Se celebró en Vico el primer centenario de la muerte del P. Francesco Pitocchi

0
164
(de izquierda a derecha) p. Davide Velocci CSsR, p. Vincenzo da Mendola CSsR y el P. Antonio Cirulli CSsR, el Provincial.

Como es bien sabido, este año se cumple el primer centenario de la muerte del redentorista p. Francesco Pitocchi (1922-2022), un acontecimiento que su comunidad de origen quiso celebrar con diversas iniciativas. Un artículo en el Osservatore Romano del 13 de junio de 2022 (del P. V. La Mendola) y uno en Avvenire / Lazio-Sette del 19 de junio (de Primo Pica), ayudaron a dar a conocer el primer centenario en curso.

El Padre Francesco, confesor del Papa Juan XXIII, de los cardenales, prelados, sacerdotes, religiosos y seminaristas romanos y de muchos fieles laicos, murió en Roma, en su pobre celda religiosa, en la Casa General de los Padres Redentoristas, el 13 de junio de 1922. ¡Una hora antes de su muerte había escuchado, desde su lecho de dolor, al último penitente!

Desde ese día, su memoria ha sido objeto de numerosas esquelas, conmemoraciones y jornadas de estudio y oración, que tuvieron lugar a lo largo de este siglo. Algunas publicaciones biográficas y conmemorativas han mantenido viva la memoria, entre sus conciudadanos, entre sus numerosos hijos espirituales y entre los hermanos redentoristas, algunos de los cuales, en primera persona, se comprometieron a que se perpetuara la memoria de su insigne hermano en tiempo.

Al centro de estas iniciativas siempre ha estado la comunidad de Vico en Lazio, en la provincia de Frosinone y en el territorio de la diócesis de Alatri-Anagni Fiuggi. Los párrocos que se han sucedido en los últimos años, los obispos diocesanos, algunos familiares del P. Francisco y un comité de fieles inspirados en su espiritualidad se reunían cada año en la conmemoración de su muerte y a menudo en otras ocasiones, en oración ante sus venerados restos, conservados en la iglesia principal de Vico, la Colegiata de San Michele, donde fueron trasladados en 1960.

Se privilegió la ocasión del Primer Centenario de su muerte, para poner la figura carismática del P. Pitocchi. El grupo del p. Francisco, en colaboración con el párroco y todos los movimientos parroquiales y cofradías, se dispuso a organizar una jornada en la que confluyeran un momento de estudio y una celebración eucarística de acción de gracias. Nuestros preciosos colaboradores y útiles interlocutores fueron los Padres Redentoristas de la Provincia de Roma, conocidos y apreciados en Vico, por su presencia a lo largo del siglo pasado. En particular tuvimos la alegría de tener entre nosotros al reverendo padre provincial Antonio Cirulli, quien, siguiendo la estela de sus predecesores, tuvo una particular atención por la figura del p. Francisco, insertando su memoria también en una Circular dirigida a sus hermanos. Junto a él, el joven redentorista Davide Velocci, oriundo de Monte San Giovanni Campano y actualmente el único redentorista vivo de Ciociaria, heredero del largo y fructífero grupo de muchos conocidos y meritorios padres redentoristas de Ciociaria, nos honró con su presencia. Padre Vincenzo La Mendola, historiador y conocido estudioso del p. Pitocchi, a quien en 2018 dedicó su tesis doctoral, discutida en la Pontificia Universidad Gregoriana, titulada El Redentorista P. Francesco Pitocchi en la Roma religiosa entre finales del siglo XIX y principios del XX, en la que, en más de 850 páginas, realizó un estudio en profundidad de la biografía del p. Francesco e informó la mayor parte de sus escritos, hasta ahora inéditos. Vincenzo ya había estado en Vico en los últimos años, para días de estudio y celebraciones en honor del p. Francisco. Actualmente es el estudioso de referencia de la biografía y espiritualidad de nuestro ilustre conciudadano.

Nuestros invitados asistieron a la jornada de estudio y oración que tuvo lugar en Vico el 30 de junio de 2022, por la tarde, como estaba previsto. Acogidos por la comunidad, ya reunida en la iglesia de S. Maria, fueron los protagonistas de este acto de celebración.

El párroco Don Luigi Battisti, que en su discurso subrayó el carácter muy espiritual de las celebraciones en curso, abrió el acto, con el saludo y la introducción del tema, dando una calurosa bienvenida a todos los presentes, incluido el alcalde de Guarcino y el teniente de alcalde de Collepardo y el teniente de alcalde de Vico. Un afectuoso saludo fue dirigido a la directora de la escuela integral de Guarcino, profesora Anna Antonella Sorge, directora. Los invitados fueron el vicerrector y el padre espiritual del seminario regional de Anagni, que siguió con interés los distintos momentos, esperando que la figura del p. Francisco, en un futuro próximo será presentado a los seminaristas de Anagni. También estuvo presente en la reunión Salvatore Jacobelli, un experto en historia local y autor de una monografía sobre p. Pitocchi. El único representante de la familia del P. Francesco, Sr. Michele Maderni, hijo del nieto de P. Francesco, Vanda Pitocchi, que con su presencia honra fielmente nuestra conmemoración.

Luego tomó la palabra Prino Pica, miembro del grupo inspirado en la espiritualidad del P. Francesco, quien, en un discurso apasionado y puntual, recordó los momentos sobresalientes de la memoria, que tuvo lugar en el siglo siguiente a la muerte del p. Pitocchi. En su discurso Pica, portavoz de su memoria y protagonista de algunos de los hechos narrados, mencionó a personajes históricos, locales y no locales que trabajaron por la memoria del p. Francisco. Entre estos, algunos Redentoristas: el P. Antonio Di Stefano, el P. Ilo Rauzzini, el P. Romeo Mezzanotte, el P. Benedetto d’Orazio, P. Loreto Perna, P. Giuseppe Scelzi, p. Nicola Fiscante, P. Giovanni Congiu, para recordar los más conocidos. No podía faltar el nombre de Giulio Pitocchi, alma de todas las iniciativas para promover la beatificación del tío redentorista. A ellos se suman, no menos importantes: el cardenal Alfredo Ottaviani, hijo espiritual del venerado Padre, monseñor Edoardo Facchini y monseñor Francesco Borgongini Duca, nuncio en Italia y cardenal. Un estruendoso aplauso concluyó el discurso de Pica, tras el cual se dio la palabra al P. Provincial. Con su sonrisa y su palabra cálida e inmediata, el P. Antonio instó a todos a detenerse, profundizar y conocer mejor las figuras de santidad que han marcado la historia de nuestra comunidad, por su actualidad y el mensaje espiritual que pueden dar a los cristianos de hoy. Él mismo afirmó que en los últimos días, releyendo la biografía del P. Francisco se sintió atraído por esta figura carismática, que también tiene mucho que decir a sus hermanos redentoristas y a los sacerdotes de hoy.

El breve discurso fue seguido por el informe del P. Vincenzo La Mendola, titulado La espiritualidad del p. Francesco Pitocchi. En los 45 minutos reservados para su discurso, el P. Vincenzo, habiendo abandonado sus notas, habló de improviso, repasando la historia existencial del p. Francisco y deteniéndose en los momentos y personalidades que contribuyeron a la formación de su espiritualidad. Aunque el tema incluía referencias históricas a fechas, lugares y eventos, p. Vincenzo logró que el contenido de su informe fuera ameno e interesante, destacando la humanidad y la espiritualidad práctica del p. Francisco, inspirado en textos clásicos de la tradición cristiana y modelos de santidad, entre los que ocupa un lugar central San Alfonso y su producción de obras espirituales, teológicas y pastorales. Las etapas de la formación espiritual del P. Francesco, el ponente les presentó citas precisas y referencias a personajes y hechos históricos. Al final de su intervención pidió disculpas por no poder informar de lo que había preparado, reservándose el derecho de hacerlo en otras ocasiones.

El primer momento finalizó con la entrega de unos obsequios simbólicos al P. Vicenzo y el P. Antonio La comunidad de Vico rindió homenaje al primero con un precioso lienzo firmado por el pintor Gianluca Campoli, “el dibujante de Lune”, que representa el centro histórico de Vico, con sus dos iglesias principales y la puerta medieval, sobre un fondo de estrellas y luna. Al P. Cirulli, el grupo folclórico con ropa típica de Ciociaria, donó una caja de productos típicos locales, como para subrayar la familiaridad de los habitantes de Vico con los Padres Redentoristas, cohermanos del p. Francisco.

Una procesión de oración acompañó la lápida de la Madonna della Concordia, que perteneció a la familia del p. Francesco, y llevada en procesión por Don Luigi.

Una vez en la iglesia, tuvo lugar la solemne celebración de acción de gracias por estos cien años de memoria pitocchiana y por la vida y obra al servicio de la Iglesia llevada a cabo por el P. Francisco. Celebrante principal el reverendo p. provincial, con los concelebrantes don Luigi, don Cristoforo, don Mattia y p. Vicenzo. El servicio de altar estuvo a cargo del estudiante Velocci. El coro parroquial animó la liturgia.

El celebrante, en la homilía, volviendo a conectar con la Palabra del día, recordó los aspectos más destacados de la personalidad del p. Francisco: su ministerio en Vico como párroco, su discernimiento y vocación redentorista y el fecundo ministerio de confesor y director espiritual de numerosos seminaristas, sacerdotes y laicos, vividos en espíritu de servicio a la Iglesia.

Al final de la celebración, el padre Luigi agradeció a los presentes ya todos los que trabajaron para el éxito de la jornada. Un homenaje floral a la tumba del Siervo de Dios por parte de la administración municipal y una oración para pedir su beatificación concluyeron el momento de celebración.

Una rica degustación de productos salados y dulces, fruto de la colaboración de muchas personas, permitió a los presentes pasar un rato de grata fraternidad, animados por una brisa fresca y la alegría de los presentes. El año del centenario que acaba de comenzar nos volverá a ver juntos para otros momentos espirituales, en torno a la venerada memoria del P. Pitocchi.

Que el ejemplo de la vida del P. Francisco y su mensaje espiritual sigan siendo para nosotros y para muchos cristianos, seminaristas y sacerdotes, un punto de referencia y un modelo a imitar, en el servicio generoso de Dios y de los hermanos en la Iglesia de hoy.

Ana Rita Pica

Print Friendly, PDF & Email