió a los cohermanos en una reflexión. Utilizando el pasaje evangélico de la Anunciación, reiteró la necesidad de ser fiel y abierto como lo fue María. Señaló que aunque todas las personas tienen sus propios planes y metas en la vida, debemos permanecer abiertos al plan de Dios en nuestras vidas.

También utilizó el documento de Vida Apostólica para guiar a los cohermanos a través de lo que significa el ministerio redentorista en un mundo herido y cómo deben responder activamente a su vocación de una manera tangible y concreta. Invitó a los cohermanos a amarse mientras vivían el desafío de la vida en la comunidad. Luego el obispo también presidió la misa de apertura de la asamblea, nuevamente señalando su profunda alegría por la presencia de los Redentoristas en su diócesis.

Durante las sesiones plenarias, dirigidas por el Padre Borowski, con la asistencia del Padre Matthew Allman, C.Ss.R., segundo consejero de la provincia, los cohermanos discutieron el estado de la provincia de Baltimore, la Conferencia de América del Norte y la congregación mundial, con especial énfasis en la reestructuración. Las discusiones también se centraron en la formación y las vocaciones, el plan para la vida comunitaria y la casa de retiro del Santo Redentor en Dominica.

La asamblea finalizó el 12 de diciembre, fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, con misa y renovación de los votos.

P. Ako Walker, C.Ss.R.

Print Friendly, PDF & Email