“El terremoto del 12 de enero de 2010 nos dejó muchas lecciones”: el testimonio del misionero redentorista, padre Renold Antoine

0
307

(Puerto Príncipe, Haiti) – “Puerto Príncipe está totalmente devastado, se escuchan gritos debajo de los escombros”, dijo el nuncio apostólico a Fides, arzobispo Bernardito Auza, hace 10 años, informando al mundo del terremoto que había devastado la isla y provocado casi 300 mil muertos. Era el 13 de enero de 2010 (ver Fides 13/01/2010).

Hoy, después de 10 años, Fides ha recogido el testimonio de uno de los sobrevivientes del terremoto, el padre P. Renold Antoine, CSsR, quien junto con los misioneros redentoristas vivió momento tras momento las terribles consecuencias de esta tragedia natural y todavía está en Haití. “Para muchos de nosotros, cuenta padre Renold, la historia de Haití está dividida antes y después del terremoto. Una fecha inolvidable para todo el pueblo haitiano, ya que, en solo 35 segundos, gran parte del país ha experimentado la furia de la naturaleza con un terremoto que dejó más de 300,000 muertos y miles de heridos. Como redentoristas, sufrimos de primera mano las consecuencias de la tragedia, cuando las dos casas principales que teníamos en Puerto Príncipe (el monasterio de San Gerardo y la casa de San Clemente)se destruyeron. Al mismo tiempo, la iglesia parroquial de San Gerardo y la escuela parroquial colapsaron con cientos de niños y maestros muertos. Los cohermanos, por la gracia de Dios, no murieron, hubo solo algunos heridos. Pero la imagen en las calles era terrible: cuerpos apilados, heridos y escombros por todas partes. La Catedral de Puerto Príncipe, el palacio nacional, el Parlamento y muchas parroquias y centros educativos no han resistido al fuerte terremoto”.

“El terremoto en Haití el 12 de enero de 2010 nos ha dejado muchas lecciones, sobre todo de que todos estamos en riesgo, y los sueños de bienestar de miles de familias pueden desaparecer en un minuto”, continúa el misionero. Pero la verdadera tragedia que conmociona a nuestro país, de manera extrema, es que nuestra sociedad enfrenta diariamente dramáticos escenarios de riesgo concentrados en algunos sectores de la población que han sufrido exclusión histórica, pobreza extrema, violencia, inseguridad alimentaria, corrupción, injusticia social. Este es el verdadero desastre en Haití: esa lección debería ser la contribución indeleble al dolor de tanta gente. A pesar de la naturaleza inclemente muchas veces con nosotros, y la corrupción generalizada que sacude al país, Haití también es un país que en su dolor todavía logra sonreír, lo que siempre ha enseñado resistencia, la capacidad de recuperarse y seguir adelante. Oremos para que Nuestra Madre del Perpetuo Socorro, patrona de Haití, siempre nos ayude, para que algo así nunca más vuelva a suceder”, concluye el Padre Renold Antoine.

Print Friendly, PDF & Email