Necropolítica 3/3: Necropolítica y la estructura del pecado, un horizonte abierto de reflexión

0
406

(del Blog de la Academia Alfonsiana)

De una manera muy sintética, como nos pide el escribir en un blog, hemos visto en artículos anteriores cómo el concepto de necropolítica propuesto por Mbembe, así como sus raíces en el biopoder de Foucault, nos ayudan a comprender una modalidad de injusticia social que va más allá el mero acto singular, para hacerse más complejo en la construcción de estructuras socio-económico-culturales que generan muerte y exclusión.
En línea muy cercana a esta reflexión, el pensamiento moral católico ha encontrado en las expresiones “pecado social” y “estructuras del pecado”, una forma de expresar su juicio sobre las estructuras de injusticia presentes en las sociedades modernas que han generado y generan verdaderos “holocaustos . ”Matando no sólo físicamente sino, como muestra el pensamiento del profesor Mbembe, creando un ejército de “muertos sociales vivientes” a través de la exclusión.
Desde los números 98 al 101 de Veritatis Splendor, el Papa San Juan Pablo II, reflexionando sobre los diversos problemas sociales que atentan contra el respeto a la dignidad humana, percibe cómo diferentes elementos presentes no solo en la política, sino también en la economía, se presentan como estructuras reales que atenta contra el derecho a la vida, robando a muchos el acceso a lo más básico para la supervivencia, reduciendo al ser humano a un objeto, esclavizándolo de distintas formas.
Es un pecado contra la dignidad de las personas y sus derechos fundamentales reducirlas, mediante la violencia, a un valor utilitario o una fuente de lucro. San Pablo ordenó al amo cristiano que tratara a su esclavo, también cristiano, “no como esclavo, sino como hermano (…) como hombre en el Señor” (Fil 16) “(Veritatis splendor, n. 100).
El mismo Papa, dos años después, en Evangelium vitae, parece retomar este argumento, ampliándolo hacia el reconocimiento de la existencia de “estructuras de pecado” que operan desde dentro, generando y comunicando una verdadera “cultura de la muerte”:
En efecto, si muchos y graves aspectos de la actual problemática social pueden explicar en cierto modo el clima de extendida incertidumbre moral y atenuar a veces en las personas la responsabilidad objetiva, no es menos cierto que estamos frente a una realidad más amplia, que se puede considerar como una verdadera y auténtica estructura de pecado, caracterizada por la difusión de una cultura contraria a la solidaridad, que en muchos casos se configura como verdadera « cultura de muerte ». Esta estructura está activamente promovida por fuertes corrientes culturales, económicas y políticas, portadoras de una concepción de la sociedad basada en la eficiencia. (Evangelium vitae, n. 12).
La enseñanza actual del Papa Francisco es rica en elementos que desarrollan el problema antes mencionado. En particular, su encíclica social, Laudato si ‘, que incluye la grave cuestión ecológica frente a una cultura y economía utilitarista ya secular, así como su exhortación postsinodal, Querida Amazonia, que aborda problemas de carácter socio-políticos-económicos que ponen en riesgo la vida, principalmente, de los pueblos pobres e indígenas de la región amazónica.
También en otro ámbito, el de la atención de enfermos críticos y terminales, la Congregación para la Doctrina de la Fe, en febrero de 2020, publicó la carta Samaritanus Bonus. En ese documento se retoma la problemática de las estructuras del pecado y se destaca el pensamiento de los Papas Francisco y de San Juan Pablo II. También aborda el juego problemático que se desarrolla dentro del proceso de discernimiento en las conciencias personales.

En este sentido, el Papa Francisco ha hablado de la «cultura del descarte». Las victimas de tal cultura son los seres humanos más frágiles, que corren el riesgo de ser “descartados” por un engranaje que quiere ser eficaz a toda costa. Se trata de un fenómeno cultural fuertemente anti-solidario, que Juan Pablo II calificó como «cultura de la muerte» y que crea auténticas «estructuras de pecado». Esto puede inducir a cumplir acciones en sí mismas incorrectas por el único motivo de “sentirse bien” al cumplirlas, generando confusión entre el bien y el mal, allí donde toda vida personal posee un valor único e irrepetible, siempre prometedor y abierto a la trascendencia. En esta cultura del descarte y de la muerte, la eutanasia y el suicidio asistido aparecen como una solución errónea para resolver los problemas relativos al paciente terminal. (Samaritanus bonus, cap. IV).
Finalmente, si bien la relación que se presenta entre el pensamiento de Mbembe y el problema del pecado estructural requeriría más espacio para una reflexión bien hecha, la intuición queda aquí como una propuesta para un mayor estudio. Es cierto que en nuestras sociedades modernas se siente cada vez más el problema del mal, que también se manifiesta como estructura social. Este tema es cada vez más complejo cuando toca no solo el clásico problema de la justicia, sino también la libertad de conciencia ante la imposición cultural y la restricción de derechos.

P. Maikel Dalbem, CSsR

Print Friendly, PDF & Email