Domingo de la misión redentorista de vocaciones – Zimbabwe

0
114

Reflexión del P. Gideon Sidinga, C.Ss.R, maestro de novicios

Los capitulares del Capítulo General de 2016 vivieron de hecho un momento pentecostal cuando eligieron el tema del sexenio: “Testigos del Redentor solidarios por la misión en un mundo herido”. Este tema fue elegido en un mundo tan herido y fragmentado que condujo a un mayor grado de polarización. En todas partes, incluso en la sociedad y en la Iglesia, somos testigos de las grietas y las heridas sangrantes del Pueblo de Dios.

La pandemia de coronavirus ha levantado el velo que cubría la vulnerabilidad humana y resaltó la fragilidad de cada uno de nosotros, y esto abarca raza, color, nacionalidad y ubicaciones geográficas. Hemos sido y estamos todos afectados por la furia de COVID 19.

Aquí en nuestra comunidad, algunos miembros han contraído COVID 19, mientras que en nuestras parroquias se ha extendido. El Evangelio de Marcos capta tan bien las imágenes cuando el evangelista escribe: “… en aquellos días después de esa tribulación, el sol se oscurecerá, la luna caerá del cielo y los poderes de los cielos serán sacudidos. Y verán venir al Hijo del Hombre … ”(Mc 13, 24-25). En medio del desánimo, parece que para muchos ya no hay luz; podemos perder la esperanza porque lo que ilumina ya no lo hace.

Además de esto, muchos todavía están tratando de adaptarse a la “nueva espiritualidad COVID-19”. La forma en que oramos y celebramos nuestra liturgia está ejerciendo presión sobre muchos de nuestros hermanos y hermanas cristianos, especialmente los ancianos, que todavía están tratando de mantenerse al día con los dispositivos digitales del día y también con los pobres y abandonados que viven en lugares donde los servicios de Internet se consideran un “lujo”. Tenemos partes de nuestro país donde no hay electricidad, por no hablar de Internet. Por tanto, no cabe duda de que el sol y la luna se han oscurecido. Nunca el mundo ha sufrido una herida como la que presenciamos hoy.

Creo que la política global se ha vuelto cada vez más hostil al bien común. Muchos líderes se aferran obstinadamente a sus posiciones políticas, no para servir sino para continuar engordando sus billeteras, mientras los pobres continúan siendo reubicados en la periferia de la sociedad. Esta realidad no es ajena a Zimbabwe. Es cierto que COVID 19 ha ejercido presión sobre el presupuesto nacional, pero males sociales como la corrupción y la intolerancia entre los partidos políticos han seguido sembrando hostilidad y odio entre nuestros ciudadanos. De hecho, hace falta esperanza para muchos jóvenes y para la mayoría de los desempleados en un país como el nuestro, con niveles de desempleo que superan el 80% para muchos de nuestros jóvenes.

Para la Familia Redentorista en Zimbabwe, este es un momento en el que tenemos el desafío de ser la luz y la esperanza del pueblo. Siguiendo la espiritualidad apostólica de ser enviados y ser testigos de un mundo herido, tenemos el desafío de ser fuertes faros de esperanza para todas las personas en nuestras comunidades y en nuestro país. Esto es posible gracias a la gran esperanza que tienen los jóvenes en la Congregación. Somos bendecidos con un flujo constante de vocaciones. Muchos jóvenes están ansiosos por unirse a nosotros. Actualmente, en la casa de formación San Alfonso, contamos con 17 jóvenes, estudiantes que realizan sus estudios de filosofía y teología. El Noviciado de este año tiene el mayor número de estudiantes que aspiran a ser Hermanos Redentoristas; el porcentaje es del 90% frente al 10% de los que quieren ser sacerdotes redentoristas. Para nosotros este es un gran signo de esperanza para la Congregación. Es una señal de que la gente no busca clericalismo o poder, sino simplemente ser seguidores de Jesús como se propone en los evangelios. (Const.74)

Print Friendly, PDF & Email