Experiencias misioneras de una joven misionera voluntaria en Filipinas

0
150

Pearllyn, conocida por nosotros como La Ling, es una Joven Misionera Voluntaria de tiempo completo durante su misión de 3 meses en la Parroquia de San Isidro Labrador, Balabagan, Lanao del Sur, Prelatura de Marawi.

Es difícil tener dos religiones al mismo tiempo porque sé que tengo que elegir una. Y elegí ser católica porque esto es lo que tengo en mi corazón y en mi mente. Yo también tengo mis razones personales por las que no elegí la otra.

Cuando me uní al Equipo de Misión Redentorista en la Parroquia de San Isidro Labrador, en Balabagan, ese también fue el momento de descubrirme a mí mismo y el momento de aprender más. Sin embargo, estaba ansiosa y al mismo tiempo asustada.

Tenía emociones encontradas. Estaba ansiosa, asustada y feliz en esos momentos cuando estaba con el equipo misionero. Estaba ansiosa por no poder conectarme y relacionarme con ellos, ya que era la primera vez que me encontraba y me mezclaba con los misioneros. Pensaba, es posible que tengan muchas expectativas de mí que yo no podría hacer. Tenía miedo de que los parientes de mi padre o, peor aún, mi padre mismo me vieran con ellos. Aún así, también me sentí feliz porque me habían dado la oportunidad de hacer nuevos amigos. No tengo muchos amigos en mi ciudad natal. Estuve mucho tiempo fuera de la ciudad cuando me fui a estudiar. Yo también estaba encantada porque tuve muchas oportunidades de aprender más sobre el servicio al Señor y las formas de vivir plenamente mi fe católica.

Tengo muchos errores y fracasos. He causado dolor a otros, especialmente a mi familia. Debido a estos recuerdos, me hizo pensar. ¿Merezco lo suficiente para ser parte de esta misión? ¿Por qué yo? No tengo suficiente conocimiento de mi fe católica. Lo único que tengo en mente es que esta es mi religión (católica) y estoy comprometida con ella durante toda mi vida.

En la misión de 3 meses en la parroquia de San Isidro en Balabagan, serví como voluntaria local para la misión juvenil. Con esta experiencia he crecido en mi fe y he aprendido mucho para vivir mi fe hoy.

También me di cuenta de que había muchas cosas que pensaba que no podía hacer, pero luego lo logré. El Equipo de la Misión me ayudó y me dio el valor para hacer lo que más temía antes. Me paré frente a mucha gente y comencé a dar charlas y reflexiones. Sin embargo, sé que lo que hice fue muy simple y todavía no he superado completamente mi pánico escénico, pero luego comencé bien. Ahora sé que puedo hacerlo gracias a la voluntad de hacerlo.

Gracias a esta experiencia misionera he adquirido el valor de expresar mis sentimientos heridos que he acariciado durante mucho tiempo. Mi padre me hirió profundamente. Lo odié durante casi la mitad de mi vida. Serví al Señor con odio en mi corazón. Sin embargo, los días que pasé con el Equipo de la Misión se convirtieron en una forma de ver la luz y dejar ir el odio y la ira en mi corazón. En todo esto, sé que fue el Señor quien hizo posible que yo conociera a estas personas. A través de ellos, emergí lentamente de la oscuridad del odio que dominaba mi corazón y para poder servir al Señor plenamente y con todo mi corazón.

Yo mismo me he convertido en destinatario de la gracia de esta misión. He aprendido que plantar odio en mi corazón solo me arruinará. He aprendido a perdonar a los que me han herido y a pedir perdón a los que he herido. Comprendí lo importante que es amarse unos a otros y amar tanto a los amigos como a los enemigos. De hecho, servir al Señor no es una plataforma para avanzar en mi agenda personal y no es un espacio para que la gente me reconozca y me ame. Esta es una invitación para mí ahora a servir y amar al Señor con todo mi corazón y mi mente. Serviré a Dios hasta mi último aliento. Amén.

Pearllyn Obina

Print Friendly, PDF & Email