Comunicación integral y ecología en la encíclica Laudato si’

0
589
dreamstime_com

(del Blog de la Academia Alfonsiana)

Las referencias de la encíclica Laudato si ‘[1] a los medios de comunicación social (MCS) están contenidas en la cuarta parte del primer capítulo (43-47), titulado “Deterioro de la calidad de la vida humana y desintegración de la sociedad”. En este capítulo, la LS considera los efectos negativos del actual modelo de desarrollo (43), que promueve ciudades caóticas e insalubres (44), privatiza espacios bellos, reservándolos para los ricos (45), aumenta las desigualdades, rompe los lazos de la cohesión y genera violencia (46). Entre todos estos desafíos, la encíclica destaca la influencia de los MCS (47).

Aquí se evidencia una visión crítica de los MCS. Responden a los intereses comerciales de las multinacionales que las controlan y promueven el mismo modelo de desarrollo capitalista que ha provocado la actual crisis socioambiental. Este enfoque crítico de los MCS contrasta con el optimismo de un documento de las Naciones Unidas [2], que afirma que “la garantía de difusión y acceso a las fuentes de información parece ser suficiente por sí misma para la promoción de un sano desarrollo sostenible”[3] para la próximos años.

Laudato Si’, por su parte, afirma que los MCS pueden manipular la percepción humana, especialmente cuando “se vuelve ubicua” y cuando las relaciones con los demás son “reemplazadas por un tipo de comunicación a través de Internet” (47).

1.- Contaminación mental y mediática

Laudato Si ‘afirma que “la verdadera sabiduría, fruto del autoexamen, del diálogo y de los encuentros generosos entre las personas, no se adquiere con una mera acumulación de datos, que al final conduce a la sobrecarga y la confusión, una especie de contaminación mental”(47) . De hecho, la sobrecarga de datos puede impedirnos estructurar nuestro pensamiento, y una cantidad excesiva de información puede crear confusión en lugar de aumentar nuestro conocimiento.

La información debe conducirnos al conocimiento y la sabiduría, pero los MCS suelen utilizarlos como un fin en sí mismo. “En medio del ruido y las distracciones de la sobrecarga de información” (47), se nos dan innumerables respuestas, pero somos incapaces de hacer las preguntas correctas.

La comunicación instantánea dificulta el procesamiento interno de nuestras experiencias y su asimilación reflexiva. Así, es difícil aprender a “vivir sabiamente, pensar profundamente y amar con generosidad” (47). De hecho, el entorno mediático está cada vez más contaminado y podría volverse irrespirable, debido a la manipulación y la falta de transparencia.

2.- Los medios facilitan (y moldean) nuestras relaciones

La encíclica Laudato Si ‘afirma que los riesgos asociados con los MCS se vuelven más desafiantes cuando las relaciones reales son reemplazadas “por un tipo de comunicación a través de Internet” (47). La comunicación virtual “permite elegir o eliminar relaciones a voluntad” (47), dificultando así la construcción de la propia identidad y el encuentro pacífico con los demás. “En una cultura a menudo dominada por la tecnología, la tristeza y la soledad parecen estar en aumento”. [4] También hay una creciente “profunda y melancólica insatisfacción con las relaciones interpersonales” (47).

“Los medios de hoy nos permiten comunicarnos y compartir nuestros saberes y afectos” (47). Por tanto, resulta paradójico que sus usuarios más frecuentes tiendan a ser los menos empáticos. Esto confirma que la tecnología facilita el contacto virtual, pero no puede garantizar la empatía, que pertenece a la dimensión antropológica de la comunicación. De hecho, “cuando nos dejamos llevar por la información superficial, la comunicación instantánea y la realidad virtual, podemos perder un tiempo precioso y volvernos indiferentes a la carne sufriente de nuestros hermanos y hermanas”[5]. Muy a menudo, las relaciones que se establecen en las redes sociales siguen siendo superficiales e inconsistentes, sin ningún compromiso ni responsabilidad.

Laudato Si’ advierte de los peligros de una comunicación que muchas veces da lugar a “un nuevo tipo de emoción artificial que tiene más que ver con dispositivos y pantallas que con otras personas y con la naturaleza” (47).

3.- Lejos de la naturaleza, lejos de los pobres

La “rapidez” (18) de la sociedad tecnológica actual nos empuja a una actividad frenética, a la indiferencia global y a pisotear todo lo que nos rodea (225). Los mismos medios de comunicación que facilitan los contactos virtuales también pueden “protegernos del contacto directo con el dolor, los miedos y las alegrías de los demás, y de la complejidad de sus experiencias personales” (47). Perdemos así la empatía, la solidaridad y la capacidad de contemplar la creación.

Al estar físicamente distantes de la realidad que describen, algunos profesionales caen en una retórica “verde”, claramente fragmentada e insensible al sufrimiento de los pobres. En cambio, “un verdadero enfoque ecológico siempre se convierte en un enfoque social”(49), porque todo está conectado. En realidad, “un crimen contra el mundo natural es un pecado contra nosotros mismos y un pecado contra Dios” (8).

Conclusión

Los medios y el mundo digital responden a la lógica comercial de las multinacionales que los controlan y, por tanto, presentan desafíos éticos. En cualquier caso, el verdadero dilema no consiste en decidir si utilizar o no los MCS, sino en hacerlo de forma responsable.

Los MCS ofrecen un enorme potencial para comunicar “saberes y afectos”; por lo tanto, “se deben realizar esfuerzos para que estos medios se conviertan en fuentes de nuevos avances culturales para la humanidad y no en una amenaza para nuestras riquezas más profundas”. (47)

p. Martín Carbajo Núñez, OFM


[1] The quotations of the encyclical Laudato Si’ will be indicated with just the numbers in parentheses. The reader will find this topic further developed in: M. Carbajo Núñez, “Tutto è collegato”. Ecologia integrale e comunicazione nell’era digitale, EDI, Napoli 2020.

[2] United Nations, [=UN] «Transforming our world. The 2030 Agenda for Sustainable Development,»in Internet: https://sustainabledevelopment.un.org/post2015/transformingourworld. [Last visit: Sept. 27, 2018]

[3] F. Colombo, «MSC and information in the Laudato si’,» in Educatio Catholica 4 (2017) 41-49, here 49.

[4] Francis, «Apostolic Letter Misericordia et misera,» Nov. 20, 2016, n. 3, in AAS 108 (2016) 1311-1327.

[5] Francis, «Apostolic Exhortation Gaudete et Exsultate,» [GE]March 19, 2018, LEV, Vatican City 2018, n. 108.

Print Friendly, PDF & Email