Cardenal Tobin: Negarse a abordar la complejidad en la Iglesia es una forma de herejía

0
761

“Los críticos que rechazan el esfuerzo continuo del Vaticano para consultar a los católicos de todo el mundo, como parte de los esfuerzos del Papa para revigorizar la vida de la iglesia, no entienden cómo Francisco está tratando de remodelar la iglesia”, dijo uno de sus cardenales asesores el martes 11 de enero de 2022.

“La sinodalidad es una forma de ser iglesia, basada en la idea, el ideal, de que todos los bautizados caminen juntos con una atención compartida del Espíritu Santo”, dijo el cardenal Joseph Tobin, arzobispo de Newark, en un discurso de apertura en la Conferencia Ministerial de Catedrales, que tuvo lugar la semana pasada en Chicago.

En los últimos días, algunos críticos del próximo sínodo, que ha recibido relativamente poca atención en los Estados Unidos, se han quejado en las redes sociales de que algunas palabras clave asociadas con el proceso de planificación del sínodo, compartidas en un tuit de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, parecían demasiado corporativos o de jerga. Al menos un obispo hizo oír su voz, publicando en su cuenta de Twitter: “Para que el proceso sinodal dé frutos, debe centrarse en la persona de Jesucristo, en los valores del Evangelio y en una visión espiritual; y eliminar estructuras complejas, instrucciones asombrosas y un lenguaje laico y corporativo”.

Sin abordar directamente la controversia en línea, el Cardenal Tobin dijo que es común que surjan ciertos temas durante los períodos de preparación previos a una reunión del Sínodo de los Obispos.

En vista del sínodo de 2012, convocado por el Papa Benedicto XVI para discutir la evangelización, el cardenal dijo que señaló que el “discernimiento” es un tema clave, utilizado dos docenas de veces en el documento preparatorio.

“Pensé que era interesante que en este nivel de la Iglesia, la gente reconozca que no hay soluciones patéticas para los desafíos que enfrenta la Iglesia hoy”, dijo el cardenal Tobin, “y que el sínodo simplemente no está ahí para aprobar algo, sino para [preguntar], ¿qué está diciendo Dios a la iglesia hoy?

El sínodo de obispos de 2023 estará dedicado a la idea de la sinodalidad, que las diócesis comenzaron a preparar el año pasado.

El cardenal Tobin, que trabaja también como miembro de la Congregación para los Obispos del Vaticano, dijo que el Papa Francisco continuó buscando respuestas a la cuestión de la sinodalidad y que destacó temas similares.

“Cuanto más y más caminemos juntos, cuanto más nos encontramos, más claro se vuelve todo”, dijo. “En este momento, acompañados por Francisco, las palabras son las mismas: misericordia, alegría, discernimiento, diálogo. Y de todas, la más incomprendida, según mi experiencia, es la sinodalidad”.

En su discurso, el cardenal Tobin recordó un encuentro en 1960 entre el historiador judío francés Jules Isaac y el Papa Juan XXIII. El Sr. Issac instó al Papa a considerar cómo la Iglesia había contribuido a los actos antisemitas en Europa y su papel en la creación de las condiciones que condujeron al Holocausto. Esa conversación ayudó a conducir a la promulgación de “Nostra Aetate” y el comienzo de un período de reconciliación entre la Iglesia y el pueblo judío.

“Lo que el Papa Juan pudo hacer solo fue posible porque escuchó”, dijo el Cardenal Tobin. “Escuchó una voz que no habría escuchado en todo el Vaticano o probablemente de ninguna persona en la iglesia católica en ese momento. Escuchó a alguien que había sido profundamente herido”.

El Cardenal Tobin dijo que escuchar profundamente como parte del proceso sinodal es “esencial para nuestro crecimiento compartido en el cuerpo de Cristo”. Esta posición es “lo que el Papa Francisco ve claramente y apoya abiertamente como el modelo de iglesia que el Señor espera de nosotros en este milenio”.

Citó la insistencia del Papa en la necesidad de que la Iglesia esté en las periferias literales y figurativas y dijó: “Me pregunto qué voces pueden hablarle a la Iglesia hoy”.

Citó el compromiso de su diócesis con los jóvenes, las personas en prisión y las personas L.G.B.T. – un gesto, dijo, “que nos costó mucho”. “Pero es un costo que tenemos que pagar, y generó enormes beneficios”, dijo.

Los católicos que se sienten incómodos con un modelo sinodal de la Iglesia, dijo, pueden sentirse desalentados por la confusión que el diálogo a menudo saca a la luz. Pero, dijo, negarse a vivir con esta tensión puede ser una forma de herejía.

“Mi definición favorita de herejía es negarse a lidiar con la complejidad”, dijo. “Si miras las herejías de la Iglesia, las grandes herejías, no podían aceptar ni una cosa ni la otra, y no querían vivir con la tensión. Hay una tensión esencial y una tensión necesaria en gran parte de nuestra vida”.

Si se destruye esta tensión”, prosiguió, “entonces la iglesia, los sacramentos, la Palabra de Dios se convierten en otra cosa. Ya no es la Palabra de Dios”.

El Cardenal dijo que confía en que las iglesias puedan abrir sus puertas y escuchar profundamente, pero también es consciente de que el proceso puede no ser fácil.

“Tenemos un largo camino por recorrer para codificar esta forma de ser iglesia en nuestro ADN eclesial”, dijo.

(por Michael J. O’Loughlin; americamagazine.org, 12/01/2022)

Print Friendly, PDF & Email