Cultura cyberpunk: pandemia y vida

0
189

La pandemia ha afectado a todo el mundo de las personas al punto de limitar las actividades que requieren presencia física. Al parecer, personas de diferentes sectores de la sociedad han sido encerradas en sus casas. La Iglesia también ha experimentado tales limitaciones, lo que ha resultado en misas y celebraciones litúrgicas realizadas a través de pantallas virtuales. En el seminario, los seminaristas no estaban excluidos de estas nuevas situaciones. Nuestras lecciones se transfirieron a la computadora y nuestros apostolados habituales se llevaron a cabo en formas alternativas que nos impedían llegar verdaderamente a la gente. Todos estos cambios y nuevas situaciones se han convertido en nuestro estilo de vida, quizás pobre en relaciones personales pero alto en compromisos tecnológicos.

Estar encerrados solos en una habitación y participar en la tecnología fue increíble para nosotros. Puede ser una nueva cultura, pero uno de los videojuegos que he jugado, CyberPunk, presenta un fenómeno similar. CyberPunk presenta una sociedad tecnológicamente avanzada en la que las máquinas de alta tecnología median los movimientos. Las personas en CyberPunk viven vidas modestas, por lo que el jugador navega por la sociedad enfrentándose a los peores crímenes, como drogas, asesinatos y corrupción. Pero estos delitos están cubiertos por tecnologías programadas para ocultar actividades ilegales en máquinas de alta gama. Por lo tanto, el objetivo del jugador es elegir si ponerse del lado del mal o del bien, y esta elección afecta el final.

Ahora estamos experimentando la vida como una forma similar de juego. La computadora, con su movilidad e interactividad, media nuestra vida diaria. Cruzamos virtualmente otros países aunque estemos dentro de nuestros cuartos en cuarentena.

Las computadoras han destruido las barreras de los protocolos de Covid, especialmente para las personas consideradas “grandes” (adultas) en la sociedad. Hay un estilo de vida más pequeño, de baja sensibilidad a la vida. A pesar de este alcance de la computadora, tiene algunos inconvenientes. Las computadoras no pueden permitirnos llegar a otros que se quedan en las calles. Estas máquinas pueden ocultar la verdadera identidad de las personas que abusan de la tecnología para su gratificación personal.

Estos abusos de la tecnología son inevitables en la situación que enfrentamos; sin embargo, las personas e incluso la Iglesia hacen uso de esta mediación informática. Usamos las redes sociales para comprar con dinero digital. Realizamos clases en línea y llevamos a cabo los esfuerzos sacramentales de la Iglesia. La tecnología ha reconvertido casi todas las actividades que hemos realizado físicamente. Por lo tanto, es nuestro deber controlar nuestras elecciones morales cuando nos involucramos en esta cultura naciente. Hemos visto cómo la amabilidad ha llevado a tales compromisos, pero también debemos tener cuidado con los depredadores que cometen delitos cibernéticos, como la piratería, el robo de identidad, el ciberacoso y similares. Depende de nosotros reconciliar estas negatividades en el mundo cibernético con nuestra bondad creativa. Podemos apoyar a la Iglesia usando las redes sociales para decir la verdad al contrarrestar las noticias falsas y las diversas agencias que usan computadoras para recaudar fondos y organizaciones benéficas.

Ahora, con las energías de las personas gastadas en este nuevo mundo mediado por la tecnología, podemos imaginar qué poderes creativos resultarán de estas energías dirigidas a una realización espiritual más profunda a través de las tecnologías.

Hermano Sigfrid Rosin, CSsR
(de la revista Ang Lingganay, Davao 2020-2021)

Print Friendly, PDF & Email